sábado, 18 mayo 2024

Nace Almería Tierra Abierta, una fundación ciudadana para luchar por los derechos de la población migrante

28 julio 2023
Almería
Almeria Tierra Abierta 2

Comparte esta noticia en tus redes

Medio centenar de socios fundadores de distintos sectores, ideologías y ámbitos políticos, constituyen esta fundación, pensada para buscar soluciones a la realidad migrante y a los asentamientos.

«Cerramos nuestra etapa fundacional, que ha puesto de relieve la capacidad de entendimiento de una serie de personas de distintos sectores, ideologías y ámbitos políticos para colaborar por la justicia y la paz social. Hemos materializado una idea y hecho realidad nuestra voluntad de servicio». Con estas palabras ha saludado Andrés García Lorca, presidente de la Fundación Almería Tierra Abierta (FATA), a los cerca de 50 socios fundadores reunidos en la Casa de las Mariposas de Cajamar para firmar ante notario la constitución formal de FATA, que nace como iniciativa ciudadana e independiente para trabajar en la búsqueda de soluciones a los asentamientos en varias de las zonas agrícolas de la provincia.

Lo que nació bajo el impulso de un reducido grupo de promotores, entre ellos Andrés García Lorca, Juan Callejón Baena, Alfredo Sánchez Fernández, Juan Miralles, Trinidad Cabeo, Antonio Gómez Cantero (obispo de Almería), Antonio Fernández Compán, Ana Gea o Santiago Alfonso, recibe un nuevo impulso con la incorporación de medio centenar de socios promotores que, de forma individual, se suman a los objetivos del proyecto. 

«Hoy es un día de celebración, la culminación de un trabajo que se viene realizando desde hace mucho tiempo, y que, en mi opinión, ha sido muy inteligente y estratégico. He apreciado una enorme calidad humana en los miembros motores de Almería Tierra Abierta«, ha destacado Rosa Gallego, directora de Relaciones Internaciones y Fundaciones Comunitarias de la Asociación Española de Fundaciones (AEF). FATA es la primera fundación comunitaria que se constituye en Andalucía con el apoyo de AEF. En el mundo existen unas 2.000, que tienen, como característica común, su «mirada territorial» y su vocación de mejorar la vida de las personas en los entornos en los que se encuentran. «Fundación Almería Tierra Abierta es un ejemplo increíble de fundación comunitaria. No es habitual contar con más de 40 personas físicas y empresas como fundadores», ha resaltado Gallego. 

Santiago Alfonso, de Cosentino, ha hablado en nombre de las empresas fundadoras y patrocinadores principales de FATA en esta primera etapa de su andadura: el propio Grupo Cosentino S. A., Cajamar y la Asociación de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería (Coexphal). «Damos un paso adelante para manifestar que nos importan las personas que han decidido venir a nuestra provincia para trabajar, muchas veces poniendo en riesgo su vida, y que merecen ser abrazadas, respetadas e integradas. Aportaremos lo mejor de nosotros mismos para pasar de las palabras a los hechos», ha manifestado.

Tras firmar el acta de constitución, los socios fundadores se han hecho una foto de grupo en las escaleras de la Casa de las Mariposas, y han estado comentado, de manera ya más informal, la necesidad de poner en marcha proyectos (que en algunos casos ya están definidos) para permitir el desalojo de los asentamientos ofreciendo soluciones habitacionales a sus moradores, al fin y al cabo personas que han llegado desde sus países de origen para trabajar en nuestras tierras e integrarse, en la mayoría de los casos, en una sociedad que tiene que ser de acogida y respeto para todos los que queremos vivir y convivir en la provincia de Almería.

A partir de este momento, FATA buscará la forma de impulsar las soluciones más eficaces para acabar con la injusta situación de las personas que residen en esos poblados, contando para ello con la colaboración del conjunto de la sociedad almeriense y de todas aquellas instituciones que tienen competencias en esta materia, desde los ayuntamientos a la Diputación, la Junta de Andalucía, el Gobierno de España o la Unión Europea.

Los asentamientos, y las pésimas condiciones de vida que sufren sus pobladores, representan una problemática negativa desde todos los puntos de vista. Se trata de la conculcación de los más elementales derechos humanos, de un problema sanitario o de seguridad, un impacto ambiental en las zonas ocupadas por los poblados de chabolas, una cuestión de situación laboral para miles de personas y, finalmente, un grave problema reputacional para la economía y, en particular, para la agricultura almeriense, que se ve sacudida periódicamente por noticias o reportajes que afectan al principal sector productivo de la provincia y generan una imagen negativa que es repetida en los mercados de destino, comprometiendo el prestigio de un modelo que es considerado, por otra parte, uno de los más eficientes del mundo en el uso de recursos como el agua o la energía, de alta productividad por hectárea o generador de una economía de escala de alto impacto socioeconómico en las poblaciones.

«Almería siempre ha sido tierra de acogida, y no se puede permitir que cale el mensaje de que ha conseguido su éxito a costa de un déficit social. La integración social y económica es nuestro reto, y para ello pedimos el apoyo y comprensión de todos los agentes sociales», ha continuado García Lorca. Durante los últimos meses, Almería Tierra Abierta ha mantenido reuniones con numerosas instituciones, colectivos empresariales, agentes sociales, organizaciones profesionales u organizaciones agrarias, entre otros, encontrando en la práctica totalidad de esos encuentros un alto nivel de comprensión del problema y obteniendo compromisos de colaboración entre todos los estamentos consultados.