domingo, 14 agosto 2022

La Marcha de la Dignidad condena en Almería el recorte de derechos y pide la dimisión de Gabriel Amat

30 noviembre 2014
Almería
Marcha de la dignidad almeria (JuanD)

Marcha de la Dignidad en Almería (Foto Juan D)

Comparte esta noticia en tus redes

Para concluir una semana de lucha bajo el lema ‘Pan, trabajo, techo y dignidad’, colectivos sociales y vecinales, organizaciones sindicales y políticas, y ciudadanos en particular, salían el sábado a la calle para clamar por la dignidad en el centro de la capital.

La ciudad de Almería también se sumó a la Marcha de la Dignidad, que sacó el sábado a cientos de miles de ciudadanos de sus casas en más de cuarenta ciudades españolas, convocados por Marchas de la Dignidad 22M.

Bajo el lema Pan, trabajo, techo y dignidad, cientos de ciudadanos se dieron cita en Puerta Purchena para recorrer el Paseo de Almería hasta la Plaza de las Velas portando pancartas y gritando consignas relacionadas con la corrupción, el paro, los desahucios y los recortes. Entre los manifestantes, alusiones directas a responsables políticos de la provincia y la petición de dimisión del actual presidente de la Diputación, Gabriel Amat, imputado en un caso de corrupción urbanística en el caso de La Fabriquilla, en El Parador (Roquetas de Mar).

En la manifestación, se dejaron ver representantes de partidos políticos como Equo, Podemos, IU y la formación Ganemos Almería que recientemente ha celebrado su sexta asamblea con la intención de concurrir a las próximas elecciones municipales en la capital.

También se vió en la marcha a representantes sindicales y de plataformas vecinales, STOP Desahucios, asociaciones y ciudadanos que, a título particular, soportaron la lluvia suave que acompañó a la comitiva en algunos momentos del recorrido.

La provincia de Almería con cerca de 80 mil personas en paro, más de 60 mil asistidas diariamente por el Banco de Alimentos y en donde los contratos de trabajo son mayoritariamente temporales, ha dado así respuesta a la convocatoria Pan, trabajo, techo y dignidad con la que ha concluido una semana de lucha y reivindicación en toda España.