lunes, 8 agosto 2022

La provincia de Almería dispone de 38 playas accesibles para personas con discapacidad

19 julio 2022
Provincia
playas accesibles 2

Comparte esta noticia en tus redes

FAAM presenta la XV Guía de Accesibilidad a las playas tras el chequeo de 38 puntos accesibles instalados en doce municipios

La Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad, FAAM, y su Fundación han presentado este lunes la XV Guía de Accesibilidad a las Playas de la provincia de Almería, un recurso de promoción turística único en toda Andalucía que describe de manera objetiva el estado de accesibilidad de un total de  38 puntos accesibles instalados por los doce ayuntamientos costeros de la provincia de Almería.

NOVEDAD

Durante la presentación FAAM ha destacado la gran disposición de todos los ayuntamientos para subsanar las incidencias encontradas con la mayor brevedad posible. Por otra parte los municipios de Pulpí, Vera y Adra han incrementado sus puntos accesibles en uno más respecto a los instalados el año anterior.

Otro de los aspectos a destacar es la sustitución de pasarelas por otras de mayor anchura y el incremento del personal de apoyo por puesto accesible.

FAAM ya está trabajando en la actualización de la página web almeriaaccesible.es, la cual además contendrá una APP descargable.

Un punto accesible comienza en el aparcamiento reservado o en la entrada de transporte público adaptados situado en el entorno. Desde este punto se constituye un itinerario hasta la orilla del mar con una serie de ramificaciones para los distintos servicios como aseos, lavapiés, zonas de sombra y demás espacios adaptados.

Al principio de este itinerario se debe disponer de un cartel informativo sobre los servicios que ofrece la playa, así como el horario de uso. Es importante que esta información se ofrezca asimismo en Braille. Las pasarelas constituyen el eje principal del itinerario y deben  tener unas dimensiones adecuadas en contraste con el entorno y unas características de estabilidad y de trasmisión térmica adecuadas para caminar. 

La conexión de estas pasarelas con los distintos módulos debe realizarse preferentemente sin ningún resalte, y en el caso de no poder ser, se hará mediante rampas con características adecuadas. Los aseos dispondrán de los elementos de apoyo necesarios y deberán tener las dimensiones adecuadas para que un usuario en silla de ruedas pueda girar libremente. La zona de sombra para el descanso y para la realización de las transferencias debe de estar conectada con la orilla del mar para facilitar la experiencia del baño. Es necesario que en el punto exista material de flotación como sillas anfibias y muletas y que el personal que asista el baño esté debidamente formado en la realización de transferencias.

Para las personas con discapacidad visual es fundamental un balizamiento de la zona de baño mediante líneas de flotación en boyas en las que hay marcados unos números en relieve que les permiten orientarse a la entrada y a la salida, y que generan condiciones de seguridad para el baño. Esto, junto con un equipo de conducción sonora, permite que las personas con discapacidad visual puedan realizar de manera autónoma un baño en el agua. Todos estos criterios permiten el desplazamiento de un sitio a otro para conseguir la accesibilidad universal. Es necesario aplicar unos criterios de  aprensión que nos hablan de la capacidad de alcanzar y manipular los objetos como grifos, manivelas, pulsadores, cierre de seguridad de las puertas, que deben de ser fácilmente alcanzables y manipulables. Por último cada uno de estos espacios debe estar debidamente señalizado mediante pictogramas o iconos que permitan conocer el espacio donde nos encontramos. La aplicación correcta de todos estos criterios genera un punto accesible y da lugar a un turismo para todos.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*