domingo, 4 diciembre 2022

Violinistas políticos

28 mayo 2015
Fran García

Comparte esta noticia en tus redes

Leyendo un buen conglomerado de reseñas en relación a los últimos artículos postelectorales, mi principal pregunta es la siguiente: ¿Qué más da que haya 1.200 votos, que 1.000 votos, que un solo voto por debajo de la mayoría absoluta a la hora de aceptar tan solo una pequeña parte del batacazo popular? Que, por cierto, mejor hablemos de personas votantes y no de votos; personas que le han dado la espalda a su política local…

Leyendo un buen conglomerado de reseñas en relación a los últimos artículos postelectorales, mi principal pregunta es la siguiente: ¿Qué más da que haya 1.200 votos, que 1.000 votos, que un solo voto por debajo de la mayoría absoluta a la hora de aceptar tan solo una pequeña parte del batacazo popular? Que, por cierto, mejor hablemos de personas votantes y no de votos; personas que le han dado la espalda a su política local. Ahora suena más acorde a la realidad. ¿No les parece?

Parece que el PP no asume su derrota o, venga (para ellos), su derrota ganadora; ni a base de blanco y en botella en la capital, por centrarnos en la ciudad (De 18 pasan a 13). Menudo triunfo…

Y es que algunas mayorías alargadas en el tiempo son muy nocivas ¿Verdad? Así es, y ahora pasa lo que pasa; que antes de la aceptación hay que pasar todo un “duelo postelectoral” que, así, ni se veía venir.

A mi entender, este partido quizá podría celebrar (quizá) la permanencia de esa mayoría en Diputación. Lo demás suena a mera figuración, o más bien a violinistas como los del Titanic.

A ver si entienden de una vez, cuando despierten o superen el duelo, que los almerienses, a través de las urnas, han pedido CAMBIO. ¿Y por qué no, a través de un posible y curioso tripartito? ¿Quién dice que no sea posible, viable e incluso mucho mejor para Almería y sus ciudadanos, dadas las circunstancias? Lo que está clarísimo es que Almería no ha votado para una permanencia de un gobierno con las siglas del PP; que les quede claro, ya les cueste días, semanas, meses o años asimilarlo.

¿O prefieren seguir soñando, pensando todo lo contrario, y figurando?

Quizá deberían comenzar por pedirle consejo, qué les digo yo ¿A Esperanza Aguirre?

O quizá al mismo Rajoy, con sus «sí pero no, no pero sí»

Aunque, igualmente, deberían reflexionar (pero detenidamente) si realmente este batacazo ciudadano se debe básicamente a los patinazos continuados del equipo central y/o autonómico del PP (sí, aparte de temas como la eterna crisis, la eterna corruptela, así como todo lo que ha conformado el antiguo y el nuevo testamento de la formación a nivel global). Yo iría haciendo un buen análisis desde la base. No se vayan tan lejos, que ya hemos tenido suficiente lejanía, sobre todo en estos últimos años de gobierno local.

Así que nada, posen y relajen a esa gaviota, que parece que ya ni tiene alas para volver a volar.

Mientras tanto, buenamente, les sugeriría el siguiente film: El vuelo de Phoenix (2004); y a ver si alguno que otro pilla el mensaje.