domingo, 4 diciembre 2022

Stop vertidos ilegales

17 octubre 2022
Moisés S. Palmero Aranda, educador ambiental y escritor
Residuos entre lentiscos y sabinas

Comparte esta noticia en tus redes

Un buen momento para sacar pecho, para presumir que gracias a la vitamina C de nuestros pimientos los alemanes no se resfriarán en este frío invierno, y de que el resto de Europa podrá comer verdura fresca mientras Vladímir deshoja la margarita de la guerra nuclear.

Con los conflictos, aparecen las oportunidades. Por culpa de la guerra de Ucrania, la crisis energética, la falta de suministro y el aumento del precio del gas, Holanda ha dejado de producir, así que nuestras hortalizas, cultivadas en “invernaderos solares”, han multiplicado sus beneficios. El sector sonríe mirando las cuentas de resultados, sigue invernando hectáreas y nuestros políticos se dedican a buscar el agua que falta para regar nuestra ambición.

Un buen momento para sacar pecho, para presumir que gracias a la vitamina C de nuestros pimientos los alemanes no se resfriarán en este frío invierno, y de que el resto de Europa podrá comer verdura fresca mientras Vladímir deshoja la margarita de la guerra nuclear. Un estado de euforia que los ecologistas se han propuesto desinflar organizando unas jornadas para hablar de los vertederos ilegales que proliferan en nuestra provincia. Más de 367 han recogido en stopvertidosilegales.org, de los que han denunciado 169 a las administraciones incompetentes, que solo han limpiado 9.

Las jornadas, que se celebrarán el 25 de octubre en la Universidad de Almería, no pretenden ser un ataque a la agricultura, como pueda parecer y se suele denunciar por parte del sector, sino todo lo contrario, una oportunidad para buscar soluciones entre todos los agentes implicados. Porque lo más interesante es que irán grandes científicos, como el Catedrático Nicolás Olea, y representantes de la industria agrícola almeriense, como agricultores, gestores de residuos y recicladores.

Solo faltarán los políticos y es una decisión meditada por parte de los organizadores, porque en estos coloquios, son ellos los que se llevan los titulares y los que emborronan todo el trabajo con palabras vacías, confusas y contradictorias, y con promesas que luego no terminan cumpliendo. Estaría bien que fuesen a escuchar, y a tomar notas en silencio.

Jornadas se han realizado muchas a lo largo de las últimas décadas, pero creo, que es la primera donde la ciencia, los grupos ecologistas y el sector agrícola se van a sentar juntos, y van a estar de acuerdo en casi todo, y en lo que no lo estén podrán debatirlo de tú a tú, sin intermediarios, sin nadie que ensucie y tergiverse el mensaje del otro. 

Digo que estarán de acuerdo porque sé lo que va a decir cada uno, porque ya los hemos escuchado muchas veces. Olea hablará de los disruptores endocrinos, de que meamos plástico cada mañana, de cómo nuestros bebes ya están tomando químicos de la leche materna. Su charla seguro, además de impactarnos, se nos quedará corta, porque son más de 30 años de investigaciones, estudios científicos de primer nivel y de divulgación, lo que lleva a sus espaldas. Sergio nos dará cifras de los plásticos que han aparecido en la fauna marina en las costas cercanas, aunque ya hay multitud de datos por todo el mundo que lo llevan evidenciando años.

Rosa García, de APROA, nos hablará de las numerosas ideas, proyectos y propuestas que han trabajado con la administración, y las denuncias que han puesto de estos mismos vertederos ilegales que aparecen en la web, y de los que apenas han tenido contestación de las administraciones, salvo la de que “no podemos hacer nada, tenemos las manos atadas”. Espero que haga referencia a la limpieza que se realizó en 2018, en el Paraje Natural Punta Entinas Sabinar, donde el sector de naturaleza y el sector agrícola de la provincia, unidos, retiramos más de 25.000 kilos de plástico.

Andrés Góngora de COAG hablará del esfuerzo que hacen la mayoría de los agricultores, y de como por unos pocos, tenemos este problema. Espero que les meta caña a los gestores de residuos y recicladores, que se llenan la boca afirmando que reciclan el 100% del plástico de cubierta, pero que callarán, para no hablar del resto, y el que no llega a sus plantas, y con el que dejan al agricultor vendido sin saber qué hacer.

Acusaciones que supongo, Juan José González, de la Asociación de Gestores de residuos agrícolas, y Óscar Hernández, de la Asociación Nacional de Recicladores de Plástico, intentarán desmentir, maquillar, diciendo que sus sistemas de gestión pueden perfeccionarse más, pero que son inmejorables, cuando desde mi punto de vista, son uno de los grandes problemas que tenemos en este país con todos los residuos.

Creo saber lo que dirán, pero me interesa mucho el debate que se genere, las conclusiones, y soluciones que propongan. Confío que se reconozcan como colaboradores necesarios, no como enemigos, porque mientras perdemos el tiempo discutiendo, acusándonos los unos a los otros, el plástico abandonado sigue actuando contra nuestra salud, la de nuestros ecosistemas y la de la propia agricultura.

Moisés S. Palmero Aranda, educador ambiental y escritor

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*