domingo, 26 mayo 2024

El Ayuntamiento de Níjar corta el acceso al agua y a la luz a los moradores del asentamiento de El Walili

26 enero 2023
Níjar
Firmas El Walili

Entrega de escritos en el Ayuntamiento de Níjar

Comparte esta noticia en tus redes

La Plataforma Derecho a Techo registrará en el Ayuntamiento de Nijar entre hoy y mañana más de 300 escritos con los datos personales y firma de moradores de El Walili que se quedarán sin techo.

La Plataforma Derecho a Techo registrará en el Ayuntamiento de Nijar entre hoy y mañana más de 300 escritos con los datos personales y firma de moradores de El Walili que se quedarán sin techo tras la anunciada demolición del asentamiento chabolista y que necesitarán ser realojados por los Servicios Sociales municipales.

El proceso de desalojo y demolición del asentamiento chabolista de El Walili, donde viven unas 500 personas se ha acelerado con la comunicación a parte de sus moradores de que la fecha elegida es el próximo 30 de enero.

Por otra parte, este jueves 26 de enero, se ha celebrado en los Juzgados de Almería la Audiencia requerida por el juez a las partes para que aporten más información de la situación del poblado el Walili. De su resolución, que se conocerá mañana, depende de que el juez levante o confirme la orden de desalojo.

A cuatro días del desalojo nadie ha informado a los moradores de El Walili cómo será su realojo mientras el Ayuntamiento les ha cortado el acceso al agua y a la electricidad.

El Secretariado para las Migraciones de la Diócesis de Almería pide al ayuntamiento de Níjar, paralizar el desalojo y demolición del asentamiento al no estar garantizada una alternativa una alternativa habitacional para todas las personas que viven en el asentamiento.

En el aire el alojamiento alternativo

En la reunión mantenida con la Plataforma Derecho a Techo el pasado 12 de enero la alcaldesa garantizó el realojo de todos los moradores de El Walili antes de hacer el desalojo, “todas las personas podrán residir en alojamientos temporales mientras que los Servicios Sociales municipales no finalicen la gestión de un alojamiento digno y permanente para cada una” aseguró.

En la misma reunión, Esperanza Pérez informó de que todas las personas que viven en El Walili se podrían inscribir hasta el 30 de enero en un registro que está desarrollando la Oficina de Servicios Sociales Comunitarios en San Isidro de Níjar. Por ello la Plataforma ha recogido estos datos en Walili para asegurar que el Ayuntamiento tenga la información de todos los moradores y no quede ninguna persona sin realojar si así lo precisa.

Ante la incertidumbre creada en las personas que viven en Walili, La Plataforma Derecho a Techo ha pedido una reunión urgente con la alcaldesa para que explique cómo se va a realizar el realojo de estas personas.

Aumenta la inquietud en decenas de organizaciones estatales e internacionales

En escrito dirigido a la Alcaldía de Níjar, la Subdelegación de Gobierno en Almería, Defensor del Pueblo Andaluz, otras instituciones y COEXPHAL, decenas de organizaciones de toda índole han mostrado su preocupación por la situación promovida por el Ayuntamiento de Níjar y han exigido la paralización del derribo de El Walili y de cualquier otro asentamiento chabolista de trabajadores agrícolas migrantes mientras no se les ofrezca una alternativa habitacional permanente a sus habitantes y un plan integral de vivienda en el municipio que garantice viviendas dignas y asequibles para toda la ciudadanía de Níjar, tanto autóctona como extranjera.

Entre las organizaciones internacionales se encuentran Plateforme pour une agriculture socialement durable (Suiza), Coordinadora Europea Vía Campesina, Uniterre (Organización campesina de Suiza), Boerenforum (Vía Campesina en Flandes, Bélgica), La organización Landworkers Alliance (Inglaterra), SOLIFONDS (organización de solidaridad suiza) o la Federación Nacional del Sector Agrícola de la Union Marrocaine du Travail. La repercusión estatal e internacional del desalojo de El Walili sigue creciendo y está llegando cada vez a más países la situación de los trabajadores migrantes del sector agrícola almeriense.