jueves, 30 junio 2022

El número de adictos al juego entre los jóvenes aumenta durante la pandemia

28 octubre 2021
Almería
Tania Sánchez (psicóloga), Manuel Fernández (pte. Indalajer) y Rocío Martínez (trabajadora social)

Tania Sánchez, psicóloga; Manuel Fernández, presidente de Indalajer; y Rocío Martínez, trabajadora social.

Comparte esta noticia en tus redes

La Asociación Almeriense de Jugadores de Azar en Rehabilitación retoma las terapias y recupera hasta un 90 por ciento de los usuarios afectados por juego patológico perdidos durante la pandemia.

La asociación almeriense de jugadores de azar en rehabilitación (INDALAJER) ha recuperado en el último año hasta un 90 por ciento de los usuarios afectados por juego patológico que había perdido tras desatarse la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020.

Esta es una de las principales novedades del colectivo con ocasión de la celebración el 29 de octubre del Día Sin Juego de Azar. Una fecha ésta muy especial para los voluntarios y especialistas expertos que ahora ayudan a superar sus adicciones al juego a un grupo de entre 80 y 90 personas, frente a las 130 que llegó a haber en el centro, cuyas instalaciones están frente al IES Bahía de Almería de la capital.

La asociación, en palabras de su presidente Manuel Fernández, «está recuperando la normalidad porque contamos con entre un 80 y un 90 por ciento de los usuarios que teníamos, y esto después de haber perdido hasta un 60 por ciento de ellos debido al confinamiento, las restricciones y el temor a contagiarse del virus».

Manuel Fernández apunta que, tras la incorporación de afectados a las terapias habituales para superar las diferentes adicciones, «observamos con preocupación que la mayoría vuelve con las mismas patologías, muchas agravadas a consecuencia del aislamiento».

Fernández achaca a la falta de control de los salones de juego y las casas de apuestas deportivas por parte de las autoridades locales y autonómicas, el hecho de que «ahora vengan jóvenes con 17 y 18 años que llevan tres años jugando, ¿y dónde juegan?, pues en salones y sitios que no deben», y lamenta que «ya hemos denunciado muchas veces la pasividad que hay, y así nos encontramos con menores de 16 años que se hacen polvo jugando con los videojuegos o que dilapidan su dinero en la ruleta y las tragaperras».

La situación de los enfermos, reconoce Manuel Fernández, ha empeorado en el último año a consecuencia de la COVID 19, y así, este año INDALAJER, que forma parte también de la nacional FEJAR, que cumple 30 años, muestra su preocupación por las repercusiones de la pandemia en los jóvenes y en la sociedad.

Por ello, están profundizando en la investigación sobre el uso y abuso de los videojuegos, y reforzando su estructura a nivel nacional con la implantación del Plan de Calidad y de Igualdad, así como la integración en la Plataforma de Voluntariado de España.