domingo, 29 enero 2023

La solidaridad a prueba de crisis de los almerienses salva ‘Vacaciones en Paz’

26 junio 2012
Almería
El programa 'Vacaciones en paz' supera las esperanzas en Almería y trae a 90 niños saharauis en lugar de 80

Los niños saharauis tendrán 'vacaciones en paz' (ua.es)

Comparte esta noticia en tus redes

El domingo 1 de julio llegarán 90 niños que vienen acompañados de una emotiva carta de una madre

La solidaridad de los almerienses ha vuelto a sacar a flote la campaña de ‘Vacaciones en paz’, mediante la cual muchos niños saharauis pueden salir de los campamentos de refugiados de Tinduf. La finalidad de esta iniciativa es la de que los pequeños puedan recuperarse físicamente para poder resistir, a su regreso, todo un año en unas condiciones extremas como las que sufren en ese desierto. Gracias a la promoción de algunos medios de comunicación, como es el caso de almeria360.com, se puede hablar casi de un milagro.

En los meses estivales comen equilibradamente, duermen en una cama, se libran de los rigores de un sol perpetuo y reciben el tratamiento médico que precisan. Además, en contrapartida, enseñan a las familias que los acogen y a la sociedad en general que se debe valorar mucho más lo que se tiene, además de que el orgullo de unas raíces no se puede cambiar por ninguna riqueza ni ninguna comodidad. De hecho, todos quieren volver para seguir ayudando a los suyos, y los regalos que piden para llevarse son los que sirven a toda su comunidad.

La buena nueva de que finalmente, y a pesar de la crisis, se han encontrado las familias suficientes para acoger a 80 de estos ‘miniembajadores’, la ha difundido la propia Asociación de Amigos del Sáhara, que con ello cubre del todo el objetivo que se había planteado desde un principio. La campaña de 2012 se va a salvar, lo cual ha sido casi una sorpresa para todos los que trabajan en ella y durante todo el año, ya que esto es sólo una mínima parte de la ayuda que se presta al pueblo del Sáhara durante todo el año.

La Asociación ha manifestado que «a pesar de la crisis la sociedad almeriense se ha volcado con este proyecto y ha sido tanta la demanda que hemos recibido para la acogida de los menores saharauis, que desde Amigos del Sahara de Almería se ha decidido hacer un gran esfuerzo económico y ampliar con 10 niños más este proyecto». Son palabras de José David Iglesias, que al tiempo ha anunciado que será el domingo 1 de julio cuando los finalmente 90 pequeños lleguen a la provincia, a eso de las 8:00 horas. Ante esta proximidad de fechas y el éxito de la campaña, ha aportado la carta remitida por parte de una de las madres que se quedan en Tinduf (Argelia) y que reproducimos íntegramente por ser vivo ejemplo de miedos y optimismo.

 Aaiun campamentos refugiados saharauis, abril 2012

Qué decisión difícil la de dejar marchar a un país extraño a nuestros hijos. Eso de tomar conciencia que nuestros hijos crecen, eso de convencernos que nuestros hijos son hijos de una vida en el exilio. En ese momento las madres pensamos en todo, desde ¿Qué familia acogería a mi hijo?, le cuidaran bien, le querrán, se adaptara a las costumbres españolas.
En ese momento, las madres tomamos conciencia de que es lo mejor para nuestros hijos, ya que nuestros pequeños pasarán reconocimientos médicos en España, completaran las carencias nutricionales que aquí no les podemos dar. Disfrutaran de la playa y el mar que a nosotras nos negaron los invasores de nuestra tierra. Por un tiempo disfrutaran de una refrescante brisa de paz y libertad aunque por su corta edad aun no lo aprecien llegara el día que recuerden esos maravillosos veranos en España.
Cuando nos toca desprendernos de ellos, cuando debemos dejarlos en manos de las asociaciones, muchos sentimientos vienen a nuestra mente. Nos consolamos pensando que miles de madres han pasado por esto cuando dejaron por primera vez marchar a sus hijos, con la misma preocupación con que nosotras lo hacemos ahora con nuestros hijos…
¿Que algo pueda ocurrirles? ¿Que puedan lastimarse? ¿Que puedan llorar? ¿Que puedan necesitarnos? Ésas y muchas otras preguntas son las que nos invaden al estar lejos de ellos durante estos dos meses.
Definitivamente, gracias a las familias acogedoras, gracias a su paciencia, gracias a su dedicación, gracias a su inmenso corazón, es que, acercándonos a la hora de la marcha y con la tristeza de tener que despedirnos de nuestros hijos, no tengo más que palabras de agradecimiento.
Ustedes formaran parte de nuestra familia, de los progresos de nuestros hijos…. Formaran parte importante de su crecimiento. Y eso no se olvida, ustedes siempre estarán presentes en nuestros corazones.
Con el orgullo de participar en el proyecto vacaciones en paz, con el orgullo de no haberme equivocado, y con el orgullo de reconocer la calidad humana de todas las personas que trabajan por y para el pueblo saharaui, me despido.

Nguia Salama Abdu

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Un comentario

  1. Felicidades a todos por esta gran labor y haber luchado para que puedan venir estos 80 pequeños embajadores que son maravillosos  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*