jueves, 1 diciembre 2022

Memoria selectiva

4 abril 2012
Pepe Ginel UGT

José Ginel Sánchez

Comparte esta noticia en tus redes

Parece que el éxito de la Huelga General del pasado 29 de Marzo ha puesto nervioso a más de uno…

Parece que el éxito de la Huelga General del pasado 29 de Marzo ha puesto nervioso a más de uno, quizás que la respuesta de la ciudadanía a las políticas agresivas del actual Gobierno haya sido tan masiva hace que más de uno se vea obligado a aflojarse el nudo de la corbata, ya que le pese a quien le pese, la sociedad sigue despierta y ha demostrado que no va a permitir que sus derechos sean pisoteados una y otra vez.

Este malestar, ha provocado que muchos continúen su campaña de descrédito a las organizaciones sindicales convocantes. Uno de los argumentos esgrimidos es que en los últimos 8 años no hemos hecho nada, a estas personas les recomendaría algún tipo de producto natural para la memoria porque parecen que van faltos de ella. Sin querer extenderme mucho, me gustaría recordarles que, cuando gobernaba el PSOE, en septiembre de 2010, hicimos una Huelga General y en junio del mismo año, una en el ámbito de la Administración Pública ante el recorte salarial del 5%. Así mismo han sido muchas las manifestaciones, asambleas, movilizaciones y concentraciones realizadas en estos años en defensa del trabajo, del diálogo social, del sistema público de pensiones y en contra de los recortes sociales, etc. Sin olvidar, la Iniciativa Legislativa Popular que presentamos UGT y CCOO en oposición y como medida de presión para que el Gobierno retirase la Reforma Laboral. Como digo, es complicado detallarlas una a una, por lo que invito a estos desmemoriados a que tiren de hemeroteca y traten de recuperar la memoria a largo plazo.

Además, algunos aseguran que esta huelga ha sido más política que sindical y hablan de que somos la caja de resonancia de intereses políticos concretos. Desde aquí me gustaría recordar que son los políticos atendiendo a sus propios intereses los que deciden si se ponen detrás o en contra de las pancartas, ya que si la memoria a mí no me falla, también hubo apoyos políticos en la huelga de 2010, lo único que ha cambiado es el color del partido en cuestión.

He leído por ahí que la actitud del Gobierno de Mariano Rajoy ante la huelga ha sido impecable, garantizando los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas. Y yo me pregunto, ¿de qué derechos hablamos? Porque visto lo visto, cada vez son menos esos derechos que hay que garantizar, por lo que imagino que el esfuerzo realizado para garantizar los mismos no debe haber sido excesivo, de eso ya se habían encargado previamente con sus políticas de ajuste y recorte.

A quien ataca utilizando el manido discurso de que las huelgas generales no crean empleo, les tengo que decir que lo que no crea empleo son las reformas laborales, y menos esta, que a un mes de su puesta en funcionamiento ha hecho que en nuestra provincia se alcancen máximos históricos en desempleo, superando los 80.000 parados, y para colmo, aquellos que bendicen este desleal documento son los mismos que aseguran que alcanzaremos los 5,6 millones de parados. Ante esto sólo me viene una palabra a la cabeza: INCONGRUENCIA.

Para colmo de todo, se atreven a decir que esta reforma es la del empleo, yo tengo que decirles que por mucho que repitas una mentira no se convierte en verdad. Esta reforma es INNECESARIA para la economía, porque el tiempo ha demostrado, que el Mercado de Trabajo no es la causa de la crisis, y su modificación no es la receta para salir de la misma. Se burla de los desempleados, intenta dividir a los trabajadores y discrimina a los más débiles, al parado de larga duración y de más de 45 años. Es INJUSTA porque lo que esconde esta reforma es una devaluación del trabajo, de los salarios de los trabajadores, de sus derechos sociales colectivos. Porque es la reforma del despido, LIBRE, FACIL y BARATO, donde todas las indemnizaciones se reducirán a 20 días por año, con un límite de 12 mensualidades. Y es INÚTIL para el país, porque lo único que persigue es el desmantelamiento de los derechos, desequilibrando las relaciones laborales tal como se conocían, para el beneficio de unos pocos. Porque como ha reconocido el GOBIERNO y el propio Presidente, NO VA A CREAR EMPLEO, muy al contrario, lo va a seguir destruyendo.

Si este Gobierno presume de hacer lo mejor para el interés general, lo primero que debería hacer es gobernar para los ciudadanos y no en contra de ellos. Y es que el único que no se da cuenta de que las reformas estructurales aplicadas hasta ahora para salir de esta crisis, no son las que nuestro país necesita es este Gobierno, así nos lo muestran las cifras de parados, y esas sí que no mienten.

José Ginel Sánchez es secretario General de UGT Almería