domingo, 14 agosto 2022

La Policía blinda el Centro Comercial Oliveros durante el paso del SAT

14 septiembre 2012
Almería
El Centro Comercial Oliveros, con un supermercado El Árbol, fue blindado por la policía al paso de la 'marcha obrera'

Policías controlando la entrada de la galería de Oliveros

Comparte esta noticia en tus redes

El contundente despliegue de efectivos provoca los comentarios de los ciudadanos, muy sorprendidos

La Subdelegación del Gobierno en Almería ha puesto en práctica la máxima precaución para evitar que se produjeran incidentes en el paso de la ‘marcha obrera’ por la provincia, y en su última etapa con final de manifestación en la capital no iba a ser menos. Hasta ocho furgones policiales se dispusieron en la Rambla de Federico García Lorca en torno a la Plaza de las Velas, lugar de celebración del fin de recorrido de los jornaleros y de concentración de los ciudadanos que querían arroparles.

Algún coche de la Policía Local también se sumó al dispositivo, pero en este caso en labores de agilización del tráfico, ya de por si bastante complicado a esa hora de la tarde-noche en la ciudad. Cada uno de los vehículos policiales iba dotado con su número de agentes pertinente, que formaron un cordón tanto en la intersección de la Rambla con el Paseo de Almería como en la misma puerta de acceso del Centro Comercial Oliveros, en el que hay un supermercado de El Árbol.

La Subdelegación del Gobierno dispuso un cordón policial muy contundente en Almería al paso de la 'marcha obrera'
Parte de los policías ubicados junto a la Plaza de las Velas, en actitud vigilante

A los efectivos dispuestos en la parte exterior del acceso de Canónimo Molina Alonso, el más cercano al lugar de la manifestación, se unía el vigilante de seguridad de la instalación en la parte interior del mismo haciendo así un doble filtro. Los comercios permanecieron abiertos, incluido el súper, pero las demás puertas de la galería estaban cerradas a cal y canto con un cartel colgado en cada una de ellas en el que se achacaba el cierre en una supuesta avería del mecanismo de apertura.

Así, y ante el temor de un hipotético asalto a El Árbol principalmente, al uso de los que ya se han producido en otros puntos de Andalucía en busca de alimentos de primera necesidad, no se dejó ningún cabo suelto, pero sí se provocó la reacción de los ciudadanos a través de comentarios sobre el «sobredimensionado» despliegue: «parece un ejécito», decían algunos. Y es que a pesar de no ir ataviados con los elementos característicos de las acciones antidisturbios, el número de agentes llamaba mucho la atención.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*