sábado, 25 junio 2022

El Banco de Tiempo de Almería cumple un año con 180 miembros, la mayoría mujeres

10 mayo 2013
Almería
Banco de Tiempo

Las actividades más demandadas, la de cuidado del cuerpo

Comparte esta noticia en tus redes

La Comunidad de Intercambio del Bajo Andarax cambia su nombre por el de Comunidad de Intercambio de Almería.

El Banco de Tiempo del Ayuntamiento de Almería cumple su primer aniversario con 180 socios, de los cuales 150 –114 mujeres y 36 hombres–, permanecen en la actualidad en activo con mayor regularidad.

El número de intercambios realizados en este tiempo asciende a 400, lo que implica un total de horas intercambiadas de 763, y las edades de los participantes oscilan entre los 18 y los 73 años, aunque la media ronda entre los 30 y los 45, la gran mayoría residentes en el casco urbano de la capital, pero también hay socios de Retamar, Pechina, Los Molinos, La Cañada, Huércal de Almería y Aguadulce.

Las actividades más demandadas son los relacionadas con el cuidado del cuerpo y la salud, que engloban actividades deportivas, masajes, atención psicológica, distintos talleres de crecimiento personal, autoestima y estética. Les siguen los servicios relacionados con la formación, idiomas, informática, costura y cocina, y en tercer y cuarto lugar se sitúan los asesoramientos y las actividades de ocio y tiempo libre. Así hasta una total de 350 servicios ofertados.

El Banco de Tiempo sirve para crear un espacio de intercambio de tiempo ofreciendo la oportunidad de que la gente se conozca y confíe en los demás para resolver las necesidades de la vida cotidiana en actuación más igualitaria entre hombre y mujeres. Este proyecto pretende fomentar las relaciones sociales y romper el aislamiento y la soledad de la vida urbana.

Este no es el único banco de tiempo de la provincia. En septiembre de 2012 se constituía en Rioja la Comunidad de Intercambio del Bajo Andarax que en la actualidad ha cambiado su nombre por el de Comunidad de Intercambio de Almería, dado que su poder de convocatoria ha superado el ámbito comarcal. Este grupo adoptaba hace también un año, una moneda complementaria, la Pita, que es gestionada online a través del CES, un Sistema de Intercambio en Comunidad libre.

Desde el año 2013, la Comunidad no cuenta con ningún tipo de aportación institucional y ha pasado a ser un grupo de personas que se organiza libremente para desarrollar esta iniciativa. Desde ahora el proyecto se alimenta exclusivamente del esfuerzo de los miembros.