sábado, 1 octubre 2022

“Lo que tiene el trabajo en Cruz Roja es que todos hacemos de todo”

23 febrero 2012
Almería
Virginia Gutiérrez

Virginia Gutiérrez

Comparte esta noticia en tus redes

Después de trabajar 9 años en la Diputación de Almería como psicóloga, algo que al final alternaba con tareas en la Residencia de Ancianos de Dalías, Virginia Gutiérrez tiene a su primera hija, Mara, y en 2006 comienza su etapa en Cruz Roja como responsable de los proyectos sociales. Le gusta el mar e ir a la playa, el senderismo y disfrutar de su familia aunque “la falta de tiempo recorta mucho mis posibilidades de tener más aficiones”, comenta.

Virginia es psicóloga y uno de los 10 técnicos que trabajan en la Asamblea Local de Cruz Roja de El Ejido. Madre de 2 hijas, Ángela y Mara, esta profesional de 35 años trata de compatibilizar todas las responsabilidades que asume a diario y, lo que es más importante, se esfuerza por no llevarse a casa los problemas que le genera el trabajo. “Al principio -señala Virginia- era más difícil y, a veces, hasta decepcionante porque mi trabajo te obliga a afrontar realidades muy duras y te sientes impotente si te faltan los recursos necesarios para poder ayudar. Ahora, con el tiempo, me he vuelto más realista.”

Los últimos años están siendo muy críticos para autóctonos e inmigrantes, familias enteras, también núcleos desestructurados, madres solteras y personas solas. Desde Cruz Roja, con los fondos de solidaridad, se ha trabajado para paliar la emergencia en la avalancha de casos que requirieron de la intervención de técnicos y voluntarios. Un día a día que para Virginia Gutiérrez ha sido muy aleccionador, “aprendo muchísimo de mi trabajo, tanto profesionalmente como a título personal. Mi tarea en Cruz Roja me ha enseñado a valorar lo que tengo”.

Virginia destaca la importante labor de los voluntarios. “Lo que tiene la Cruz Roja es que todos hacemos de todo”. Actualmente, son unos 200 los hombres y mujeres que, de forma altruista, ayudan a Cruz Roja de El Ejido a intervenir en las familias más vulnerables o en los casos más urgentes. “Nosotros –refiriéndose a los técnicos- somos los que organizamos los programas y las actividades, pero son los voluntarios los que con su colaboración hacen posible que nuestra tarea sea efectiva”, concluye.