domingo, 29 enero 2023

La liquidez de Rafaela

5 junio 2013
josé-manuel-bretones-martínez

Comparte esta noticia en tus redes

Si tiramos de memoria, o de archivo, podríamos confeccionar una lista súper interesante con todos los concejales responsables de Hacienda que han pasado, desde el año 1979, por el Ayuntamiento de Almería.

Si tiramos de memoria, o de archivo, podríamos confeccionar una lista súper interesante con todos los concejales responsables de Hacienda que han pasado, desde el año 1979, por el Ayuntamiento de Almería.

Los hay de toda condición y aptitudes. Desde los ahorradores y escrupulosos con el gasto, que sostuvieron las arcas municipales pesetica a pesetica, hasta los ediles despilfarradores y manos rotas que –mientras sorbían un carajillo en el desaparecido Bar El Paso– vieron asomar el fantasma de la quiebra municipal por la calle Mariana, camino del Consistorio.

Recuerdo que, en mayo de 1986, cuando un grupo de parados se declaró en huelga de hambre en la Plaza Vieja clamando trabajo, el responsable de los cuartos municipales –que sabe Dios por donde andará- culpó al concejal popular -hoy Subdelegado del Gobierno- Andrés García Lorca de haberlos mandado allí para desestabilizar y poner nervioso al bueno de Santi Cabrejas.

Hubo otro que, en marzo de 1992, insinuó en privado que los comerciantes del centro fregarían el suelo de sus tiendas con Casera porque el Ayuntamiento les iba a cortar el suministro de agua y que, además, el nuevo Impuesto de Actividades Económicas les caería con todo su peso.

Ya a finales de 2001, deambuló por los pasillos de la Casa un concejal de Hacienda que interpretaba a su gusto los plazos legales de las leyes y normas; cuando le interesaba se hacía el sordo y presentaba los presupuestos municipales al pleno cuando tenía un ratico libre en su casa del pueblo.

Todo eso es historia; el presente es peor. Mucho peor. Hoy, la responsable de Hacienda local, Rafaela Abad, gestiona con sus sabuesos de plaza fija el cobro del Impuesto de Bienes Inmuebles con una subida del 11% sobre el año pasado, adelanta cuatro meses las fechas de pago voluntario y, encima, declara a los periodistas que todo se ha ordenado por el bien de los ciudadanos “para mejorar su liquidez…”

El último informe de TINSA, una multinacional líder en valoración inmobiliaria, cifra en un 12,8% el descenso del valor de las viviendas situadas en la costa mediterránea y el Ayuntamiento de Almería sube el IBI un 11%…. Y encima, recochineo. Cuando los almerienses que -todavía- cobran la extra de verano deban emplearla en sufragar el impuesto municipal, a doña Rafaela se le va a caer la liquidez de las manos de tanto que la van a nombrar.

Por José Manuel Bretones