martes, 24 mayo 2022

“En Almería hemos sido demasiado condescendientes con todo lo acontecido”

23 febrero 2012
Almería
josé ginel

José Ginel

Comparte esta noticia en tus redes

Preocupado por la posibilidad de que la reforma laboral sea la fórmula elegida por el Gobierno de Mariano Rajoy para salir de la crisis económica, convencido de que la respuesta ciudadana ha de ser la movilización y fortalecido como dirigente sindical en su tierra. José Ginel tiene gesto de hombre tranquilo. En Alhabia -su pueblo natal- sigue encontrando “sábado sí, sábado también”, un olivo bajo el que disfrutar de la paz y tranquilidad robadas a diario.

Un día de trabajo cualquiera, ¿a qué hora está ya en pie?
Normalmente, me levanto a las siete.

¿Cuánto tarda en llegar de casa al trabajo?
Unos quince minutos, suelo ir andando.

¿Cuál es el medio por el que habitualmente se informa?
Prensa escrita, internet, redes sociales, radio, todo lo que esté a mi alcance.

¿Qué titular le hubiera gustado leer esta mañana?

“El Gobierno retira la reforma laboral y abre un proceso de negociación con los agentes sociales”

Y la noticia con la que ha desayunado…

La actuación de la policía nacional contra los estudiantes en Valencia.

Después de encabezar el domingo una de las movilizaciones más secundadas en Almería, con miles de voces en contra de la reforma laboral anunciada por el nuevo Gobierno, ¿cómo ve el panorama? ¿Esto tiene solución?
El panorama es difícil y muy complejo. La solución pasa por que la ciudadanía siga mostrando su rechazo a la reforma laboral y conseguir que el Gobierno abra un proceso de diálogo real con el fin de modificar sus contenidos, sobre todo los que más atacan los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. Es necesario que el Gobierno ponga en marcha reformas que aumenten los ingresos estatales y que no sólo se ceben en reducir los gastos, por tanto deteriorar el estado de bienestar.

Contra la reforma laboral

Si tuviera apenas unas líneas para argumentar el daño que haría a la provincia de Almería una reforma laboral como la que tenemos encima, ¿qué destacaría?
Destacaría la incertidumbre que con la reforma laboral sobrevuela a los más de 72.000 trabajadores y trabajadoras con empleo indefinido en la provincia de Almería, ya que el grado de indefensión ha crecido inversamente al poder de decisión dado a los empresarios. Mención especial merece el nuevo contrato para emprendedores, dirigido a jóvenes menores de 30 años, que desregula todos sus derechos laborales.

Antes de esta última reforma laboral, a José Ginel ya le preocupaban los vientos que soplaban en la provincia de Almería con pérdida de puestos de trabajo, crecimiento del desempleo, alta siniestralidad laboral, altos índices de economía sumergida. Ahora la situación es aún más delicada con las novedades laborales anunciadas por el Gobierno. ¿Es en momentos como el actual cuando uno se acuerda de aquel día en que decidió ser sindicalista?
Bueno, la verdad es que no. Son muchos años los que llevo en UGT, creciendo año tras año en formación y experiencia y ello me fortalece y aumenta mi compromiso social y sindical, como dirigente sindical en mi tierra.

¿Cómo de duro está resultando este momento?
Más que duro, diría de incomprensión y de preocupación por la situación a la que nos está avocando la crisis económica y por la falta de iniciativas y propuestas por parte del Gobierno para salir de ella. Pareciera que los trabajadores y las trabajadoras somos los culpables de la misma y todas la medidas están recayendo sobre ellos, cuando lo verdaderos culpables siguen enriqueciéndose y marcando las pautas y directrices a los diferentes gobiernos.

¿Cuándo descubrió que tenía vena de sindicalista?
Fue a los pocos años de incorporarme a trabajar en la Diputación Provincial. Se inicio un proceso interno de elección de representantes de los trabajadores y trabajadoras y fueron los propios compañeros y compañeras los que me animaron a participar, pues en mi quehacer diario era bastante inquieto y siempre me han preocupado la posibilidad de aportar mis conocimientos en ayudar y colaborar con los demás.

Su primera salida en manifestación… ¿La recuerda?, ¿recuerda el motivo de la protesta?
Fue contra la Diputación Provincial por problemas en la negociación del Convenio Colectivo, asumiendo lógicamente el papel que tenía como representante de los trabajadores y las trabajadoras.

¿Cree que Almería, a lo largo de los tiempos, tendría que haber sacado más su cara reivindicativa?
Sí, sin lugar a dudas. Hemos sido demasiado condescendientes con todo lo que nos ha acontecido. Debimos y debemos ser más exigentes con nuestros políticos, que salen elegidos en representación de una provincia y con demasiada frecuencia se olvidan de ella, para enredarse en disputas políticas.

¿Qué imagen de la Almería de su niñez o de su época adolescente le viene a la cabeza?
La verdad es que gran parte de mi niñez la pasé en un pequeño municipio de la provincia de Almería, Alhabia, son las imágenes que marcan mi niñez. Cuando visitaba la capital, lo hacía para acudir, pues eso a la capital, era todo un acontecimiento, un día de fiesta. Pero lo cierto, es que en nuestra capital y provincia se han producido un cambio espectacular, tanto en infraestructuras como en servicios, pero seguimos disfrutando de esa calidad de vida, que supone vivir en un pueblo grande, Almería.

Un sitio de la provincia para disfrutar de un fin de semana libre y desconectado del trabajo…
Mi pueblo natal, Alhabia, a 27 km de la capital. Un refugio, donde parece que se paralizara todo, especialmente cuanto me siento bajo un olivo y dejo volar mi mente. Es una sensación maravillosa, de paz y tranquilidad, que me permite insuflar fuerzas un sábado sí y otro también, para afrontar la tarea de la semana siguiente.