domingo, 27 noviembre 2022

Mi testamento vital

31 octubre 2022
Moisés S. Palmero Aranda, educador ambiental y escritor
Don Juan y doña Ines

Comparte esta noticia en tus redes

Si en algo coincidimos casi todos, es que no le tenemos miedo a la muerte, pero sí al sufrimiento, a la enfermedad, al dolor, a la agonía, a la soledad.

Si hay algo personal, intransferible y seguro, en esta vida, es la muerte. Algo de lo que nos cuesta hablar abiertamente, salvo en estas fechas que celebramos el Día de Todos los Santos. Aunque lo hagamos en susurros y con mucha prudencia para no ofender a nadie, o no atraer a la bicha. Una vez pasada esta celebración volvemos a olvidarnos del asunto, por superstición o porque nuestra educación cristiana nos la ha mostrado como un ritual triste, doloroso y muy oscuro, donde la sensación de derrota, la pena y el llanto, son los protagonistas.

Una puesta en escena que debería ser diferente, si la muerte es la liberación del alma de la que nos han hablado, pero no entraremos en temas teológicos y filosóficos, porque me pierdo entre tanta palabrería (que nadie se ofenda), y porque no quiero que me cuelguen el sambenito de hereje, que bastante tengo ya con los que me estoy ganando a diario: resentido, amargado o destructor, son los que he añadido a la lista esta semana.

Si algo bueno tiene esta celebración es que al menos nos sirve para reflexionar sobre la fragilidad de la vida, del cuerpo, del tiempo finito del que disponemos y la necesidad de recordar, y agradecer, de dónde venimos, a los que nos precedieron. Nos enfrenta a la muerte, nos la muestra de cara, nos avisa de que tarde o temprano llegará, a veces sin avisar, sin la posibilidad de resistirnos, de despedirnos, otras lentamente, con la oportunidad de prepararnos, de marcharnos en paz.

Si en algo coincidimos casi todos, es que no le tenemos miedo a la muerte, pero sí al sufrimiento, a la enfermedad, al dolor, a la agonía, a la soledad. Nos atormenta, más que morirnos, ser un incordio para los que dejamos, un gasto extraordinario, una piedra en su zapato. En esos últimos momentos, tengo la sensación, de que nos dedicamos más a pensar en cosas superfluas, en los demás, que en nuestra propia partida. Este mundo materialista, inhóspito, interesado, que hemos creado, no nos deja ni morirnos en paz.

Es por eso que con mucha antelación, unos más que otros, pensamos en nuestro testamento, a quién dejaremos los bienes materiales. Tema del que no nos gusta que nos hablen, porque parece que pensar en ese momento es de agoreros, pero son tantos los quebraderos de cabeza, las disputas familiares que nos ahorramos, que es lo mejor que se puede hacer, para cuando te llegue el momento, poder marcharte tranquilo, sin pensar en nadie más que en ti.

Como yo no tengo mucho que dejar, y quizás lo que deje nadie lo quiera, me preocupa más hacer el testamento vital. Nombre que a muchos no le gusta y es la razón por la que en cada comunidad autónoma se llame de una manera diferente, pero que no es otra cosa que dejar por escrito como quieres que te cuiden en los momentos donde tu salud te incapacite para expresar tus deseos, y qué hacer con tu cuerpo en caso de fallecimiento.

Rellenar el documento no es nada sencillo, y no me refiero al tema meramente administrativo, sino al reflexivo, al que tienes que hacer para visualizar las diferentes posibilidades que pueden ocurrir, que son múltiples y variables. Además, en algunas comunidades autónomas, para registrarlo y que sea válido, tienes que hacerlo de forma presencial, y te recomiendan que hables con el personal médico o enfermero que te atiende habitualmente para explicarte algunos términos y tratamientos que se nos escapan a todos.

Un proceso, este de la muerte, que no sabemos cómo, ni cuando, nos llegará, pero por si sirve de algo, y aún no me ha dado tiempo a registrar mis instrucciones, no quiero que me mantengan vivo a través de máquinas si las opciones de supervivencia, o de calidad de vida, son mínimas. Me gustaría que la eutanasia fuese legalizada, por si llegado el momento, necesito hacer uso de ella, ya que ahora es imposible imaginarla.

Cuando fallezca, (prometo no aparecerme), me gustaría donar mis órganos, que todo lo que sea útil de mi cuerpo para otras personas, lo utilicen, y que el resto sea incinerado, nunca encerrado en un nicho de cemento. Que con mis cenizas hagan lo que estimen oportuno, pero que no las guarden en ningún lugar con mi nombre y menos que tiren la urna al fondo del mar.

Disculpen si les parezco inoportuno, desagradable o inapropiado, pero para eso celebramos el Día de Todos los Santos. Que al menos esta tradición no se pierda, porque lo de comer castañas, y la copita de anís, alrededor de la mesa camilla, con esto del cambio climático, ya no apetece. Lo bueno de estos calores, es que nuestro don Juan está más cerca del infierno por sus lujuriosos pecados, la pregunta es si doña Inés querría rescatarlo o prefiere pegarse un baño en la apartada orilla.

Moisés S. Palmero Aranda, educador ambiental y escritor

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*