jueves, 18 agosto 2022

Diario de un superdotado en un colegio de Almería. (Relato completo)

2 septiembre 2013
diario

Comparte esta noticia en tus redes

Este diario comenzó siguiendo el consejo de un miembro de ASA Málaga (Asociación de Superdotados) para reflejar diariamente la presión a la que era sometido mi hijo a diario en clase y en el patio del colegio MMM de Almería. Como podrá comprobar, poco a poco se ha ido convirtiendo en una novela de ciencia ficción porque el acoso de sus compañeros ha quedado eclipsado por el acoso y derribo al que está actualmente sometido por su profesora, a tan solo dos semanas del final de curso.

Este diario comenzó siguiendo el consejo de un miembro de ASA Málaga (Asociación de Superdotados) para reflejar diariamente la presión a la que era sometido mi hijo a diario en clase y en el patio del colegio MMM de Almería. Como podrá comprobar, poco a poco se ha ido convirtiendo en una novela de ciencia ficción porque el acoso de sus compañeros ha quedado eclipsado por el acoso y derribo al que está actualmente sometido por su profesora, a tan solo dos semanas del final de curso.

DIARIO DE UN SUPERDOTADO

EN UN COLEGIO DE ALMERÍA 

Por Dulce Montagudo

 

CAPÍTULO I

Lunes, 8 de octubre de 2012

En clase de educación física: estaban jugando al sobre-sobre y eliminan a mi hijo y a AAA. AAA se sienta en un banco y mi hijo en otro. (Tienen sitios asignados pero como no había nadie se sentaron donde pillaron). AAA increpa a mi hijo porque se ha sentado en “su sitio” y mi hijo se cambia. Así hasta tres veces en que AAA se levanta y le tira de la oreja a mi hijo y éste le hace lo mismo en respuesta. AAA amenaza a mi hijo con que estudia Full Contact y cuando salgan “le va a partir la cabeza en 30 segundos”.

En el recreo: AAA ha seguido amenazando todo el recreo “ya verás a la salida”. Mi hijo se pone al lado del profesor como yo le he dicho durante todo el recreo. A la entrada, en la fila, le ha vuelto a amenazar: “por cobarde te voy a partir la cabeza y las piernas”.

A la salida: Mi hijo al ver que la amenaza persistía se lo ha dicho al profesor de gimnasia (como yo le aconsejé) y éste los ha llamado aparte diciéndoles que si pasaba algo les pondría un parte a los dos y al estar las dos madres esperando fuera no ha pasado nada.

En el recreo: Mi hijo ha querido jugar con FFF y JJJ, y FFF le ha dicho que no “porque eres un estúpido”, a lo que JJJ ha apuntillado “tu nunca ganas nada porque eres un imbécil”. Me dice que está acostumbrado a que todos le insulten.

Miércoles, 10 de octubre de 2012


Hoy tenían una prueba de lectura en lengua con la señorita AAA. El niño ha llegado del colegio y se ha acostado en la cama. No quería comer, ni decirme qué le pasaba. Tras largo rato insistiendo, me ha contado que todos los niños de la clase se han reído en su lectura y que la señorita le ha puesto un cinco. Se sentía frustrado y triste.

Aclarar que mi hijo tiene un Coeficiente Intelectual de 143 y un nivel de lectura a los 7 años situado en el percentil 99. Le han puesto un aparato recientemente en el cielo de la boca, pero aún así pronuncia con total claridad.

Durante este mes que ha pasado, no ha habido incidentes. El niño le dijo a sus compañeros que su madre estaba escribiendo un diario con lo que le decían y hacían y se han asustado.

CAPÍTULO II

Jueves, 8 de noviembre de 2012


Hay un certamen de escritura, según cuenta el niño. De cada clase sólo se pueden presentar cinco. La señorita hizo una votación de popularidad para ver que niños de la clase podían optar a presentarse. De los diez elegidos, se presentaron cinco (elegidos también por los niños) y de esos cinco, ha ganado una compañera. El premio era una tablet y el niño viene frustrado y me lo cuenta ahora. Eso fue hace un mes o así.

Dos niñas, AAA y SSS se han estado metiendo con él en gimnasia. Gordo, gafotas, enano, imbécil, cabrón…. En fin. Ha llegado a casa muy agobiado. Le he dicho que se lo cuente al profesor de gimnasia, D. BBB

Miércoles, 14 de noviembre de 2012

Hoy le han dado la nota de Conocimiento del medio. Ha sacado un 10, aunque la nota se le ha quedado en un 8 por las faltas de ortografía. Al ver la cara de alegría que ha puesto el niño y de sorpresa, la señorita le ha dicho en voz alta y delante de toda la clase que no se lo creyera tanto, que una niña de la clase (que no recuerdo su nombre) que es repetidora, tenía 20 puntos más que él de Coeficiente .Intelectual. A parte de que el comentario me parece fuera de lugar, sé de primera mano que no hay ningún otro niño diagnosticado como de altas capacidades ni en su clase, ni en todo el colegio MMM.

Jueves, 10 de enero de 2013

Hoy me ha llamado la atención el hecho de que, una vez más, al niño se le prohíba leer. Le han hecho comprar un libro de “Barco de vapor” y tan sólo le dejan leer el primer capítulo. Si lee más, lo suspenderán. El niño no ha podido evitar leerse tres capítulos y a la hora de hacer el “resumen” del primer capítulo tenía problemas porque no sabía como resumir “tan poca historia” como decía él, en seis líneas. El argumento de la profesora es que si no, luego se aburrirá. Cuando le digo que después le de más libros…me salta con que eso sería tratarlo diferente y no puede ser.
En el mes de diciembre, hizo un relato de seis folios a máquina que más parecía una novela policiaca. A parte de no subirle la nota de lengua ni una décima por el tremendo esfuerzo que a él le supone escribir tanto, ni siquiera se le hizo mención ni para bien, ni para mal. Cuando al recoger las notas se lo mencioné a su profesora, pasó por encima del tema y no le dio ninguna importancia. ¿Alguien cree que mi hijo se va a volver a esforzar en escribir algo para clase?…. Intentaré que lo haga en casa, porque estaba tan bien escrito que su tío quiere intentar publicárselo.

En diciembre ha faltado la última semana por encontrarse muy enfermo. Empezó como un simple catarro y se ha complicado bastante. Como no ha tenido oportunidad de hacer los últimos exámenes, le han suspendido matemáticas y lengua. También ha suspendido inglés…pero ahí no creo que tenga que ver el último examen. Los profesores han tomado como un cero, la nota del examen que no ha hecho para hacer la media.

Hablé con el profesor de matemáticas, diciéndole que no es justo, que debería de hacer la media sin tener en cuenta el examen no hecho y me dijo que lo que importaba eran sus anotaciones, que el boletín no era importante….Le han hecho el examen de matemáticas al volver del cole, pero no el de lengua, ni el de inglés… Tendré que ir a hablar con la tutora el martes que viene. Este martes me encontraba convaleciente de una operación en la boca.

Me consta, que al saber el niño que anoto lo que le pasa en el colegio ha dejado de contarme muchas cosas porque no quiere que vaya al colegio a protestar.

CAPÍTULO III

14 de enero de 2013

Hoy me ha contado el niño que la señorita está dejando a los niños que van retrasados en lengua o inglés, estudiando en clase durante la hora de educación física. Como si no fuera suficiente con que una de las dos horas semanales las dedicaran a teoría….  ahora les quita la señorita otra…  Creo que la educación física es ahora mucho más importante que nunca. El ratio de niños obesos es escandaloso y deberían darse cuenta de esto. Sigo pensándome ir a hablar porque me hace perder los nervios la falta de sentido común y en este colegio es mayúscula. Intentaré ir esta tarde, sobre todo a preguntarle a la señorita por qué no le ha hecho los exámenes que se perdió en diciembre por estar enfermo y que ayudaron a que suspendiera lengua e inglés.

17 de enero de 2013

Hoy ha presentado la solicitud para el programa Andalucía Profundiza. Ha hecho en una tarde un “proyecto de investigación” sobre los lenguajes de programación web más conocidos y su evolución. Le interesa mucho y yo le he ayudado a escribirlo al ordenador para terminar más rápido ya que no disponíamos de mucho tiempo.

Al entregarlo, la señorita le ha dicho “eso lo ha hecho tu madre”, a ver…dime algo sobre el lenguaje PHP. El niño al hablarle la señorita con tan mal modo, suele bloquearse y lo único que le ha contestado es “señorita, no me lo he estudiado” por lo que se ha llevado una buena reprimenda por contestón.

(Por cierto, al final lo seleccionaron para el programa. Fue el único de todo el colegio al que aceptaron. Fuimos dos veces y dejamos de ir porque se aburría. “Los niños no se lo toman en serio”, me decía…)

18 de enero de 2013

Hoy ha venido otra vez triste. Le pidieron que hiciera un breve escrito (6 líneas) sobre la señorita NNN, antigua directora recientemente fallecida. Este escrito lo ha hecho y lo ha escrito él solo, ya que no necesitaba ayuda para nada. Pues la señorita le ha vuelto a echar en cara, que no lo había hecho él…que si escribiera así no suspendería lengua…..Ha venido muy frustrado.

La señorita sigue sin enterarse de que la disincronía entre la destreza motriz y la mental, les provoca una fobia a coger el lápiz a este tipo de niños. Pero claro, ella dice que su hijo es superdotado y que ella sabe como tratarlos. De ahí no hay quien la saque.

También ha venido diciendo que se ha peleado en el recreo. Cuando le he dicho que no se pelee, porque le harán un parte, que se lo diga a la señorita, el niño contesta que todos le tienen miedo a la señorita; que está histérica; que grita y manotea por cualquier cosa; que si la “molestan” durante el recreo se enfada y les cae una buena reprimenda.

En fin, que tendré que ir yo el próximo martes a hablar con ella, porque la violencia física si que no la consiento. Se ha puesto “de moda” darle collejas al niño más pequeño (mi hijo) y está aguantando demasiado. Si mi hijo se defiende contra esos otros tan grandes, tendrá que ser haciéndoles verdadero daño (ya que no puede empujarles debido a su pequeña envergadura) y entonces será cuando vuelvan a hacerle otro parte, quede como un niño agresivo, monten un escándalo y amenacen con expulsarlo del colegio.

CAPÍTULO IV

30 de enero de 2013

Hoy el niño ha venido contando que una compañera repetidora, una tal MMM, lleva acosándolo desde principios de curso. Es como la matona de la clase. De hecho, hoy ha llegado y le ha hecho pedacitos tres dibujos que había hecho en la clase de artística. Como había un profesor sustituto no ha dicho nada, además le da vergüenza ser un chivato.

31 de enero de 2013

Esta mañana he acompañado al niño al colegio para poder hablar un segundo con la profesora y contarle lo sucedido. Me ha dicho que se informará, aunque le extraña lo que le cuento de esa niña porque tiene una actitud maravillosa.

(En realidad el tema no se solucionó hasta que días después agredió a una niña y cuando fue la madre, se enteraron de que llevaba varios días sin comer en el recreo porque esta niña le quitaba el bocadillo. Entonces si se castigó a la niña).

Además me ha dicho que el niño debería repetir para adquirir la suficiente madurez. Yo le he explicado que si repite sería lo peor para él, puesto que se aburriría enormemente. Pero ella me ha contestado que el problema es que ya no llega al nivel, que en matemáticas no llega. Yo he hablado en varias ocasiones con el profesor de matemáticas y me ha dicho que llega sobrado al nivel, solo que las operaciones repetitivas le resultan aburridas hacerlas. (Lo normal en este tipo de niños) No entiendo por qué su tutora se empeña en menospreciar al niño, en no ver su capacidad y en imponerle unas reglas totalmente contraproducentes para su desarrollo intelectual. Ella dice que su hijo menor es superdotado aunque no ha sido diagnosticado como tal y se cree una experta. Ante eso, no escucha ninguna de mis sugerencias. Además es una persona que no deja hablar a nadie, porque alza la voz y no hay manera de hablar por encima de ella. Voy a contactar con la inspección.

Por estas fechas dejé de escribir…sólo conseguía indignarme más y más, y he evitado ir al colegio y soportar las continuas mentiras de esa profesora con respecto a mi hijo, sus continuas intromisiones en su vida privada, mi vida privada, la de mi familia. Si voy una vez más en este estado, no podré controlarme. En vez de eso, estoy dedicando todo mi esfuerzo a trabajar con el niño. Gracias a una página de Facebook con recursos didácticos, encontré una foto muy curiosa. Se trata de un dragón en miniatura posado sobre los dedos de un niño. Cuando mi hijo vio la foto, le vino la inspiración y quiso inventar una historia: Draco, un dragón pequeño. Todos los días escribe una página de la historia. Al principio muy emocionado, luego…se fue aburriendo. Pero convenciéndole de lo que ha mejorado su letra y su ortografía, de lo bonita que será la historia cuando la termine…la sigue escribiendo, eso sí, con el sentimiento de estar haciendo una tarea. Le he prometido que la publicaremos y la terminaremos con el ordenador (odia escribir a mano). Lleva 32 páginas. Ha mejorado muchísimo en la escritura. Ya no se cansa tanto, evidentemente, y la ortografía está a años luz de donde estaba. Creo que ha sido buena idea redirigir el esfuerzo a mejorar sus carencias, en vez de intentar que cambien las circunstancias del colegio.

Las notas que me trae para mi no sirven. “Yo se que tú lo sabes, y que tienes un 10”, el día que tengas un buen profesor él también lo sabrá y te lo pondrá oficialmente. No te preocupes, porque tu esfuerzo SI vale la pena.

 

CAPÍTULO V

24 de abril de 2013

Hoy ha venido el niño diciendo que no iba a volver al colegio. Mi madre ha estado 12 días ingresada en el hospital y durante estos días el niño ha sufrido el descontrol de horarios y de casas. Unos días en una y otros en otra puede que haya descuidado los estudios. El jueves pasado la operaron de urgencia por la noche y por lo tanto, el niño no fue a clase el viernes porque se acostó muy tarde y pensé que sería mejor que descansara. Pues bien, no tenemos ningún teléfono al que llamar para pedir la tarea y la señorita tampoco le ha encargado a ningún niño que nos la diga.

Ha ido a clase toda la semana y resulta que hoy había una recuperación de una especie de prueba de inglés que hicieron el viernes. Todos lo sabían y mi hijo no. Nadie le ha informado, ningún compañero, ni siquiera la señorita que ha estado con él, lunes y martes. Pues hoy se ha puesto como una fiera, insultando a los niños que no habían aprobado (entre ellos mi hijo porque no la hizo) diciendo que “por culpa de estos gilipollas tenemos que perder la hora de religión”.

También había mandado ejercicios de lengua, y al ir a corregirlos hoy….idem de idem. Insultos, gritos y amenazas de repetir curso. Además a añadido con gestos despectivos “luego vendrá tu madre con la cantinela”.

Que tenga que volver a repetir a mi hijo “aguanta y estudia que sólo te queda 1 mes y medio ahí” es muy triste. Ir a hablar con la profesora es absurdo. Esa mujer no escucha y se inventa lo que haga falta con tal de llevar la razón. La he pillado ya en muchas mentiras.

He estado unos meses sin escribir porque los problemas eran menos habituales, más esporádicos y hemos redirigido el esfuerzo en mejorar las carencias del niño. Pero en una ocasión en que mi madre y yo fuimos al recreo a darle el bocadillo al niño, mi madre le dijo a ella que el niño se aburría en clase; sencillamente, sin nada más…sin ni siquiera sugerir que era por su culpa. Esta señora entró en cólera y empezó a decirle a mi madre cosas sin sentido, como que “mi madre había abandonado a sus hijos y se había ido fuera, cosa que afectó mucho al niño”. Como la conozco, yo calmé la situación, pero estas cosas son demasiado habituales. La señorita tiene atemorizados a los niños, a los que les hace mentir a su antojo con tal de salirse con la suya y llevar la razón frente al director, a un padre o madre o ante quien sea.

Después de aquel vergonzoso episodio y de decirme que no quería ver a mi madre más por allí, me citó un día para hablar con el director del colegio, seguramente previendo que yo arremetería contra ella por su actitud. En la reunión lo que quería era exponer sus razones para que mi hijo repitiera curso. Por supuesto, el director que conoce a mi hijo, dijo que eso sería lo último. Que a ese niño repetir le haría mucho más daño que no hacerlo. La señorita aportó todas las malas notas, pero sólo las malas notas…no dijo nada de los continuos dieces en conocimiento del medio cuando pregunta oralmente, o las buenas notas de matemáticas, ni de los escritos diarios que le trae de casa. No le di más importancia al ver la actitud del director y al hablar con el profesor de matemáticas y asegurarme que si el niño suspende algún examen, es por no hacerlo como su profesor dice… no por hacerlo mal. Le obligan a hacer operaciones ridículas por escrito, cuando él las hace mentalmente y varios requisitos de ese tipo, le hacen bajar mucho la nota. Pero, por supuesto, no pone en duda el nivel de conocimientos del niño.

También me ha contado mi hijo, que en ocasiones se ponen “a charlar” en clase y la señorita les cuenta que su padre fue un héroe de guerra, que tiene un edificio en propiedad, que cada hermano suyo dispone de una planta completa para ellos, que veranean en Inglaterra y que hacen cruceros por el Mediterráneo. Todo esto en una clase donde hay niños sin padres, con padres en paro, sin recursos y con un nivel adquisitivo medio muy pobre, o incluso con los padres encarcelados.

Son cosas que me asustan, me asombran y me preocupan y no quiero dejar de comentárselas. El efecto de todo esto, es que a esta señora se le teme en el centro, que nadie le discute, que está histérica por cualquier problema de salud o privado y que la paga constantemente con los niños.
Es una pena, porque es la profesora que más se dedica a ellos. Pero me preocupa que olvide que son niños y que no pueden pagar sus frustraciones constantemente.

Otra cosa que quería poner en su conocimiento es que en las lecturas, la señorita obliga a todos a ir al ritmo de AAA, un niño que padece dislexia y que por lo tanto lee muy, muy despacio. Por supuesto que apruebo a que se ayude al que no llega, pero no pueden obligar a los demás a descender de nivel. Imagínese a mi hijo, con un nivel de lectura de un adulto, obligándole a leer como un niño de 1º de primaria. Sería lógico que a los cinco minutos estuviera mirando por la ventana o pensando en sus cosas.
Esta señora, lejos de motivar a mi hijo, lo desmotiva constantemente, aplasta su moral y sus esfuerzos por mejorar, no le deja avanzar en lo que le gusta y le prohíbe terminantemente adelantar o ampliar conocimientos.

Por todo esto que le contaba al principio, está castigado toda la semana sin recreo y tiene que ir el martes de 4 a 6 al colegio para estudiar. Esta tarde no puedo ir al colegio porque tengo que cuidar de mi madre, pero mañana iré e intentaré que me de la profesora su versión.

CAPÍTULO VI

7 de mayo de 2013

Hoy he ido a recoger al niño para llevarlo a la consulta del anestesista, pues lo operan próximamente de vegetaciones. La profesora me ha hecho subir para enseñarme un examen que han hecho hoy que el niño ha dejado en blanco. Me ha vuelto a decir que va a repetir, reiterándolo varias veces y dándolo por sentado. Cuando hemos salido de clase, el niño me ha contado que antes de llegar yo le ha dicho que “cuando lo haga repetir y yo le mande a la inspección, le enseñará el examen y retará al inspector a que lo apruebe si puede. También ha añadido que como será “denuncia falsa” multarán a su madre y como no podrá pagarla tendremos que irnos de Almería”.

Esas cosas, son las que no entiendo ni entenderé. Creo a mi hijo, porque hasta la misma profesora a admitido cientos de veces que puede ser como sea, pero que el niño es muy sincero en lo que dice. Y todas estas cosas son las que no me parecen apropiadas y creo que están perjudicando gravemente, no sólo a mi hijo que por fin sale de ese colegio, sino a todos sus compañeros.
El otro día esta señora, hizo un ranking de popularidad con la siguiente excusa ¿quién creéis que llegará a la universidad? Los niños votaban si, no o puede ser, levantando a cada niño de su sitio para hacer la votación pública. Son humillaciones que ningún niño debería soportar, en mi opinión.

Lo del examen en blanco, es algo que hacía tiempo que no había hecho. Estos días hemos estado tan enfrascados en la hospitalización y posterior intervención de mi madre que el niño ha estado bastante desconcentrado. Y este niño, como muchos otros niños con AC, si no se lo sabe perfecto, no contesta. Es así. Prefiere no poner nada, antes que poner algo mal. No lo entenderé nunca, pero así es.

He hablado con él y me ha prometido que no le volverá a pasar.

Otra cosa que quería señalar, es que a diario tienen “exámenes orales” en los que mi hijo siempre saca 9 o 10. Cuando llega la hora de evaluar, todas esas buenísimas notas nunca son tenidas en cuenta. Solo cuentan los exámenes escritos. Y eso es trabajo diario que si, como se supone, se trata de una evaluación continúa debería tenerse muy en cuenta a la hora de puntuar.

29 de mayo de 2013

Hace un par de semanas, la señorita me hizo ir al recreo a hablar con ella. El motivo era “aconsejarme” sobre el futuro del niño. Se ha enterado de que mi hijo tiene intención de entrar en el seminario el año que viene (ya lo sabía desde hace años, pero ahora se ha enterado de que le han concedido la beca). Pues bien, ha expuesto una serie de motivos contradictorios para intentar quitarme la idea de la cabeza. Quiere que siga en este centro y quiere que repita curso. Con esta mujer no se puede discutir y sólo me limito a asentir y darle la razón. Me dijo (como si tuviera que asustarme con eso) que tendría que mandar un informe extensísimo sobre el niño, con todas nuestras tutorías, con las tutorías de todos los años de primaria. Cuando vio que eso no me “asustaba”, cambió el registro y empezó a decirme, eso si como consejo de amiga a amiga, que ese colegio es un colegio de “niños pijos” que van a acosar a mi hijo y que le van a hacer la vida imposible. En fin, argumento tras argumento durante la media hora del recreo todos para convencerme de que matriculara al niño en “su” colegio otra vez (ella se cree la dueña y señora de este centro).

En aquella conversación me quedó una cosa clara, y es que ella quiere que su hijo mayor entre en el seminario pero el niño no quiere y ella no puede pagarlo. (o eso me dijo)…Ahí ya empecé a sospechar motivos personales para esa “campaña” anti-seminario.

Hoy, al ver que no habíamos echado la solicitud de reserva de matrícula me ha vuelto a llamar para que acudiera al recreo. La argumentación de hoy ha sido más agresiva y no sólo conmigo. Se ha pasado las 5 horas de clase con mi hijo, haciéndole un auténtico lavado de cerebro; mintiéndole descaradamente, chantajeándolo, asustándolo e hiriéndole donde más le duele. Sabiendo la falta de padre que sufre, ha llegado a prometerle que conseguiría que estuviese estudiando en Valencia con su padre 1º y 2º de la ESO, si renunciaba al Seminario….a lo que el niño, por supuesto, ha accedido…¿¿Ves???…¡no tiene vocación!. Le ha estado mintiendo sobre el millón de cosas a las que tendrá que renunciar si entra, que tendrá que levantarse a las seis de la mañana para maitines (falso), que si suspende un examen le dejarán un mes sin ver a su madre, ya que sabe que es lo que más quiere en el mundo (falso), que si suspende le dejarán sin comer (falso), que tendrá que pasar las vacaciones allí y ya no me verá más (falso). Ha hecho llorar a mi hijo, le ha hecho sufrir, realmente le ha torturado durante cinco horas.

La impotencia ante esta señora que también le ha chantajeado con el tema de los exámenes. (si no vas al seminario, podré pasarte la mano con las faltas de lengua y quizá apruebes…si no, no podré hacerlo y repetirás), me ha dejado todo el día fuera de mi.
Discutir con ella es absurdo, corregirle en todas y cada una de sus mentiras, es absurdo…hablar con el director y montar un escándalo (porque todo lo que sea contradecirla es montar un escándalo debido a sus reacciones exageradas) es absurdo quedando 3 semanas de colegio.
He meditado, he intentado relajarme y pensar fríamente. He hablado con mi hijo y con la delegación de educación y he accedido a reservar matrícula en ese centro para calmar a esa señora que como se puede apreciar por sus actos no se encuentra en condiciones para dar clase.

Bien, he hablado con mi hijo y estaba tan confundido después del “lavado de cerebro” que lo he dejado estar. Le he dicho que le de la razón a su señorita porque está muy alterada por sus problemas de salud y que no se preocupe por nada más, que por estudiar y sacar buenas notas en estos últimos exámenes.

¡Ah! Hoy han hecho un “test de madurez” que por lo que me ha comentado el niño no es otra cosa que un psicotécnico normal. La señorita mirando el test le ha dicho que lo ha hecho bastante mal, que si no tiene madurez suficiente no podrá pasar…otra vez ha hecho llorar a mi hijo y le ha vuelto a hacer sentirse inferior.

Cuando empezó con la “cantinela” de que quería que repitiera, me fui a la ley y la única baza que tiene para hacerle repetir es “falta de madurez”. Un chiquillo que habla de tú a tú con adultos desde que tenía 3 años, no tiene, ni tendrá falta de madurez para estudiar un 1º de la ESO. Pero ella sigue intentándolo. No sé los motivos, no los entiendo. Pero este daño que le está haciendo a mi hijo le va a durar mucho tiempo.

Por otro lado, la semana pasada contactaron conmigo varias madres de niños que no están en la clase de mi hijo, para alertarme de que todos los días en la fila de entrada del colegio se estaba abusando y humillando a m hijo por parte de los compañeros.

Tanta es la impotencia que tenemos ante su señorita y tutora, que he preferido acompañar y recoger al niño todos los días y así evitar problemas. Solo tres semanas, nos repetimos el niño y yo. Un último esfuerzo y no tendrás que sufrir más nada de esto.

Se que la señorita fue una buena profesora en su día. Lleva un tiempo, un par de años, con graves problemas de salud que mucho me temo que le están afectando psicológicamente. Las “charlas” con los alumnos son cada vez más frecuentes, de tal modo que se pone a contarles cosas de su vida y no dan clase, acumulando materia día tras día. Todos los años terminaban antes de tiempo todos los exámenes….este año, está haciendo exámenes de dos temas porque no les da tiempo.

Los niños están muy asustados y no quieren decirle nada para no irritarla. Me comentaban esta semana un par de madres, que sus hijas sabiendo que la señorita se había equivocado en la puntuación de los exámenes y que tenían más, se negaban a decírselo a la señorita. Preferían quedarse con menos nota, que intentar hablar con ella.

Las madres con las que he hablado, tienen la misma sensación que todos: esa señora no está bien psicológicamente. Aún así, nadie está sufriendo esto tanto como mi hijo.

Un niño extremadamente sensible, al que ataca desde un punto de vista muy, muy personal.

Si cualquier madre/padre viera como torturan psicológicamente a su hijo día tras día, le cortan las alas de su talento, no le dejan avanzar, le mienten, lo asustan y encima sus compañeros le acosan y le humillan, tomaría medidas más drásticas seguramente.

Yo sólo quiero que mi hijo salga de ahí. Que se le pongan las notas en función de sus conocimientos. Que no se le humille constantemente, y se le deje leer un libro en una tarde y no se le castigue por ello. Que pueda mirar las lecciones siguientes, y no se le castigue. Que se le invite a profundizar en el área del conocimiento que más le guste. Que se tenga en cuenta su alta capacidad y se informen (que ya han tenido tiempo) de las particularidades de estos niños para ayudarle.

Como madre, me siento frustrada por no “defender” a mi hijo. Como persona pragmática, creo que estoy haciendo lo correcto porque lo primero es que mi hijo pueda salir de ahí.

Realmente, no sé si todo esto será constitutivo de delito, pero a estas alturas me está pareciendo que si. Quizá me plantee una denuncia ante el juzgado…no lo sé. Estamos agotados, agobiados, frustrados y muy dolidos. Espero que mi hijo consiga salir indemne de esto y que no le queden secuelas psicológicas.

CAPÍTULO VII

Lunes, 3 de junio de 2013

Hoy ha venido el niño enfadado con la señorita por lo siguiente: el supuesto “test de madurez” que hicieron el otro día, hoy ha resultado ser parte de un test de inteligencia para diagnosticar altas capacidades, siempre según su señorita.

A dos semanas del final del curso y cuando está acumulando temas y haciendo los exámenes de dos en dos, por lo visto hay tiempo para hacer test de inteligencia (si es lo que realmente es). Bien, pues la señorita se ha dedicado a decir en clase de modo general y mirando a mi hijo, que las pilla al vuelo, que “no es lo mismo hacer un test de altas capacidades en 1º, cuando se le da mucha “vidilla” y creérselo (no conseguimos entender a que se refería con lo de “vidilla”) que hacerlo en 6º y descubrir que no se es lo que se pensaba”.

El niño, por supuesto, se ha sentido aludido, humillado y ofendido y ha venido del colegio más amargado aún si cabe.

Hasta la fecha, el único niño diagnosticado en el colegio como “Superdotado” o “Alta capacidad intelectual” es el mío, dicho por el director del colegio, al ir a solicitar una beca para niños con necesidades educativas especiales.

¡Ah! El bochornoso capítulo de las becas. Resulta que hace años que existen pero el colegio que tiene la obligación de informarnos, nunca lo hizo. Este año me enteré por la asociación de Málaga que existían y como solicitarla. Lo más divertido de estas becas es que se requiere que primero realices el gasto, lo justifiques y luego ..ya veremos si te la dan. Siempre pensé que las becas eran para personas sin recursos que tienen unas necesidades educativas que no pueden cubrir. Pero al parecer no es así. Todos y cada uno de los cursos, actividades y seminarios que encontré son muy caros y nadie quiso matricular a mi hijo a espera de la dichosa beca….luego el niño se quedó como siempre, sin actividades extraescolares por falta de medios. Las becas son un fraude.

Mañana tienen un examen de dos temas muy densos que lleva estudiando mucho (él hasta ahora no ha necesitado estudiar, solo leer). Veremos a ver la nota.

Seguimos tachando los días que faltan para que acabe el curso en el calendario, para animarle a seguir.

No se si he comentado a lo largo del diario, que la señorita (por su cuenta y sin consultarlo con nadie) le hizo un test de dislexia porque estaba convencida de que lo que hace al niño diferente no es su alta capacidad intelectual. Por supuesto, salió negativo, pero ni siquiera me informó de lo que iba a hacer y de que lo hizo. Sólo después de unos meses hablando conmigo “se le escapó”. Ella dice que su hijo es superdotado y tiene en la cabeza que todos los superdotados son iguales, y mi hijo no encaja en tal definición.

Ya me pasó en educación infantil con la Señorita AAA, que aún imparte clase. Me bajé de Internet un cuestionario que tiene la Junta de Andalucía para estos casos, para que lo rellenara con notas sobre la actitud del niño en clase. Aquella señora lo rellenó, después de mucho presionar y decirme que no era su obligación, como si se tratara de otro niño diferente. No lo soportaba por su dinamismo y su falta de respeto a las normas, y sencillamente lo apartaba. Mientras todos hacían cosas, mi hijo estaba aparte jugando o corriendo por la clase.

Debí entonces, intentar cambiarlo de colegio, pero en 1º tuvo la suerte de dar con una profesora totalmente vocacional, mayor y muy, muy inteligente que ayudó muchísimo a mi hijo. Fomentaba su aptitud para la oratoria dándole los papeles más largos en las obras de teatro, les daba información variada sobre literatos, pintores, escultores en fotocopias que mi hijo aprendía de memoria. Sabía captar su atención, y le gustaba ir al colegio. Fue la única época que le gustó ir al colegio.

Gracias a un psicólogo en prácticas que estuvo en ese colegio, y que hizo un test a todos los niños del mismo, descubrimos la inmensa diferencia entre mi hijo y la media.

Aún así, no quisieron hacerle un diagnóstico. Tuve que mentirles, diciéndoles que necesitaba que estuviera “catalogado” para acudir a un campamento de verano para altas capacidades, para que terminaran el test. Aún así, me consta que varias partes del mismo se las quitaron antes de tiempo. La sorpresa de la orientadora, de los profesores y mía fue que, aún así, le salía un C.I. de 143.

La escolarización de mi hijo desde infantil hasta ahora, ha sido una tortura para ambos. Nunca se han admitido mis consejos. Les he llevado bibliografía, enlaces de Internet, cursos, seminarios…y nadie nunca me ha hecho caso.

Esta señora que actualmente le da clase, empezó muy bien, tras el paso por segundo curso y la visita de la inspección por el maltrato al que se sometió el profesor a mi hijo. Pero poco a poco, se ha ido viendo que era tan solo “de boquilla”.

Siempre me ha dicho que tenía material especial para él, pero cuando el niño ha terminado una tarea antes, le ha dado a leer “cuentos clásicos” o le ha puesto a hacer más tarea. Todo esto hizo que el niño terminara perdiendo totalmente el interés.

CAPÍTULO VIII

Martes, 04 de junio de 2013

Hoy a primera hora era el examen de Conocimiento del Medio de dos temas muy densos. El examen constaba de 5 preguntas a desarrollar. Mi hijo ha contestado la primera pregunta, bastante nervioso pero bien, un folio por una cara y media más escrito en una sola pregunta es mucho para este tipo de niños. Pues bien, terminando esa cuestión la señorita le ha hecho “la gran pregunta”: “¿Prefieres repetir 6º o pasar a 1º de la ESO?…piénsatelo y la semana que viene hablamos”.

Por supuesto, el niño se ha desconcentrado totalmente…tanto, que se ha quedado en blanco y se le han escapado unas lágrimas. La señorita le ha hecho salir de clase para que se despejara (con el consecuente tiempo perdido de examen) y al volver ha conseguido terminarlo, aunque le ha faltado una pregunta por contestar.

Doy fe de que se ha pasado el fin de semana entero estudiando, y se sabe hasta el número de página donde viene cada cosa. Pero con la presión de todo lo que está sufriendo, más la interrupción “¿a posta?” de la señorita…

De nuevo lo tengo en casa, porque hoy lo operan de vegetaciones, llorando.

Jueves, 05 de junio de 2013

Mi hijo fue operado el martes de adenoides y de uno de sus oídos, con complicaciones de una hemorragia medianamente grave. Estuvo ingresado toda la noche y ayer le dieron el alta. Tiene que estar a reposo relativo durante una semana y faltará al colegio y a los exámenes. He ido en el recreo a hablar con el director, D. BBB, pero no estaba y he aprovechado para hablar con la orientadora que estaba en el recreo con sus alumnos.

Lo primero que le he preguntado es si el test que han hecho los niños de 6º era, como dice la srta. AAA, de inteligencia para detectar superdotación. Me ha contestado que no, que tan sólo es un test que suelen hacer todos los años a los alumnos de 6º, pero sin más importancia. Luego le he hablado de la mala adaptación del niño con sus compañeros y con su profesora, y de la intención de esta última de hacerle repetir. Como esperaba se ha sorprendido por lo de “repetir”. Ya le he dicho que el niño se está esforzando mucho, pero que en inglés va flojo porque no quiere. Me ha dicho que hablará con la señorita y se informará. Que sigamos luchando como hasta ahora.

Más tarde, a la salida del colegio he ido a hablar con la señorita AAA para informarle de que faltará el niño una semana. Me ha dicho que no me preocupe. Que con que haga bien los globales ya le vale. Y ha empezado de nuevo a decirme mentiras: me ha vuelto a garantizar que el test que se les ha hecho es para detectar sobredotación y que al niño le ha salido tan mal que sale “en la media raspandillo”. Sin decirle que había hablado con la orientadora, le he insistido si estaba segura de que eso era así y me lo ha garantizado.

También me ha dicho que ha sido el mismo niño el que le ha dicho al ver lo mal que le salía el “test de inteligencia”. “¡Ay, señorita!¡Cuánto me arrepiento de no haber trabajado más estos años atrás!” (no se lo cree ni ella) A lo que ella ha añadido: ¿Es que acaso quieres repetir? Y dice que le ha contestado con un gesto de “quizá”.

¡Es impresionante la desfachatez de esta mujer!

A todo esto hay que recordar, que la señorita cree que el año que viene no irá al Seminario y que por eso ha dejado de “machacar” al niño con el tema. (He reservado matrícula en este centro MMMt AAA para que se calmara).

Mañana a las 9,30 tiene una hora libre el director y voy a aprovechar para hablar con él e intentar hablarle de la idea que tiene la señorita de que repita el niño. A ver qué opina sobre el tema.

 

CAPÍTULO IX

 

Viernes, 06 de junio de 2013

Esta mañana he estado con el director D. BBB. Le he expuesto el miedo que tenemos ante la insistencia de la señorita AAA de que repita curso. Que el niño está bastante deprimido y que se está esforzando mucho. Realmente, ha sido una visita bastante anodina como siempre. Me suele pasar con este hombre que después de cada conversación, salgo del despacho sintiéndome ignorada. No he querido atacar a la señorita AAA contándole todo lo sucedido, pero si le he expresado mi miedo porque si los exámenes que le quedan los hace mientras los demás dan clase, no van a tener el mismo resultado. Al niño le cuesta concentrarse y más con las interrupciones de su señorita.

Realmente lo que quería es que autorizara al niño a hacer los exámenes fuera de la influencia de su profesora…pero no ha habido suerte. Este hombre nunca le da importancia a nada. “Dile que haga el sprint final que su señorita ya lo tendrá en cuenta” me ha dicho. “Que lea, que amplíe vocabulario”. Señor Director, le he contestado, mi hijo tiene un vocabulario bastante más rico que el mío y que el suyo. “Bueno, bueno…pues que lea”. No se entera de qué niño está hablando, o quizá ahí se vea la “campaña” realizada por la señorita AAA durante todo este curso buscando apoyo en los demás miembros colegiados para poder hacerle repetir. Mi hijo jamás ha tenido problemas de lectura. Jamás. Al revés. Su dotación consiste en eso: capacidad verbal y lingüística. Su problema es la disincronía entre mente y mano a la hora de escribir. Es fácil de entender si se informaran…pero no han querido nunca.

Nunca le han dejado escribir en el ordenador, por ejemplo. Lo que haría la escritura un poco más rápida y un poco más cercana a su velocidad de pensamiento. Al revés. Ha estado muchos meses castigado sin ordenador, hasta que no hiciera bien la ortografía.

No han querido tratarlo diferente, cuando por ley tiene derecho a ello. “No, hasta que hagas lo mismo que los demás”. Se trata de motivar a los niños, no de desmotivarlos.

Lo que más me asusta de todo esto, es las reacciones que veo en el niño cuando alguien le levanta la voz. Le tiene tanto miedo a la señorita AAA y a su sistemático terror psicológico, que cuando alguien le levanta la voz como suele hacer ella, el niño se bloquea totalmente. No he visto cosa igual. Se queda en blanco, dice tonterías, realmente no sabe ni lo que dice. Con la personalidad tan fuerte que tiene este niño, me choca tanto que reaccione así, que me asusta.
Delante de mi, y presionado por su señorita, ha llegado a mentir abiertamente en cosas que yo se que no son verdad…con tal de darle la razón a su señorita y que deje de mirarle y de hablarle. Es horrible. Cuando se aparta la señorita, es cuando me dice la verdad y si le insisto en que lo haga delante de ella, dice que cuando yo me voy…se enfada con él y le echa una buena reprimenda.

Miércoles, 12 de junio de 2013

Por fin hoy se ha reincorporado el niño a las clases. La señorita AAA no está porque su hijo tiene problemas de salud y está ingresado.

El niño ha estado hasta el recreo en el colegio, donde se ha caído y se ha llevado un buen golpe en el tobillo. Me han llamado para que lo recogiera y tras varias horas en urgencias: “posible fisura en el tobillo”. Luego se quedó en esguince…me parece que alguien quería exagerar el dolor para no volver al colegio…

No nos han querido recetar muletas, pero si le han dicho que no apoye el pié. Así que hoy tampoco podrá ir a clase. Temo por sus exámenes, por sus notas y porque tenga excusas para hacerle repetir.

Mañana vamos a su pediatra para que nos diga si es necesario escayolarle (ya que en urgencias solo le han puesto una venda) y nos recete unas muletas para que pueda moverse e ir a hacer los exámenes.

Su colegio es un edificio de cuatro plantas y él tiene su clase en la segunda.

CAPÍTULO X

Jueves, 13 de junio de 2013

Hoy iba a llevar al niño al colegio, pero no teníamos muletas y anoche se cayó en casa haciéndose mucho daño. He preferido llevarlo al pediatra para que revise su estado y nos recete las muletas.

Toda la mañana de centro en centro, y el niño sin asistir a clase. El pediatra nos ha derivado al traumatólogo con un diagnóstico de esguince de grado II. Inmovilización y nuevo vendaje y muletas.
A medio día, he ido al colegio para interesarme por el estado de salud del hijo de la tutora y para preguntarle qué se puede hacer con respecto a los exámenes.

Hoy estaba esta señora de un humor diferente. Supongo que la enfermedad de su hijo la ha ablandado. Me ha dicho que me va a hacer caso, que ya no va a intentar que repita, pero que va muy flojo en todo y que tiene que hacer los globales de lengua e inglés y el último examen de matemáticas.

De lengua me ha dicho, que no le va a poner el examen de conocimientos sobre el temario y me pregunto yo ¿qué examen global le va a hacer entonces?…Veremos.

De inglés…no sé que va a hacer. Tiene los conocimientos en la cabeza, pero como no lo sabe escribir perfecto se cierra en banda. Toda la tarde de ayer intentando que entienda, que hay que intentarlo, que si no lo sabe perfecto hay que intentar escribirlo y después ya intentaremos saberlo perfecto; que es una asignatura que no puede evitar porque es necesaria y fundamental para el nuevo colegio.

De matemáticas, el tema es de estadística: facilísimo y el niño lo tiene super-controlado. La cuestión es que vaya más lento, que lea bien los enunciados, que se relaje y no se salte nada por muy simple que sea. En fin. A ver que pasa mañana.

Me ha comentado también, que mañana me dará unos papeles sobre superdotación que le está dando a todos los padres. No sé bien que es, pero es algo para que rellenen los padres. Eso si, sigue insistiendo en que ya no da el perfil de sobredotación por su retraso a la hora de escribir. Que repetirá 1º de la ESO y que me arrepentiré de que no haya repetido 6º.

Viernes, 14 de junio de 2013

Hemos hecho el peregrinaje con las muletas hasta el colegio (100m.) y al llegar el niño estaba tan agotado que no quería subir a su clase. Es en el 2º piso.

Me ha costado un montón, porque nadie nos ha echado una mano, pero lo he conseguido subir los dos pisos apoyado en la barandilla y en mi (con una tendinitis en el hombro que tengo). Cuando por fin hemos llegado, la señorita me ha dado un Cuestionario de altas capacidades para las familias. El mismo que rellené yo en su día, pero cuando el niño tenía 4 años. Me parece que no es aplicable para estas edades, pero aún así lo he rellenado y ahora se lo llevaré a esta señora.

He ido a recoger al niño al colegio y estaba muy contento. Se ha tirado las 5 horas de clase, incluido el recreo, haciendo exámenes escritos. Primero conocimiento del medio, mapas físico y político de Europa. (la señorita me dijo que no se lo iba a hacer y la mitad del físico no se lo había preparado), luego el global de lengua (la señorita me dijo que no iba a examinarlo de contenidos, por lo que no repasó el día de antes, y al final sí lo ha hecho) y el último examen de matemáticas.

Estoy muy orgullosa de mi hijo. Que haya conseguido estar cinco horas escribiendo y salga con una sonrisa… La señorita hoy lo ha dejado tranquilo. No ha habido charlas, ni amenazas, ni nada. Ella tiene ahora problemas graves con su hijo mayor. Ha estado ingresado por una hemorragia interna y está muy asustada con eso.
El examen de inglés lo ha dejado para el lunes.

CAPÍTULO XI

Lunes, 17 de junio de 2013

Hoy ha hecho el examen de inglés. Al llevar al niño a clase, la señorita AAA me ha parado para enseñarme las notas de los ¿dos exámenes? que hizo. Me dijo que era un examen global…y ahora son dos los que hizo. Bueno, en uno ha sacado un 4 y en otro un 4.5. Me ha dicho que ha hecho todo lo posible por sacar puntos de donde no los hay y que ya no depende de ella. Que quizá no le dejen aprobarlo. Ha sacado una libreta de notas que tiene con todos los niños, y me ha dicho que en el segundo trimestre lo aprobó ella…cuando he visto 4 dieces, un 8.75, 7.5…en fin, varias notas muy altas y otras pocas muy bajas. No estoy segura de lo que he visto de un primer vistazo, pero me daba la sensación de que la media aritmética daría más de aprobado por ella.

También me ha dicho que las dos pruebas de madurez de lengua y matemáticas que le hizo la orientadora….¿que? la he parado yo…”si, si…las pruebas de madurez”…Ahora el famoso test de inteligencia, eran pruebas de madurez de lengua y matemáticas. Ya no sé que esperarme de esta mujer. Está claro que la orientadora ha debido hablar con ella y a estas alturas sabe que yo sé de sus mentiras respecto al test. Pues dice que le salieron muy mal, aunque aún no sabe los resultados.

¿Adivina? Por eso está intentando calmarme a mi. Cariñosa de más, amiguísima como si tomáramos café juntas, …ufff.

No sé si fiarme de su corrección. Evidentemente no confío en esa mujer y en sus intenciones para con mi hijo. Quizá tenga que solicitar que alguien distinto corrija esos exámenes. ¿La inspección quizá?

A las 12 del medio día, el niño me ha llamado. El profesor de educación física, D. BBB, ha llegado a clase para acompañar a los niños al parque y no le ha dicho nada; él tampoco ha preguntado. Simplemente han salido todos y al ver que se quedaba solo…se ha ido detrás de la fila. Nadie le ha ayudado, por lo que ha bajado con las muletas, solo, dos pisos de escaleras con el peligro que eso conlleva.

¿Nadie te ha ayudado? “Nadie, mamá”. El profesor no le ha hecho ni caso y ha tenido que correr con las muletas porque para cruzar el parque, el profesor para el tráfico y cuando él ha llegado, ya se había quitado del paso de peatones.

Total, el niño se ha hecho daño en todo este proceso, o igual era tan sólo la humillación de que nadie le echara un cable lo que le ha hecho llamarme. No iban a hacer nada más el resto del día, tan sólo ensayar unas canciones para cantárselas a los niños más pequeños el viernes.

Mañana vamos al traumatólogo, así que tampoco asistirá a clase.

Sé que para mi hijo el esfuerzo es su gran problema. Se rinde muy fácilmente. Pero todo esto le está ayudando a querer esforzarse menos aún. Los intentos que ha hecho, lejos de darle resultados, han sido totalmente en vano.

Evidentemente, con la escritura si hemos hecho un gran logro, pero en casa.

Aunque aún no llega al nivel que debería, lo lograremos, porque yo si quiero motivarlo.

Hoy le han hecho escribir a toda la clase una redacción Mis cuatro años con la señorita AAA. Cuando he visto lo que ha escrito el niño en clase …todo eran halagos y cosas buenas. ¿Esto es lo que tú piensas, hijo?. No, mamá. Eso es lo que quiere AAA que le diga.
Pues le he invitado a escribir una redacción de verdad. Que demuestre que sabe redactar, que explique lo que siente con respecto a su señorita. Que sirva de prueba para que nadie piense que yo me lo invento. “Demuestra que sabes explicarte, hijo y demuestra tu evolución con la ortografía”.

Pues ahí está, lleva 3 folios y me ha pedido que le deje continuar mañana, porque estaba cansado.

 

CAPÍTULO XII

Martes, 25 de junio de 2013

Hoy he recogido las notas del niño. PASA DE CURSO (¡aleluya!) aunque ha suspendido inglés y “le han suspendido” la lengua por n-sima vez.

Me han dicho que haga un libro de actividades en el verano, de esos que da risa ver por la cantidad de dibujitos y el poco “material” que incluyen. Me han dicho que es obligatorio, pensando aún que va a volver a ese colegio en septiembre. ¡Ja!…

El año que viene no dará francés, según su tutora, en vez de eso dará el refuerzo de lengua que lleva intentando colocarle desde hace un par de años. No sé quién es esta señora para eliminar una asignatura del plan de estudios, pero la verdad ya no me importa. No volveremos a pisar ese centro nunca más.

Si ese refuerzo fuera algo imaginativo, que de verdad le sirviera, jamás me hubiera negado. Pero la historia empezó así: en principio, al diagnosticarlo como superdotado, y para contentarme a mi, se le “concedió” una clase de AMPLIACIÓN a la semana. Cuando pasaron las semanas y los meses, el niño comentaba que era un suplicio. Esa clase de AMPLIACIÓN se había convertido en una clase de REPASO de lengua. Es decir, una hora más de lo mismo. Exactamente lo mismo. Ortografía, dictados, caligrafía. Aburridísimo y tedioso para él. No recuerdo quién dijo: “si quieres obtener distintos resultados, deberás aplicar distintos métodos”… pero obviamente tenía mucha razón.

Conseguí que la eliminaran y que no lo sacaran de clase para esa tortura. La señorita me dejó muy claro, que mientras no hiciera lo mismo que los demás, no le ampliaría absolutamente nada, a pesar de que por ley tiene derecho a ello.

Ahora por fin, la señorita ve la oportunidad de seguir machacándolo con lo mismo, incluso a costa de “quitarle” una asignatura del programa oficial.

No es cuestión de dudar o no de su buena voluntad. Es cuestión de que en cuatro años que lleva con el niño de tutora, aún no le conozca y no sepa como motivarlo. Al revés. Cada año lo ha ido haciendo peor. Mientras mi labor en casa iba dando frutos (he tenido que sacrificar mi vida laboral para estar en casa con él), ella iba tirando todos nuestros avances por la borda. Aunque, por supuesto, las medallas siempre se las pone ella.

Les sugerí, que si hacía las cosas bien y como ellos querían, que lo premiaran con una hora con los niños de la ESO en el laboratorio, o una clase de química o física…algo que de verdad le gustara. ¡Nooooo!…Eso no. Eso sería tratarlo diferente y nunca lo hubieran permitido.

Jueves, 27 de junio de 2013

Hoy he tenido cita con el inspector de zona, D. JCO. Le he explicado la cuestión, y ha puesto en mi conocimiento que para reclamar exámenes se dispone tan sólo de dos días, así que el plazo ha expirado. De todas formas, según me ha comunicado, el órgano encargado de revisar esos exámenes en primaria, es el Consejo Directivo del mismo colegio… así que tampoco hubiéramos hecho gran cosa.

Me da rabia que tenga un suspenso en lengua que no es real, pero tampoco es lo más importante ahora mismo.

Le he dejado este diario y le he informado de palabra lo mejor que he podido del infierno que ha pasado mi niño durante este último año de primaria.

Le he enseñado un escrito de mi hijo, en el que contaba su experiencia de cuatro años con su tutora, y le he informado de que no es fiable la evaluación por parte de una persona que ha perseguido literalmente al chiquillo durante todo el curso.

Su respuesta: que ponga una queja formal en el registro de la delegación, y entonces él tendrá que investigar, pero que si ya que sale el niño de allí, no entiende el interés. ¿Qué no entiende el interés? ¿Qué después de las humillaciones, desilusiones, torturas psicológicas, ataques directos… no entiende mi interés?

Me he quedado desinflada, como siempre. Aunque, por supuesto, pondré la queja formal. Si puedo conseguir que ningún otro niño pase por lo que ha pasado el mío, me daré por satisfecha.

En septiembre entra en un nuevo centro. Espero no tener que continuar con este diario y poder ver a mi hijo progresar y disfrutar del aprendizaje. Este diario sólo refleja el último curso, pero si contara la historia desde que entró en educación infantil, podría escribir un libro completo.

Agradezco a este medio por permitirme compartir nuestra “odisea” y agradezco a todos aquellos que han seguido el diario, por su interés en nuestro caso.

Gracias a todos.

Dulce Montagudo

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*