jueves, 2 febrero 2023

Desde Almería: Andalucía

14 septiembre 2018
Fran García
Fran García

Comparte esta noticia en tus redes

Hay quienes confirman que todos tenemos un lado bueno y uno malo o, más artísticamente, un lado claro y un lado oscuro; este último enérgico, orgulloso, egocéntrico e imprevisible en muchas ocasiones.

Desde luego, en esta ocasión, quisiera apartar el lado oscuro de mi vista y dejarlo tranquilo con el cine y sus fantasías.

Quisiera centrarme en la enorme alegría que me ha brindado la Editorial Círculo Rojo a través de los resultados de su último certamen literario: Versos descubiertos.

Y es que, por fortuna y gracias a ellos, he conseguido hacer despegar de verdad, como autor, la palabra Andalucía a través de mis escritos.

Aún me pregunto qué sería de nosotros sin sustentos empresariales como éste. Luego nos quejamos, en ciertas ocasiones, del sector privado. Pues bien, en este caso, gracias a ese sector privado, por mera fortuna, este autor que les escribe ha logrado el inicio de su mayor sueño: portar y transportar este orgullo, sentimiento, pasión, amor, esencia y tierra (Andalucía).

Ojalá y más adelante sean las administraciones quienes, desde Almería, puedan valorar detenida y profundamente las obras de quienes sienten de verdad Andalucía, sin excusa alguna añadida.

Mientras tanto, este andaluz de razón y corazón dormirá dulce y alegremente gracias a la evaluación, consideración y al trabajo del jurado de una entidad que no deja de mostrar ambición ligada a un total humanismo, humildad, profesionalidad y respeto por el arte.

Como decía anteriormente, quisiera dejar el «poder del reverso tenebroso» para la posterioridad de un Nuevo Testamento literario específico.

Deseo transmitir una inmensa y profunda alegría compartida con mis otros compañeros seleccionados y premiados en este certamen, animándoles a luchar y a no abandonar jamás sus sueños, dejándolos siempre en manos de verdaderos expertos.

Gracias a Círculo Rojo por existir y por hacer cumplir los sueños de los escritores (mayúsculas, y no lo digo por mí).

Algo tan sencillo como la selección de un relato poético, que iba a formar y formará parte de mi próximo libro como preámbulo, se convierte en descomunal suspiro de entrada a un futuro que está por escribir, qué mejor dicho.

En cuanto al plano administrativo, jamás olviden que su funcionamiento y sus funciones recaen directamente en nosotros, que somos literal y literariamente su competencia.

Fran García es escritor

[scrolling_box title=»Otras noticias» count=»30″ rows=»10″]

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*