jueves, 26 mayo 2022

Acabar con el trabajo infantil en la agricultura, reto de la FAO para 2016

12 junio 2012
Mundo
Trabajo infantil

El objetivo para 2016, acabar con escenas como ésta

Comparte esta noticia en tus redes

En el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, la FAO recuerda que, en la actualidad, 130 millones de niños y niñas en el mundo están empleados en la agricultura, ganadería y pesca

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha instado a todos los países a que intensifiquen sus esfuerzos para cumplir el objetivo de eliminar las peores modalidades de trabajo infantil para el año 2016 y acabar con el empleo de menores en la agricultura.

Cuando se celebra el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, la FAO ha recordado que los 130 millones de niños y niñas entre los 5 y 17 años que trabajan en la agricultura, ganadería, pesca y silvicultura tienen condiciones de vida muy difíciles que perjudican su salud y su desarrollo personal.

Los trabajos desempeñados con frecuencia por los menores en la ganadería, la pesca y la silvicultura los obligan a permanecer en campos donde se han aplicado plaguicidas, llevar grandes cargas o permanecer despiertos toda la noche e implican una peligrosidad que pone en peligro su seguridad, señala la organización.

«El trabajo de menores es un abuso contrario a los derechos humanos y un obstáculo para el desarrollo sostenible de la agricultura y la seguridad alimentaria», explica el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

Para Graziano da Silva «el trabajo de menores también socava los esfuerzos por promover empleos dignos para los jóvenes, un elemento clave para revitalizar la agricultura en todo el mundo y reducir la pobreza».

Aunque suele citarse el empleo de niños en sectores de importancia internacional como el cacao y el algodón, la FAO destacó también que la mayoría de los niños están empleados en su propio ámbito familiar en la agricultura o en la producción a pequeña escala de cultivos alimentarios, pesca y silvicultura.

Y solo uno de cada cinco niños trabajadores recibe paga, según los datos de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) citados por la FAO en su nota, en la que apuntan que la pobreza es causa y consecuencia del trabajo de menores en la zonas rurales.

Graziano da Silva anima a gobiernos y organismos a «apoyar a las familias rurales pobres para que los niños puedan ir a la escuela en lugar de trabajar», y a que cumplan la guía para eliminar las peores modalidades del trabajo de menores antes de 2016 que adoptó en 2010 la comunidad internacional tras adquirir este compromiso años antes.

La FAO cita como ejemplo de buenas prácticas a Camboya que, con su apoyo y el de la OIT, adoptó unas pautas de pesca responsable por las que desde la administración hasta las cofradías pesqueras, mantienen un compromiso contra el trabajo infantil.