domingo, 2 octubre 2022

Clara y rotundamente

19 octubre 2012
Francisco Iglesias

Comparte esta noticia en tus redes

Las cosas claras y el chocolate espeso. Este refrán define simple y llanamente el posicionamiento de la Central Sindical Independientes y de Funcionarios, CSIF, respecto a la convocatoria o no del famoso Referéndum que están solicitando cansinamente otras organizaciones sindicales. Tenemos claro que los recortes afectan directamente a la ciudadanía, a los trabajadores de todo ámbito y por ente a los servicios públicos y sociales…

Las cosas claras y el chocolate espeso. Este refrán define simple y llanamente el posicionamiento de la Central Sindical Independientes y de Funcionarios, CSIF, respecto a la convocatoria o no del famoso Referéndum que están solicitando cansinamente otras organizaciones sindicales. Tenemos claro que los recortes afectan directamente a la ciudadanía, a los trabajadores de todo ámbito y por ente a los servicios públicos y sociales. Asimismo, reiteramos, por si alguien aún no lo había escuchado, que estas medidas son injustas, arbitrarias y desorbitadas, y CSIF planta un Rotundamente No al Plan de Ajuste que está acometiendo tanto el Gobierno Central como el de la Junta de Andalucía.

Pero creo yo que no es cuestión de mezclar churras con merinas, que también cita el rico refranero español. Desde el sindicato tenemos claro que el control político sobre las cuestiones que quieren apelar con el dichoso referéndum corresponde a un Parlamento. El foro que democráticamente han elegido los ciudadanos, y es en este núcleo, donde sus componentes, parlamentarios llegados desde todas las provincias españolas, con sus mociones de censura o no, deben respaldar y defender los derechos de todo hijo de vecino. Y si esa es su encomiable labor, la nuestra, la de sindicatos y por tanto, la de CSIF, es la de exigir las modificaciones pertinentes en las políticas económicas y trasladar el malestar de la sociedad. No debemos olvidar que esta Central Sindical es apolítica, profesional e independiente y no nos corresponde a nosotros dar un tirón de orejas en ese ámbito a los políticos, esos verdaderos culpables, de uno y otro signo, que últimamente sólo se encargan de asfixiar con sus recortes a esta España nuestra, entera, indistintamente de sus banderas intrínsecas.

Además, es obvia cuál va a ser la respuesta del pueblo cuando se consulten preguntas como ¿estás en desacuerdo con los recortes? ¿Crees que las políticas desarrolladas por los Gobiernos están atentando gravemente a los derechos fundamentales, tales como Educación o Sanidad? No creo que se necesiten ni tesis doctorales ni licenciaturas mundanas para contestar estas preguntas tan obvias y tan evidentes.

CSIF se manifiesta, se concentra y se moviliza contra los recortes y la política económica adoptada por los órganos de gobierno, pero señores tenemos claro que hay que dejar trabajar a los políticos en sus funciones y en su contexto laboral, que para algo han sido elegidos democráticamente por todos los ciudadanos, sino qué sentido tiene que estemos pagando todos los españoles el desplazamiento de 180 diputados, digo yo. Ahora bien, abordamos otra quimera. En la lealtad democrática y en la ética de estos políticos profesionales reside la verdadera esencia de sus funciones. Nuestros diputados tienen que dejar de ser marionetas de unas siglas u otras, y mojarse de verdad, tener conciencia de quiénes son y cual debe ser su postura y acometer en consideración cuando pulsan un botón para respaldar o mostrarse en contra ante una nueva política o medida.

Con todo ello, desde CSIF queremos recordar que no exigiremos la convocatoria de un referéndum como moneda de cambio para convocar una huelga general, que es hasta ahora la única lectura que nos llega del discurso manido y politizado de ciertas organizaciones sindicales que están a las duras con unos gobiernos, y a las maduras con otros. No debemos perder el rumbo y promocionar nuestra lucha por los trabajadores, ciudadanos y está sociedad que pide a gritos de rebeldía que terminen las fechorías de unos y otros.

Francisco Iglesias es presidente de CSIF Almería