domingo, 27 noviembre 2022

#YoConCultura

30 octubre 2017
Fran García
Fran García

Fran García

Comparte esta noticia en tus redes

Llevaba años pensándolo, meditándolo, hasta diciéndolo públicamente sin reparo alguno, dentro y fuera de mi entorno amistoso más íntimo: ¿cuándo habrá de nuevo personas totalmente competentes, solventes, resolutivas y realmente comprometidas y cercanas con los ciudadanos de Almería?

Llevaba años pensándolo, meditándolo, hasta diciéndolo públicamente sin reparo alguno, dentro y fuera de mi entorno amistoso más íntimo: ¿cuándo habrá de nuevo personas totalmente competentes, solventes, resolutivas y realmente comprometidas y cercanas con los ciudadanos de Almería?

Y es que hay muchas maneras de hacer y ejercer política, al igual que muchas maneras de ganarse el respeto y respaldo, o todo lo contrario.

En el caso en concreto del área de Cultura, desde un marco verdaderamente plural, y sin hacer uso del vocablo colectividad bajo intereses propios, visionarios o delirantes, me gustaría agradecer públicamente, y en nombre de un buen número de artistas (actores y figurantes entre ellos), la atención y el interés recibido por parte del grupo municipal socialista de la ciudad de Almería.

Hace escasos días, de hecho, recibí varias llamadas y whatsapps preguntándome acerca de una reunión pendiente en torno a diversas propuestas en materia de gestión cultural, concretamente cinematográfica, y mi respuesta evidentemente no fue otra que la de «por fin hay puestos excelentemente cubiertos, precisamente, por personas híper-competentes».

El PSOE de Almería, y esto quisiera dejarlo realmente claro a cualquier artista que aún lo desconozca, ha sido el partido político que ha estado desde el minuto cero soplando el arca cinematográfica hacia aguas tranquilas, interesándose por cada paso y gestión llevada a cabo, o por llevar, desde la base del gremio interpretativo y técnico, buscando y rebuscando posibles caminos verdaderamente viables para hallar soluciones verdaderamente reales, consultando pasos planteados y por plantear, y ante todo, atendiendo la meta del interés común, objetivo, plural y constructivo, sin dejarse ni un solo eslabón cinematográfico en el tintero de cara a la planificación local así como a la de la presente y futura Mesa del Cine.

Tantos años afectados por tanta indiferencia, pasividad y dejadez, y me cuesta decir que desconsideración, hacia un gremio interpretativo básico en el que precisamente se sustenta el ente cinematográfico, y que cuenta ya con centenas de candidatos locales que hasta hace poco han tenido que sobrevivir a base de esquemas de organización propia y del efecto del buen compañero samaritano, sin interés alguno añadido por atender a propuestas dudosas, utópicas, generadoras de incertidumbre o ciertamente nada prácticas desde la evaluación objetiva de la base del sector.

Y es que, por mucho intento de invento e idea visionaria, cuando uno dispone de ladrillos pero no de suficientes arquitectos y obreros conocedores y experimentados, pasa lo que pasa, que las envolturas de los caramelos son atractivas y apasionantes a más no poder, pero totalmente huecas por dentro, dejando en evidencia que no han servido en tales casos más que para intentar mostrar un escaparate a modo de marketing sin una esencia, un contenido, una conducción y un funcionamiento general deseados.

Ya lo dice el refrán, con poco viento, cae en el suelo torre sin cimiento.

Fran García
(Intérprete audiovisual y escritor)

[scrolling_box title=»Otras noticias» count=»30″ rows=»10″]

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*