domingo, 27 noviembre 2022

La degustación de insectos en la UAL triunfa por el ‘buen saque’ de los estudiantes

6 noviembre 2013
Almería
degustacion insectos

Los jóvenes disfrutan con la experiencia gastronómica

Comparte esta noticia en tus redes

Dentro de la Semana de la Ciencia, primera degustación de gusanos, grillos y saltamontes para adolescentes de la provincia

Lo de comer o no comer insectos es una cuestión cultural, comenta Fernando García Barroso, profesor del departamento de Bilogía y Geología de la UAL, que lleva años trabajando con insectos para acuicultura en su grupo de investigación, pero se confiesa reacio a probarlos, «nunca los he comido. Es verlos y se me cierra el estómago», apunta.

Este investigador ha sido el promotor de la degustación de insectos que ha tenido lugar este miércoles en la Universidad de Almería en la que han participado grupos de adolescentes de Almería, estudiantes de secundaria que han acudido con sus profesores a ésta y otras de las actividades programadas en la Semana de la Ciencia, que se celebra estos días en la UAL.

Sobre una mesa dispuesta en el hall del Aulario IV había bandejas con gusanos (de dos tipos, más pequeños y más gruesos), saltamontes y grillos. Todos ellos convenientemente limpios –el profesor los había tenido a dieta de lechuga y manzana y luego en agua durante varias horas para que expulsaran cualquier resto- y fritos en aceite de oliva. También había bombones de chocolate con leche y de chocolate blanco pero rellenos de crujientes gusanos o grillos.

degustacion insectos
Los jóvenes han paladeado los insectos hasta acabar las existencias

En poco más de media hora, apenas quedaban unos cuantos insectos sobre las bandejas. Todos los demás habían sido devorados con gusto por los adolescentes. «La verdad es que saben a pipas», decía uno, mientras se metía en la boca un puñado de gusanos. Otro añadía: «Pues a mí me parece que los saltamontes saben a pollo». «Los más asquerosos son los gusanos gordos, que están blanditos por dentro y estallan en la boca», decía una chica, con gesto de asco.

Cuestión cultural
“Para los occidentales, las langostas son una exquisitez y, sin embargo, se alimentan de restos del fondo marino. En la actualidad, más de 1.900 millones de personas tienen en los insectos una parte fundamental de su dieta porque son una fuente riquísima de proteínas. Muy posiblemente, en veinte años, todos los hayamos incorporado a nuestra dieta porque los humanos somos para el planeta una especie de plaga y no hay alimentos para tanta gente”, explicaba este investigador a los alumnos.

Fernando García Barroso se mostraba también sorprendido por el éxito que ha tenido esta degustación. «Creía que no los iba a probar nadie y fíjate, apenas han quedado unos pocos», decía al recoger las bandejas. Este jueves, a partir de las 12:00 horas –y hasta que duren los insectos- habrá una nueva degustación de gusanos, grillos y saltamontes.