sábado, 21 mayo 2022

José Pascual: «La abogacía se enfrenta al cambio más profundo de los últimos treinta años»

10 julio 2013
Almería
Inauguración curso verano derecho

Inauguración del curso sobre Derecho

Comparte esta noticia en tus redes

En el curso de verano “Presente y futuro de la abogacía”, que ha contado con la intervención de Blas Imbroda, participan 40 alumnos.

El curso de verano Presente y futuro de la abogacía, en el que participan alrededor de 40 alumnos, está dividido en tres bloques diferentes: en el primero, los ponentes han hablado sobre la formación del abogado desde la universidad hasta el momento previo a la colegiación; en el segundo bloque, se profundizará el jueves en el ejercicio profesional de la abogacía y, para finalizar, el viernes se analizará el futuro de ésta desde el punto de vista de la influencia que ejercen las nuevas tecnologías y, especialmente, de la nueva normativa que estudiará el Consejo de Ministros y que atañe directamente a los colegios profesionales y al acceso a la profesión.

A juicio del decano del Colegio de Abogados de Almería, José Pascual Pozo, director de este curso de verano, el futuro es «incierto», puesto que la profesión de la abogacía se enfrenta a los cambios más profundos sucedidos en estas tres últimas décadas. «Se va a cambiar la organización misma de la abogacía y de los Colegios profesionales y también la forma de ejercer la profesión», explica Pozo, que apunta también al impacto que está teniendo la crisis en la reestructuración del sector: por una parte, se tiende a que cada vez los despachos sean más grandes, abarcando todas las disciplinas posibles o todo lo contrario, que sean unipersonales y pequeños. Las dificultades que se encuentran los despachos profesionales a la hora de cobrar sus honorarios es lo que está provocando, sustancialmente, este cambio en el panorama de los despachos de abogados.

Para Pozo, todo ello, sumado al impacto de la mediación y el arbitraje en el ejercicio de la abogacía, provocará a corto plazo cambios fundamentales en el ejercicio de la profesión. «Es el momento de mayor cambio en treinta años. Cuando se pasó de la dictadura a la democracia hubo un cambio profundo con nuevas normas a través de la Constitución, pero lo que se avecina ahora tendrá mayor impacto y será más grande».

Blas Imbroda curso verano derecho
Blas Imbroda, ponente de los cursos de verano de la UAL

Calidad de las especialidades
Blas Jesús Imbroda, decano del Colegio de Abogados de Melilla y vicepresidente de la Comisión de Formación del CGAE, cree que la intervención del Consejo General de la Abogacía para garantizar la calidad de las especialidades vendría a poner orden el “descontrol” que hay en este ámbito en nuestro país.

Ante el público asistente al curso, Blas Jesús Imbroda, decano del Colegio de Abogados de Melilla y vicepresidente de la Comisión de Formación del CGAE ha defendido que el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) ocupe el espacio que todavía no ejerce en la acreditación de las especialidades en la abogacía. “En la actualidad, las especialidades se realizan a través de los másteres y cursos que se imparten en las universidades y en algunos centros privados. No queremos hacer una certificación que tenga carácter excluyente ni que sea habilitante, pero sí que haya abogados que tengan el reconocimiento del Consejo General, que concedería un sello de calidad que de marchamo a esa acreditación profesional”, ha apuntado Blas Jesús Imbroda, que es vicepresidente de la Comisión de Formación del CGAE.

El ponente, que es, a su vez, decano del Colegio de Abogados de Melilla, ha explicado que tanto las especialidades como la formación continua, son dos de los retos más importantes que tiene ante sí la abogacía española. Imbroda ha destacado que, una vez acabado el trabajo desarrollado para que se implantara la formación inicial, que ya es una realidad con la Ley de Acceso a la profesión de abogado, el reglamento y los convenios suscritos entre los Colegios profesionales, las universidades y las Escuelas de Prácticas Jurídicas, ahora “es el momento de trabajar en formación continua y especialidades”.

En la actualidad, la preparación continua se hace en todos los Colegios de Abogados, en las Universidades y en los cursos que imparte el Consejo General de la Abogacía Española. El debate es si ésta debe ser o no obligatoria y que se cursen, como ya ocurre en otros países de la Unión Europea, un número de horas al año para que los abogados mejoren su actualización profesional.