miércoles, 1 febrero 2023

El Ministerio del Tiempo (I)

4 diciembre 2017
tabernas-western

Comparte esta noticia en tus redes

Ahora parece que algunos hayan descubierto el hilo negro. Ni es necesario alabar exageradamente a la Junta, ni lo es maliciar que lo que pretenda sea capitalizar un impulso que han dado otros. Era su obligación tomar cartas en un asunto como el del cine que se adivina un recurso económico importante, como lo es tomarlas en formación o en sanidad.

Que se apoyen medidas para aprovechar la industria del cine y la generación de empleo en la provincia que bien planteadas supondrán un activo a presente y futuro, es lo que toca cuando la iniciativa privada ha trabajado a fondo y sin descanso sobre el tema. Lo que demuestra ahora la Junta es que lo ha valorado. También es verdad que, ante la insistencia en que lo hiciera, su respuesta fue siempre esperar a tener aprobada la ley del cine de Andalucía, ya que entonces dispondría de un paraguas en el que englobar las iniciativas que se estaban desarrollando por grupos y gestoras de reconocida solvencia que buscaban financiación a través de inversión, tanto privada como pública. Y si hoy se cumple el sueño, o estamos más cerca, debemos felicitarnos todos, incluso a la iniciativa de capital privado que irá a la cabeza siguiendo los pasos que marque la ley en cuanto a permisos, licencias, etc.

Otro punto destacable que hace el camino más despejado es la llegada de la Escuela de Cine de Almería ESCADA, que ha sido el detonante de todo. Sin una formación rigurosa de calidad y sin el apoyo de la iniciativa privada no se puede asegurar una gestión eficaz. (Eso sí, conviene separar el polvo de la paja y no dejarse enredar en la ceremonia de la confusión de las muchas escuelas de cine de Almería, que oportunamente han proliferado desde que abrimos la veda, y la formación se convirtió en la que parece la menos arriesgada de las maneras de ganarse la vida a costa de esta nueva moda del cine. El tiempo y medidas legales, cuando proceda, acabarán poniendo las cosas en su sitio frente a quienes registran como suyas marcas que no lo son, ya que no se han tomado la molestia ni de averiguar si ya existen ni de echarle imaginación para improvisar unas nuevas. Pero ahí están los tribunales, para poner a cada uno donde merece. Y no saldrá gratis, habrá sorpresas. Ahora que es tiempo de tarjetas de felicitación por Navidad más de uno recibirá burofaxes. Mientras tanto, ojo avizor.)

Y volviendo al hilo, las instituciones, a su vez, son necesarias para apoyar, avalar y complementar. Los que no ven esto no ven que quizá el problema sea que se estén quedando anclados en el pasado con los argumentos de la Almería de siempre, a diferencia de los que luchan desde el mundo y para el mundo real. La Junta seguro que agradece las felicitaciones que los afines le están dedicando, pero no las necesita. El plan que tiene es el de saber que la iniciativa privada ha puesto sobre la mesa uno creíble y bien fundamentado porque no ha dejado de trabajar un minuto y de creer en un gran proyecto de cine que no cometa ninguno de los errores llevaron a la Ciudad de la Luz de Alicante al fracaso, y para ello es necesario que haya una coordinación desde la Consejería, como es natural, una vez vista la viabilidad.

Todos saben que trabajamos en su momento con la mesa y paralelamente a ella también, puesto que ya teníamos casi todas las acciones iniciadas y la convicción de no poder permitirnos perder un tiempo precioso. Lo bueno de la mesa es que ha puesto el foco de todos el cine y ha hecho un completo análisis de la situación gracias iniciativas como las citadas. Lo malo, es que la inercia sigue siendo la de ser espectador que espera el cambio en lugar de actor que lo propicia y así no avanzan las sociedades.

El anuncio de la noticia sobre el cine hecha por la presidenta de la Junta de Andalucía denota que hay proyectos con entidad, que concluyen en uno sólo, y que confiamos en que pronto sean públicos y notorios, aunque de algunos de ellos ya se viene hablando años y dieron origen a la mesa. El plató acuático ya se propuso y se trabaja ahora en ponerlo en valor entre las diferentes partes, un hecho contrastado que a la fecha todo el mundo conoce. Almería merece un proyecto firme detrás de su eslogan que camine en equilibrio entre lo público y lo privado, todo lo demás sería un error.

El equipo que presentó el Bayana Cinema Valley o Valle del Cine trabaja en la primera recreación histórica del western en Europa que  pronto anunciaremos desde plataformas con visibilidad internacional, también con respaldo privado y público en la medida que necesita. Si se hacen las cosas, hagámoslas lo mejor posible y no a medias, o como en algunos casos que nos llegan, entre amigos. Así no se evoluciona, así se pasa el rato.

Felicitémonos pues, de que finalmente se vaya a sustanciar apoyo institucional desde la Junta y valorémoslo. Porque lo contrario es seguir quejándose por un lado para seguir echándonos, por el otro, todo en la mochila, humillación tras humillación mientras nadie- y digo nadie- se rebela actuando de verdad ante olvido, tomadura de pelo, abandono y desidia por partes iguales: sin tren en condiciones desde el año de la tana- no digamos ya el ave o avión asequible que nos conecte- sin agua, con desaladoras cerradas o malfuncionando, sin hoteles 5 estrellas que atraigan turismo de calidad mientras hoteles emblemáticos están cerrados y otros lo hacen 6 meses al año, por la inercia de la estacionalidad, que ya debería ser historia…¡Y no pasa nada! Pero sin una verdadera fuerza empresarial que tire del carro existen proyectos, existe interés, pero no se avanza, no se responde y todo se alarga y se alarga para mañana. Somos muchos los que pensamos que existen otras fórmulas para el AVE, pero parecen no interesar. Para el agua, para crecer como provincia e incorporar valor añadido que a otras provincias les falta.

El pasado fin de semana,  nuestro hermano mayor, CIT Marbella, reunió en torno a su gala anual de premios a su Alcaldesa, empresarios, instituciones y hasta la propia Junta, quienes se pusieron en manos de la organización para disfrutar de una velada en la que todos estuvieron de acuerdo en ensalzar el papel que el CIT ha tenido en el desarrollo de Marbella, que realmente despegó cuando todos entendieron que tirar en direcciones opuestas mirando los intereses de cada uno no era útil ni práctico y aparcaron sus diferencias uniéndose a favor del interés común. Costó, no pasó de un día para otro, el CIT no siempre fue entendido ni escuchado… pero al final lo hicieron, lo conseguimos entre todos y los que no se subieron al nuevo tren se quedaron atrás. La Gala y la calidad de los premiados volvió a demostrar que lo construido en 28 años ha sido todo un éxito internacional y una referencia. Pero lo mejor, a nivel personal, fue comprobar cómo todos vinieron a expresarme lo que valoran a Almería con el nuevo momento que está a punto de vivir y a nuestro Centro de Iniciativas Turísticas, por su apuesta sin paliativos por la provincia, como hiciéramos, hace casi 30 años, por Marbella.

Cuando un empresario siente envidia sana debe decirlo y yo me siento obligado a decirlo aquí ahora. Envidia sana de lo conseguido por Marbella, primero porque estuve allí y viví y contribuí a su éxito, aunque peque de inmodestia al decirlo, todos los que estaban en la gala lo saben y me lo recordaron. Y segundo, porque seguimos comprobando cómo la evolución de la ciudad ya es imparable.

¿Se repetirá la historia en Almería? No lo sé. Tenemos la esperanza y con esa ilusión y esa voluntad trabajamos. Pero al volver sentimos que hemos viajado, por el Ministerio del Tiempo durante ese fin de semana, al año 2779. Y que hemos vuelto, unas horas después, de nuevo al 2017.

Continuará…

[scrolling_box title=»otras noticias» format=»» count=»9″ rows=»3″]

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*