jueves, 18 agosto 2022

Educación para la salud en los gimnasios

26 agosto 2013
293096_115523091927683_532266543_n

Comparte esta noticia en tus redes

Desde hace tiempo se llevan utilizando inmensa y descontroladamente, y durante los últimos años se ha disparado aún más tanto el consumo en sí como el mercado negro de este tipo de productos que son una auténtica arma de doble filo…

Desde hace tiempo se llevan utilizando inmensa y descontroladamente, y durante los últimos años se ha disparado aún más tanto el consumo en sí como el mercado negro de este tipo de productos que son una auténtica arma de doble filo.

Os traigo información, opinión y consejo profesional y personal acerca de este polémico y controvertido big bang con el que nos inundan por doquier y con el que son ya bastantes las personas que, sorprendentemente, acuden para resolver ciertas dudas e incluso auténticos miedos, pero que a fin de cuentas terminan lanzándose con los ojos bien cerrados.

De antemano os puedo asegurar que es un tema que, creo, la mayoría de profesionales de la salud (incluyo nutricionistas, médicos, enfermeros…) estamos bastante en contra a no ser que haya causas bien justificadas para su consumo. Tened bien claro eso. Y ahora, os invito a sumergiros un poco en este universo repleto de agujeros negros.

La L-Carnitina es denominada la molécula devoradora de grasa.

Es un aminoácido que constituye un co-factor esencial del metabolismo de los ácidos grasos, y actúa disminuyendo los niveles elevados de triglicéridos y colesterol en sangre, mejorando el metabolismo de los lípidos pues. En resumidas cuentas, ayuda a mantenerte delgado, con mayor energía y resistencia al frío y al cansancio.

Beneficios de la L-Carnitina:

Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Podría actuar como un agente antienvejecimiento . Ayuda a recuperarse de la fatiga. Ayuda a perder peso. Disminuye los depósitos de grasas corporales. Diminuye niveles elevados de colesterol malo (LDL) y de triglicéridos. Aumenta la energía y el rendimiento físico.

La L-Arginina, es el denominado aminoácido de la potencia.

Es un aminoácido que, entre otros mecanismos y efectos, interviene en la primera fase de la respuesta erectiva y, por acción de la enzima óxido-sintetasa, se convierte en óxido nítrico (es un vasodilatador) pudiendo de esta manera aumentar la capacidad eréctil. También daría mayor capacidad y poder a nivel de los músculos del cuerpo y está involucrada en la síntesis de creatina por ejemplo, pero la evidencia para este uso es pobre.

Beneficios de la L-Arginina:

Mejora la respuesta eréctil. Hay quienes sostienen que retardaría el crecimiento de los tumores y, probablemente, del cáncer, pero es algo que no está todavía comprobado. Desintoxica las funciones del hígado. Interviene en el proceso de liberación de la hormona del crecimiento, a la que se le atribuyen propiedades antienvejecimiento. Mantiene sano el sistema inmune. Aumentaría la producción espermática. Aumenta la producción de colágeno y la masa muscular, disminuyendo los depósitos de grasas corporales (no hay estudios demasiado evidentes). En uso tópico (crema) podría aumentar la excitación, turgencia y erección clitoridianas favoreciendo el orgasmo en mujeres anorgásmicas.

Y, por supuesto, efectivamente, se pueden combinar L-Arginina y la L-Carnitina.

Suplementación con estos compuestos a debate

Sin embargo, son dos sustancias que ya obtenemos de por sí a través de la dieta (que no os coman la olla demasiado).

Si la pretendéis consumir como suplemento, deciros que es un compuesto bastante seguro en general por vía oral y a corto plazo, pero debería estar indicada según el proceso, y bajo supervisión, control y seguimiento de profesionales sanitarios. Como cualquier compuesto, podría dar lugar a ciertas reacciones e interacciones. Como suplementación no se ha de abusar, ni mucho menos. Hay estudios que indican como máximo 1 mes de consumo suplementario.

Por otro lado, no os creáis la cantidad de sandeces estéticas milagrosas que intentan vender a través de estas sustancias, y mucho menos de fuentes nada fiables como internet (últimamente bombardeo puro y duro). ¿Quién no ha recibido noticias de productos con el eslogan «ponte cachas en 4 semanas», por ejemplo, e incluso productos combinados y sin seguridad alguna?

Efecto, por supuesto que tienen, y yo mismo los he comprobado a lo largo de mi rutina de ejercicios.

Pero no seamos tonticos…Solo ayudarán a ello bajo un nivel de ejercicio intenso y constante y bajo un estricto control.

Aparte, pensadlo bien, ese efecto va a depender de multitud de factores como: vuestra propia biología (aquí entra el metabolismo para que me entendáis algunos), la cantidad y calidad de actividad física que ejerzáis, el tipo de actividad o vuestra propia voluntad, entre otros.

¿De verdad alguien piensa que va a ponerse cachas o a adelgazar «sin mover un dedo» (entendedme)? Habría que ser demasiado ingenuo.

La alimentación y nutrición no son un juguete.

Así que, antes de aventurarte, infórmate bien. No te suplementes «porque sí» o por lo «que te digan».

Aquí añado la polémica, desde antaño, del «mal educador». Y es que os aconsejo (por no decir que os insto) a que pidáis recomendación a «auténticos» profesionales de la salud. En los mismos gimnasios, por ejemplo, os podéis encontrar con todo tipo de «intrusismos» y/o «comerciantes». Eso sin entrar en el extendido, permanente y potencialmente «venenoso» boca a boca de los mismos usuarios.

Sin entrar más, en otra ocasión compartiré un pequeño texto que escribí hace un año acerca de este tema.

Pd: Otro supraconsejo: ¡¡¡»NO» rotundo a los ESTEROIDES!!!

Y si consumís algún tipo de suplemento (incluyendo complejos protéicos, combinados de carbohidratos y proteínas, aminoácidos, etc) , que sea bajo control y «natural».

No os podéis ni imaginar la cantidad de personas (y algunas de ellas bien jóvenes) de las que, compañeros médicos, me informan que llegan a las consultas y las abandonan atónitos con problemas tan graves como insuficiencias renales.

La L-arginina como uso «clínico»

Por otro lado, este bloque químico es utilizado junto a diversos medicamentos para prevenir y tratar ciertas afecciones como por ejemplo para las migrañas, la hipertensión (¡precaución! puede provocar hipotensión), algunos tipos de cáncer, ciertas complicaciones de la diabetes, insuficiencia cardiaca congestiva, angina de pecho (solo aumenta en este caso la calidad de vida del usuario), inflamaciones de la vejiga, problemas renales y digestivos, para prevenir y tratar la pérdida de peso en usuarios con SIDA, calambres en las pirnas, debilidad generalizada, problemas sexuales, e incluso, fijaros, para tratar las heridas y prevenir sus posibles complicaciones, y para ayudar a prevenir el resfriado común.

El uso de la L-arginina en la «demencia»

Quisiera tocar este apartado específico, ya que es con lo que trabajo día a día y, aparte, creo de vital importancia el estudio de nuevos mecanismos de cara, al menos, a ralentizar este «tan complejo» proceso degenerativo donde incluiremos un tipo al que conocemos como «Alzheimer».

A día de hoy, hay unas pocas investigaciones que sugieren que la L-arginina podría mejorar la demencia senil.

Sin embargo, su posible uso se sustenta en que el óxido nítrico (NO), como hemos dicho anteriormente, mejora el flujo sanguíneo lo que repercute en la nutrición y oxigenación de los tejidos, entre ellos, el cerebral.

La insuficiencia de la producción de NO en los pacientes con Alzheimer contribuye a la progresión de la enfermedad. Sin suficiente NO producido en el cerebro, hay una reducción en el flujo sanguíneo y el aporte de oxígeno, así como la comunicación celular reducida entre las neuronas.

La restauración de la producción de NO en los pacientes con Alzheimer puede ser una primera línea de defensa para la progresión de la enfermedad y el deterioro cognitivo.

Si vamos más allá, el óxido nítrico incluso se ha llegado a usar por vía inhalatoria como tratamiento de emergencia en usuarios con lesiones cerebrales.

Así pues, ciertos investigadores tienen aún la esperanza de que nuevos estudios puedan conducir a nuevos tratamientos para la enfermedad de Alzheimer, pero aún existen ciertas pruebas a las que se enfrenta, que sugieren que los elevados niveles de óxido nítrico tienen un efecto tóxico y pueden desencadenar graves enfermedades cerebrales, como el caso del Alzheimer.

En resumidas cuentas, el óxido nítrico es un neuromodulador en el sistema nervioso. Es decir, que en función de su concentración y su localización es un elemento neuroprotector, que salva la vida de muchas neuronas, o un elemento neurotóxico, que exacerba el daño y causa una gran destrucción celular en la región cerebral donde se produce en exceso.

De este modo, y finalmente, se necesita profundizar aún más para saber si el NO puede ayudar a proteger antes de la enfermedad de Alzheimer, y si podría ayudar a prevenir la progresión de la enfermedad después de la aparición.

Fran García  es Enfermero, Ponente y Coordinador en prácticums del Grado de Enfermería – Almería –

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Un comentario

  1. Pero bueno ¿Como te atreves a dar consejos si la mayoría de tu tiempo lo dedicas a ser un tetas y un papas fritas? Ahora vas de sano o fofisano cuando te comes los chinos doblaos!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*