martes, 9 agosto 2022

Cerca de 40 familias hacen posible las vacaciones en paz de menores saharauis en Almería

29 julio 2022
Almería / Provincia
saharauis en Torrecárdenas

Comparte esta noticia en tus redes

El equipo médico de pediatras de Torrecárdenas, Con Maria Angeles Vázquez al frente,  como todos los años, evalúa a los pequeños en esa primera revisión en cuanto llegan

El día 21 llegaron a Almería los primeros menores saharauis que participan en el programa de Vacaciones en paz 2022, y el día 28 han desembarcado los 10 últimos niños.

En total, la provincia acoge a 38 menores procedentes de los campamentos de refugiados de Tinduf. Se trata de menores de 8 años de edad, que salen por primera vez de los campamentos.

Tras muchos días de espera y continuos retrasos por cuestiones técnicas y burocráticas, la Asociación Sáhara Almería puede decir que en breve dará por finalizada la operación llegada.

El día 21 de junio se aprobó en Consejo de Ministros el programa, pero no fue hasta el día 29 cuando se hizo la publicación en el BOE.

Sáhara Almería, en un comunicado, destaca el papel y la colaboración de la oficina de extranjeros de Almería, «que puso a nuestra disposición todos los recursos para que en tiempo récord pudiéramos tener la autorización pertinente».

Pese a las dificultades registradas en el programa de este verano, en el que los menores no estarán dos meses sino algo menos, las vacaciones de los niños y niñas saharauis vuelven a celebrarse después de los 2 años de pandemia, y de haber conseguido 38 familias almerienses para la acogida de «estos pequeños embajadores».

Reencuentro y emociones

El día de la llegada de estos 28 primeros niños, se vivieron momentos de emoción por parte de las familias de acogida, que esperaban ansiosas el reencuentro con sus pequeños, la mayoría, la primera vez que viven esta experiéncia.

El equipo médico de pediatras de Torrecárdenas, Con Maria Angeles Vázquez al frente,  como todos los años, evalúa a los pequeños en esa primera revisión en cuanto llegan, para poder detectar posibles anomalías en el estado de salud.

Ya solo queda ofrecerles una atención médica  y un verano cargado de sonrisas, lo que posibilitará que estos niños regresen con fuerzas para afrontar las duras condiciones de vida en el desierto.