martes, 27 febrero 2024

ASEMPAL alerta sobre la lentitud administrativa que «pone en riesgo el agua que Almería necesita»

9 febrero 2024
Provincia
Asempal Junta Directiva

Comparte esta noticia en tus redes

Dado el carácter estratégico del Agua y su relevancia para todos los sectores económicos de Almería, la Junta Directiva de la Confederación Empresarial de la provincia de Almería, ASEMPAL, ha acordado realizar un chequeo del estado de las inversiones programadas en materia hídrica para el seguimiento de plazos y proyectos; un análisis que irá abarcando todos los recursos: desalación, embalses, depuración, regeneración, infraestructuras de protección, etc.

En su reunión celebrada este jueves, la Junta Directiva de Asempal, presidida por José Cano, puso el foco en la desalación, analizando la situación de las plantas desaladoras operativas y proyectadas en la provincia y el mensaje ha sido unánime: Es imprescindible que las Administraciones reduzcan y agilicen los plazos de tramitación administrativa, simplifiquen procedimientos y se aceleren los proyectos.

Para Asempal se ha demostrado que la apuesta que los almerienses hicimos hace años por la desalación es vital para el abastecimiento y para las actividades económicas, especialmente la alimentación, estratégica para Almería.

Los empresarios destacan que desde que se anuncia un proyecto hasta que se inician las obras pueden pasar de tres a cinco años. Además, algunos de los proyectos, como la desaladora del Bajo Almanzora I, desaladora de la vergüenza, llevan desde 2014 en los Presupuestos Generales del Estado.

Asempal tacha de inadmisible la lentitud en los plazos con una sequía estructural como la de Almería, con una situación crítica como la que vivimos y la que se prevé en el futuro por el cambio climático.

Asempal recuerda que, a 9 de febrero de 2024, solo están operativas 3 plantas desaladoras de las 5 que deberían estar funcionando.  Y que las 3 que funcionan, Campo de Dalías, Almería capital y Carboneras, no cubren nuestro déficit hídrico y sus respectivos proyectos de ampliación o mejora, que deberían haberse acometido hace tiempo, tardarán aún varios años. 

Igualmente, destaca que la desaladora Mar de Alborán ve demorada su puesta en marcha ya que está pendiente de trámites administrativos y que la desaladora del Bajo Almanzora I, con dos actuaciones por acometer, reparación y protección, sigue pendiente, aunque Asempal confía en el reinicio urgente de las obras de protección, tras la aprobación del encargo a Tragsa esta misma semana.

Ante esta situación que nos llevaría a finales de 2027 o 2028 para contar con las actuaciones programadas, la Confederación Empresarial Asempal reitera que es clave la reducción y agilización de los plazos de tramitación administrativa, la simplificación de procedimientos, que se aceleren los proyectos y planificar ahora nuevas plantas, como la segunda desaladora que demandan los regantes del Poniente. 

Por último y ante la noticia de nuevas demandas en infraestructuras de Junts en relación a los próximos Presupuestos Generales del Estado, la Junta Directiva reitera que no se pueden priorizar otras inversiones planificadas posteriormente a las de Almería.