jueves, 26 mayo 2022

La adicción a las nuevas tecnologías pone en riesgo a uno de cada tres jóvenes andaluces

28 octubre 2014
Andalucía
Adicción al movil

Jóvenes pegados al smartphone, imagen del siglo XXI

Comparte esta noticia en tus redes

La Asociación Almeriense de Jugadores de Azar en Rehabilitación, Indalajer, pide la adopción de políticas correctoras necesarias para evitar que un 34% de los menores de la región pueda desarrollar adicciones patológicas.

Los miembros de la Asociación Almeriense de Jugadores de Azar en Rehabilitación Indalajer, aprovechando una nueva convocatoria anual del Día sin juegos de azar, este 29 de octubre, han advertido este martes de que un 34 por ciento de los menores y adolescentes andaluces «están en predisposición de tener problemas de adicción por el uso de las nuevas tecnologías».

Indalajer, que este miércoles prevé instalar una mesa informativa frente al Hospital Torrecárdenas, hace un llamamiento a los responsables de las administraciones educativa y sanitaria para que «tomen las medidas correctoras necesarias para evitar que puedan desarrollar adicciones patológicas».

Responsables de Indalajer en una mesa informativa
Responsables de Indalajer en una mesa informativa

Bajo el lema No arruines tu vida en un clic, la asociación ha redactado un manifiesto suscrito por las diez asociaciones integradas en la Federación Andaluza de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fajer).

Manuel Fernández, presidente de Indalajer, ha señalado que el objetivo general de esta campaña «es concienciar a los andaluces de los efectos tan negativos del uso abusivo del juego de azar y virtual, informándoles de que la adicción al juego es una enfermedad».

Reivindica políticas que «articulen programas de prevención e información sobre las consecuencias del mal uso y abuso de los juegos de azar» y que «se mantenga la estructura asociativa, ya que en la actualidad está en peligro de no poder seguir dando asistencia». Asimismo, han pedido que «se proteja a los trabajadores del sector de juegos de azar afectados por esta problemática para que puedan buscar ayuda a su enfermedad en lugar de ser despedidos» ya que esto «ocurre frecuentemente».

Las asociaciones andaluzas han exigido también que «se controle la venta de juegos de loterías y apuestas» sobre todo en aquellos organismos tanto públicos como privados «dirigidos al ámbito educativo y de atención a las enfermedades» como centros de salud o asociaciones de madres y padres de alumnos, ya que consideran que esta manera de actuar «puede entenderse como una promoción de conductas potencialmente nocivas para la salud».

Los afectados han incidido en que «el juego patológico tiene solución», sentido en el que han pedido al Gobierno central «una regulación inmediata de la publicidad del juego y un control estricto de dicha publicidad», así como la aplicación «de sanciones urgentes a los infractores». También piden mecanismos de control «de todas las máquinas tragaperras» y otras máquinas que garanticen «la posibilidad de autoexclusión vía registro de interdicciones y la no utilización por parte de menores».

Juego online
La asociación solicita la utilización y el cumplimiento exhaustivo del registro central de interdicciones o autoprohibidos, considerando que éste «debe ser un registro único centralizado y válido tanto para el juego online como el presencial». Los jugadores en rehabilitación instan también a las autoridades estatales a que «sin demora» pidan a «agente imparcial» la realización de un estudio de prevalencia «que nos permita dimensionar el problema y tomar las medidas adecuadas».

Otra de las peticiones que hacen es que se emplee un porcentaje de los ingresos de juego en la financiación de los centros y asociaciones responsables de tratar a los afectados, así como una integración real y efectiva de las asociaciones y centros en la estructura de las administraciones estatal, autonómica y local a través de un convenio u otro mecanismo de financiación.