martes, 16 agosto 2022

Vecinos de la calle Altamira se oponen a la tala de árboles prevista por el Ayuntamiento de Almería

5 agosto 2022
Almería
árboles calle Altamira

Comparte esta noticia en tus redes

La asociación de vecinos Bastetania ha trasladado al Ayuntamiento de Almería las quejas de vecinos de la zona de Altamira que no quieren que se talen los árboles de las calles Tirso de Molina y Dr. Giménez Canga Argüelles.

La Asociación de Vecinos Bastetania ha trasladado al Ayuntamiento de Almería las quejas de vecinos de la zona de Altamira que no quieren que se talen los árboles de las calles Tirso de Molina y Dr. Giménez Canga Argüelles, como tiene previsto este ayuntamiento.

Miembros de la asociación aseguran haberse personado en la zona, «hemos visto los árboles, hemos hablado con vecinos y comerciantes y han sido unánimes en rechazar la tala, actitud con la que nos solidarizamos».

Árboles de más de 40 años

Explican los vecinos que se trata de árboles de gran porte, de más de 40 años y que «nuestra ciudad no puede permitirse este tipo de actuaciones. Estos árboles dan una buena sombra y un ambiente muy agradable en una ciudad con gran déficit de zonas verdes y de árboles por las calles”, añaden. 

Bastetania incide en que precisamente en estos días de ola de calor sobra hablar de los beneficios que nos dan estos árboles.  Desde el punto de vista psicológico, las zonas arboladas en las ciudades trasmiten sosiego y paz y suponen un gran alivio en la vida cotidiana urbana.

Beneficios ambientales

Una de las razones esgrimidas por los defensores de las espacios verdes en las ciudades es su beneficio del punto de vista medioambiental. Un pequeño grupo de árboles puede reducir la contaminación atmosférica entre un 9 y un 13%, además de absorber el polvo que llegaría al suelo en una zona abierta entre un 27 y un 42%.

En verano, y en especial en la ola de calor de estos meses, las zonas verdes, sobre todo los espacios arbolados, crean zonas de sombra donde las temperaturas son mucho más bajas que en las zonas de la ciudad abiertas, sin protección y rodeadas de hormigón y de asfalto.

Un árbol, una sombra

Los ambientes secos y sin ningún tipo de sombra tienen temperaturas mucho más elevadas que los ambientes húmedos y con sombra como los parques y zonas arboladas de nuestras ciudades. Cuantitativamente evaporar 1 g de agua implica que 1 m³ de aire podría bajar la temperatura unos 2,2 °C. Un árbol puede evaporar hasta 800 kilos de agua por metro cuadrado al año.

La existencia de zonas arboladas supone espacios de sombra en verano que impiden el sobrecalentamiento de las fachadas de los edificios, lo que supondría un considerable ahorro desde el punto de vista energético en cuanto a la climatización en verano.