miércoles, 28 febrero 2024

La venta de habas del bancal a la carretera ayuda a varias familias a llegar a fin de mes

16 marzo 2013
Almería
Cultivos típicos de Almería en la rivera del Río Andarax

Las cajas se sitúan estratégicamente de cara al tráfico

Comparte esta noticia en tus redes

Con jamón, con bacalao, con tocino o solas, son un manjar y su consumo crudas es toda una tradición

La provincia de Almería es capaz de generar una gran variedad de productos agrícolas, y además de las famosas hortalizas, en producción intensiva desde hace unas pocas décadas, no olvida sus cultivos tradicionales. Las distintas comarcas que se diseminan por la geografía provincial, tan distintas entre sí precisamente por la orografía del terreno que explotan, han ido sosteniendo sus modos de trabajar la tierra y los frutos que han sido capaces de cosechar. Pero hay un común denominador en casi todas ellas, como es la siembra de las habas.

Almería y la venta directa del agricultor al consumidor
Últimos días de las plantas de habas en la rivera del río Andarax, muy crecidas ya

El paso del tiempo no ha permitido que sea un segmento de producción tan profesionalizado, ni que sus extensiones sean suficientes como para consolidar una salida al exterior, como tampoco la extensión de su época, que es corta. Es más, la mayor parte de la producción es de autoconsumo, y como da para mucho, de oferta directa, de la mata a la caja y de la caja a bolsa de plástico que las contiene mientras son pesadas con una típica romana. La venta se desarrolla a apenas unos metros de los bancales en los que crecen, sin intermediarios, y los compradores suelen ser personas de paso, como el precio, que de alcanzar los 2.50 euros en la recta final actual de la temporada se sitúa en 1 euro por kilo.

Almería tiene como tradición el consumo de este producto crudo con jamón, tocino o bacalao
Este tipo de cartel es típico en los márgenes de la carretera de La Juaida de Almería al Andarax

El marketing no es muy necesario, ya que sólo hace falta un cartón en el que escribir lo que se ofrece y conocer el precio de la competencia, que es habitualmente el vecino de la finca de al lado o el de la finca de enfrente. El género, recién cogido, se pone a la vista de los conductores que circulan por la carretera más cercana al lugar de producción. Muchas veces las vainas están todavía mojadas por el rocío de la mañana cuando los primeros clientes hacen una mínima parada en su camino para cargar su vehículo con este rico manjar. Su degustación se hace cuando todavía no están muy ganadas, y si se pasan y se endurecen quedan para los guisos, como los fideos de cazuela, o para las bestias que ayudan en el campo.

Producción agrícola en Almería
Un agricultor busca en sus plantas las habas menos granadas

Es cierto que hay territorios más característicos que otros, y que la carretera de La Juaida, desde La Cañada a los pueblos del Bajo Andarax, es uno de los puntos neurálgicos del comercio de las habas. Tan es así que hay muchos ciudadanos que se desplazan expresamente hasta allí con su coche para comprar unos kilos, y es que no hay reunión que se precie de contar con una buena gastronomía en esta época del año, el tiempo de las habas, que no cuente con unos manojos de ellas encima de una mesa con lo que se tenga, jamón, bacalao o tocino.

Almería y sus cultivos tradicionales
La última etapa de las habas da paso a otras ventas, como la de las naranjas

El cultivo sólo necesita mucha agua, y por eso tuvo un momento de decaimiento cuando la sequía era más característica en Almería y todos usaban el epíteto de pertinaz para definirla. Su momento también pasa rápido, y es seguido por el de otros tipos de productos una vez que se ha comprobado que la venta, que no es ambulante porque se realiza en su sitio de origen, da buen resultado y ayuda a pasar lo mejor posible la crisis. Patatas y naranjas se llevan la palma, distinta su oferta a otro tipo de prácticas muy similares pero no iguales al no directas entre la familia agricultora y la familia consumidora.