domingo, 29 enero 2023

Los marineros de Comarit comienzan una huelga de hambre en la bodega del barco tras siete meses sin cobrar

19 julio 2012
Almería
Tras siete meses atracado en el puerto de Almería, la tripulación de Comarit inicia huelga de hambre

El barco de Comarit lleva meses amarrado / Foto: Álvaro Peral Moyano

Comparte esta noticia en tus redes

Sin recursos para poder subsistir, no han obtenido ninguna respuesta tras sus movilizaciones previas

Son 20 los trabajadores que han decidido llegar hasta el extremo de exponer su salud y hasta sus vidas con el inicio de una huelga de hambre que de entrada se prevé dura, puesto que hasta el momento nadie les ha hecho caso cuando han expuesto su gran problema. Se han concentrado en las puertas del consulado de Marruecos en Almería, saliendo del barco exclusivamente para ello. De nada les sirvió. Hicieron a la semana siguiente una rueda de prensa, ya con el apoyo logístico del Sindicato de Obreros del Campo, pero tampoco le ha llegado ninguna solución. Ante estos intentos fallidos, van más allá con su nueva acción.

La huelga ha comenzado en la mañana del 18 de julio, y la están desarrollando en su lugar de reclusión no obligada por la norma pero sí por las circunstancias de falta total de recursos, como es la bodega del barco en el que viven sin moverse del puerto de Almería desde hace siete meses. Ese mismo tiempo es el que llevan sin cobrar, lo que hace que sus posibilidades sean totalmente nulas. Sin dinero y sin visos de recibir lo que es suyo porque se lo han ganado con su trabajo, los marineros marroquíes ya van a la desesperada. Se siente abandonados por el gobierno de su país.

Recordemos que se trata de los recluidos en Almería, puesto que además de ellos hay otros muchos tripulantes más en una situación de impago exactamente igual en Algeciras. Son 81 en total, todos de las compañías marroquíes Comarit y Comanav y todos abandonados en los respectivos puertos sin cobrar sus nóminas. A sus problemas económicos se les une que viven «sin medios de subsistencia y en unas condiciones higiénicas lamentables», según aseguró Abdelkader Chacha, del SAT.

El coordinador de ITF, José Manuel Ortega, manifestó igualmente que la situación que viven los trabajadores a bordo de los cuatro barcos que permanecen en el puerto de Algeciras es «ruinosa» desde el punto de vista humanitario: «su familia no recibe ningún tipo de ingresos en tan largo periodo de tiempo». Calificaba como «límite» el hecho de que la empresa no proporcione ningún tipo de dotación de comida a bordo. De hecho, han tenido que «recibir ayuda de emergencia de Cruz Roja». El conflicto iniciará la vía legal, pero «ellos se quedaron aquí y tienen miedo a marchar de aquí sin ningún tipo de respuesta de la empresa, porque no quieren perder su puesto de trabajo».