miércoles, 5 octubre 2022

Julio Alfredo Egea, humanista de la palabra

24 septiembre 2018
Pilar Quirosa-Cheyrouze
Julio Alfredo Egea

Comparte esta noticia en tus redes

Existen momentos en la vida que traducen la memoria sentimental de un tiempo. La muerte del poeta Julio Alfredo Egea (Chirivel, 1926-Granada, 2018), académico de la Academia de Buenas Letras de Granada, recorre una vida inagotable de luz en el camino de la historia de esta provincia. Porque hay mensajes que se recogen a través de la escritura y se alzan firmes, gracias al reflejo de la creación artística. Bien es sabido que el amor por la condición humana mueve a la reflexión, un ejemplo vitalista en una época de zozobra que, afortunadamente, nos conmueve, desde la verdad y la esperanza.

La honestidad personal del poeta llama a una interiorización de una llama profunda que late, luminosa, en cada conexión humana, en la laboriosidad que une a las almas para transmitir un fin compartido, una imagen fiel, equilibrio fundamental que desborda el cometido vivencial.

En las reuniones de los órganos consultivos del Instituto de Estudios Almerienses, Consejo Asesor y Consejo Editorial, celebradas el 24 de enero de 2017, se acordó conceder el Escudo del Instituto de Estudios Almerienses al poeta y escritor Julio Alfredo Egea Reche, decano de los poetas almerienses, con una valorada y premiada carrera literaria, reconocida por las instituciones de ámbito provincial y nacional.

La sede del Instituto de Estudios Almerienses, se encuentra ubicada en la Plaza Julio Alfredo Egea de la capital. Igualmente lleva su nombre la Biblioteca Pública de Chirivel, su pueblo natal, donde fue alcalde en los pasados años 50 del siglo XX, así como una plaza situada en Roquetas de Mar y una calle de Vélez Rubio.

Su vida literaria y personal siempre estuvo unida al Instituto de Estudios Almerienses, al ser miembro activo de su departamento de Arte y Literatura, y también porque esta Institución editó su poesía y prosa completa entre los años 2010 y 2013. En 2017, en torno a su producción editorial, tanto en poesía como en narrativa, fue editado en el IEA, coordinado por el fotógrafo Rodrigo Valero, su libro “Poeta Julio Alfredo Egea”, que contiene el reconocimiento de cuarenta y cuatro escritores y artistas.

Este mismo año, vio la luz el libro Semblanza de Julio Alfredo Egea (Con la Alhambra al fondo), del escritor Francisco Gil Craviotto, editado por Letra Impar, diferentes artículos, escritos con gran sensibilidad, que hacían constar el humanismo del gran poeta de Chirivel, recogiendo el homenaje de los escritores granadinos.

Una experiencia polifónica de voces, acompañando al autor desde el reconocimiento a su obra, que funde vida y arte, humanismo y esencialidad. Un recorrido donde se comparte esos paisajes intimistas y vivenciales, aglutinando palabras y sensaciones, una celebración de la vida, más allá de la muerte, en cada mirada cotidiana, en la pulsión de la mirada del poeta, su voz universal e imperecedera. El poeta: una sentimentalidad llena de signos, donde fluye el deseo de libertad. Una reflexión desde el silencio, una antorcha siempre viva. Desde el fotograma, el simbolismo, la representación urgente de la palabra.
En esta idea, el Círculo Julio Alfredo Egea seguirá su andadura, como reconocimiento eterno al escritor de Chirivel.

En 1969 se le impuso el Indalo de Oro en la Tertulia Indaliana, que recibió de manos de Jesús de Perceval. Así mismo se le concedió el Premio Bayyana en 1981. Fue nombrado Popular del Año, una concesión de Radiocadena COPE en 1992 y fue nombrado también Ideal del año por el periódico Ideal en 1994.

En el año 2000 fue elegido entre los 100 almerienses relevantes del siglo XX. Posteriormente, se le otorgó el Premio de las Artes y las Letras del Instituto de Estudios Almerienses en el año 2003 y recibió el Escudo de Oro de la Junta de Andalucía en ese mismo año.

Humanista y referente poético de la Generación del 50, el escritor muestra su amor por la naturaleza a través de una poesía llena de asombros que ha sabido comunicar en el acercamiento a unos cauces estéticos llenos de lirismo, vertidos en la entrega solidaria, desde la ética y el fuerte compromiso con la cultura y la sociedad almeriense.

En este sentido, recibió el reconocimiento de los libreros de Almería durante los actos de la Feria del Libro celebrados en 1997. Fue premiado con un homenaje en Roquetas de Mar en 2004 y recibió el premio Posada de Aslam-Benecid de Fondón en 2005, así como el Premio Villa de Oria en 2007.

En 2008, la Diputación de Almería le concedió la Medalla de Oro de la Provincia. Ese mismo año recibe el reconocimiento de la Asociación Andaluza de Escritores y Críticos Literarios y en el año 2012 el Ayuntamiento de Almería le otorga el Escudo de Oro de la Ciudad. En 2017, como hemos referido, el Instituto de Estudios Almerienses le hizo entrega del Escudo de esta Institución Cultural.

Julio Alfredo Egea, un humanista de la palabra. En el sentido machadiano, un hombre bueno. Un referente literario del que beberán las generaciones futuras.

Pilar Quirosa-Cheyrouze, del Departamento de Arte y Literatura del Instituto de Estudios Almerienses

[scrolling_box title=»OTRAS NOTICIAS» format=»» count=»30″ rows=»10″]

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*