sábado, 24 febrero 2024

¿Quién asume responsabilidades en Níjar?

7 enero 2015
Juan D. Gómez

Comparte esta noticia en tus redes

Los hechos ocurridos durante la noche de Reyes en la barriada de Bellavista (Campohermoso) han puesto de relieve una vez más la incapacidad que tienen determinadas instituciones de reaccionar con agilidad asumiendo responsabilidades por sus fallos, especialmente cuando estos se cobran vidas humanas.

Los hechos ocurridos durante la noche de Reyes en la barriada de Bellavista (Campohermoso) han puesto de relieve una vez más la incapacidad que tienen determinadas instituciones de reaccionar con agilidad asumiendo responsabilidades por sus fallos, especialmente cuando estos se cobran vidas humanas.

La primera comunicación oficial por parte del Ayuntamiento de Níjar se produjo en la mañana del día siete a través de una nota de prensa en su web, casi cuarenta y ocho horas después de que Juan Antonio Lozano, de veinte años de edad, se precipitase al asfalto desde los más de cuatro metros que separaban el trono de la carroza en la que hacía de Rey Baltasar del suelo. En dicha nota, unas condolencias y el anuncio de tres días de luto parecen una respuesta insuficiente ante la gravedad del asunto.

Unos aseguran que el causante fue un cable colocado a baja altura, otros que los adornos del trono eran demasiado altos, pero nadie señala a la organización, en este caso el propio Consistorio, como responsable directo de no haber comprobado que el recorrido fuera el adecuado para un evento de tales características, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de quienes participaban en él lo hacían por un único beneficio: el de llevar la ilusión de la noche de reyes a las calles de su pueblo.

La dirección del Partido Popular de Almería, que no perdió tiempo a la hora de exigir dimisiones técnicas y políticas tras la bochornosa retransmisión que Canal Sur hizo de las campanadas desde nuestra capital, se ha limitado a dar sus condolencias y difundir la nota del Ayuntamiento. Antonio Jesús Rodríguez, alcalde del municipio y perteneciente al mismo partido, se ha limitado a anunciar hoy mismo a varios medios de comunicación la apertura de una comisión de investigación para esclarecer unos hechos que parecen verse bastante nítidos.

Es preocupante el orden de prioridades que los responsables políticos suelen tener, reaccionando desmesuradamente ante fallos que no pasan de anecdóticos y guardando toda la prudencia del mundo cuando se trata de negligencias que destrozan por completo a familias enteras.

Si la clase política de esta provincia fuera decente, hoy por la mañana el mismo alcalde que ha hablado en televisión lo habría hecho para anunciar su dimisión o la de Mónica Morales, concejala de festejos, porque si bien estoy seguro de que ninguno de los dos diseñó el recorrido de la cabalgata, son responsables políticos de una negligencia tan alarmante.

Está claro que ninguna dimisión aliviará el dolor los familiares y allegados de Juan Antonio, descrito por sus conocidos como una persona altruista y participativa, pero por lo menos ayudará a pensar que la impunidad todavía no se ha adueñado de todo nuestro país.

Juan D. Gómez es estudiante de Trabajo Social

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*