sábado, 24 febrero 2024

Respetar Fiñana

18 octubre 2023
Rafa Montes
Fiñana

Comparte esta noticia en tus redes

Fiñana es una de las tres puertas de entrada a la provincia de Almería, y yo diría que por aquí pasa mucho más de la mitad de ese tránsito turístico que viene y va hacia, o desde, Almería si lo hacen por carretera. Una cosa es que ese flujo pase en buena medida de largo porque ninguna administración provincial o autonómica ha apostado por generar aquí, en la zona, una gran área de servicios como, además, puerta de entrada a Sierra Nevada. Pero para conocer las posibilidades de Fiñana o de la comarca de Nacimiento en general hay que venir, conocer, informarse, observar y ver más allá de las sedes de partidos que abren ocasionalmente, cuando sus dirigentes vienen al pueblo, porque ni viven ni trabajan aquí.

Para conocer los pueblos hay que respetarlos, y eso no es posible si designas a candidatos con imputaciones de delitos penales, como es el caso de Vox o que ni siquiera tienen su trabajo, negocio, ocupación o vivienda habitual en el pueblo, como el candidato del PP. 

Los pueblos, y es lo primero que debe aprenderse en política, son la parte fundamental del entramado de una sociedad, porque es el lugar del que procede lo que se come en las ciudades, además de suponer sus únicas vías de desahogo. La pasada pandemia de Covid dio un aviso, pero la otra pandemia, la de la inhabitabilidad de las ciudades por la proliferación de apartamentos turísticos o viviendas de alquiler compartidas a precios desorbitados, es aún más significativa y determinante. Y la vacuna es que las administraciones vean en los pueblos y comarcas conectadas por ferrocarril, la verdadera importancia de fomentar ciudades dormitorio, y hasta grandes zonas logísticas perfectamente conectadas que eviten la llegada innecesaria de vehículos a las grandes urbes.

Si vienes a un pueblo y lo que más visitas es la sede de tu partido, como hacen los consejeros de presidencia de la Junta, del estilo de Antonio Sanz, o el mismo presidente de la Diputación de Almería, no aprenderás nunca y ni harás aprender a los tuyos. 

Para respetar un pueblo tienes que enterarte de lo que quiere su gente y adquirir compromisos. Pero el nuevo estilo de la derecha es mantenerse alejado, no saber ni de qué color son las paredes interiores del Ayuntamiento de Fiñana, por ejemplo, y mira que vienen por aquí de vez en cuando.

Si determinados partidos demuestran constantemente que sólo les interesan los pueblos para silenciar las reivindicaciones del mundo rural o sumar sus votos a la hora elegir diputados, senadores o presidentes de diputaciones, sencillamente no muestran respeto.

En Fiñana tenemos un plan, un modelo para hacer que las cosas pasen, que se cumplan las expectativas de nuestros jóvenes y garantizar la atención a los mayores. Es un plan que no se puede gestionar desde el desconocimiento y es obvio que, ni uno desde Guadix , ni otro desde el temor a ser inhabilitado judicialmente por un delito penal vinculado a la falsificación de recetas, tienen el más mínimo interés en hacer crecer el pueblo. Su interés es, paralelo, al respeto institucional que demuestran sus jefes cuando pasan por aquí, que parecen uno más de esos turistas que circulan por la A-92 sin mirar, aún, a ambos lados de la carretera y las posibilidades que engloba ese paisaje de montes, poblaciones, recursos y personas.

Rafa Montes es alcalde de Fiñana

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*