jueves, 9 febrero 2023

Sólo ocurre en Almería

7 diciembre 2022
Fran García
Fran García

Comparte esta noticia en tus redes

Quién me lo iba a decir, que el que les escribe se personó junto a un director de cine almeriense en cada una de las administraciones almerienses para presentar un proyecto audiovisual de videoclip totalmente profesional y ambicioso, de cara a romper un continuismo ya rancio, indigesto y clásico. 

Solamente un concejal del Excmo. Ayuntamiento de Almería, el del área cultural, se dignó a prestar su máximo apoyo de cara a mi libro La embajada del diablo y a la realidad de un concierto con la inclusión de la cantante internacional Ku-Minerva (Estoy llorando por ti). Eso sí, sepan ustedes que casi toda la promoción corrió a cargo de compañeros artistas, pues desde el Ayuntamiento, que yo sepa, ni siquiera se quedaron durante su actuación (lleno). Apareció anteriormente en un recorte de un periódico algo así como Fiesta 90s, con escasa visibilidad.

Desde la Junta de Andalucía (la del cambio) dijeron inicialmente que querían colaborar de cara al videoclip, y esa colaboración quedó en lo que quedan muchas palabras en esta provincia: en el viento que se las lleva.

Quién me lo iba a decir, que desde la Diputación de Almería ni siquiera hubo respuesta al proyecto del videoclip novedoso; una institución que según la prensa exterior (leído por ahí) llegó a invertir cifras garrafales en la promoción y puesta en marcha del videoclip de un artista que lleva ligado a ella casi desde los tiempos en los que el pub Cuore era Bribones o existía otro pub llamado Salsaya, con todos los respetos.

Este proyecto, con la cantante Ku-Minerva en cuestión, rozaba los 20.000 euros al completo (sumamente insignificante si lo comparamos con otros proyectos).

Y es que, pasan los años en Almería, y no sé ustedes, pero a mí desde que era muy niño siempre me llamaba la atención que desde tierra nada cambiaba, y siempre se echaba mano de las mismas figuras clásicas e históricas de la provincia. ¿Quizá para cubrir chapuzas y pereza por parte de algunos de los que gobiernan? ¿Intereses mayúsculos de cualquier naturaleza? ¿Compadreo made in Isla de Almería? ¿Fanatismo nuclear? No lo sé.

Reflexionen conmigo: ¿Es lógico que una provincia base su cultura y turismo a la hora de la verdad en una sola figura artística almeriense (o unas pocas) de forma permanente? ¿La oposición qué dice? ¿Dice algo? ¿No tiene también representación ahí? ¿Lo normalizan? ¿Aún cuando ha habido mucha gente que deseaba la novedad? 

Quien me conoce sabe que una vez estuve militando en esta tierra, y créanme, me compadezco mucho de ello, porque solo he presenciado a mismas personas turnándose cargos, algunas siendo familiares ancestrales, amiguetes y otros; dando lugar a algunos puestos dirigidos por quienes realmente no controlan sus competencias (algún concejal se escapará), y aquí desgraciadamente entra el área cultural. Sin contar que también se me invitó como, agárrense, experto de un vector (cultura) a nivel municipal en un plan, coordinador del sub-vector del cine, integrante de mesas del cine… Absolutamente de nada ha servido para prestar algún avance a esta tierra, solo la tan valiosa pérdida de tiempo. 

En Almería, señoras y señores, me he encontrado con un muro anciano; anciano de no ver más allá, de no acoger lo verdaderamente innovador en el momento preciso; anciano de convertir una bellísima tierra con múltiples oportunidades en una caja de zapatos cerrada al máximo; anciano de descuidarse y ponerse en cola a causa de tanta incompetencia e ignorancia. 

A quienes me han conocido en la tierra de indalo, no tengo porqué explicarles mucho. A los que no, tan solo déjenme decirles que un día me fui de allí como artista, porque sencillamente es una tierra que no tiene solución y porque a ustedes les están vendiendo un espejismo que no existe: el de las fotos de relleno; de parecer que están haciendo algo; las reuniones de parloteo, los eventos que podrían tener repercusión nacional e internacional sustentados en localismos y las visitas guionizadas. 

No les quepa duda de que amo Almería, más allá de Cabo de Gata, en mayúsculas, pero no esa Almería que les venden, sino la Almería que una vez creyó en mí y en mi trabajo que va casi por una quinta edición sin haber salido aún de este lugar; la Almería que quiso novedad; la Almería que no quiso conformarse con lo impuesto desde hace tantos años; la Almería natural y diversa; la Almería que mira al futuro con hechos y no con verborrea.

Queridos almerienses, y no almerienses, una vez quiso ponerse en marcha en esta tierra un audiovisual con la cantante Ku-Minerva, con artistas y técnicos almerienses, y con localizaciones de ensueño (Cabo de Gata, Mojácar y Almería capital); un audiovisual que podría haber recorrido cada evento de España y del extranjero junto a ella y a todos sus compañeros; un audiovisual que hubiese servido de nueva alternativa a la imagen provincial. 

Dicho proyecto fue respaldado por multitud de personas ligadas al sector artístico y también de muchos vecinos de Cabo de Gata a través de una asociación vecinal. 

Y con esto, abrazos desde fuera, desde donde se avanza realmente.

Que no quede jamás en el olvido, pues en la historia de la provincia ha de perdurar, pese al problema de raíz que la hace agonizar.

Los mejores deseos para Almería. 

Gracias por dejarme este hueco para expresarme, en Almería.

Deja un comentario

Un comentario

  1. No se si lo he entendido bien¿ La queja es porque el Ayuntamiento no ha querido pagar 20000€ para un videoclip «novedoso» de Ku Minerva?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*