jueves, 29 febrero 2024

Marchas de la Dignidad y Red Almería No al TTIP, contra los acuerdos de libre comercio con EEUU y Canadá

13 octubre 2016
Manifiesto
no-al-ttip

Comparte esta noticia en tus redes

La Red Almería NO al TTIP y las Marchas de la Dignidad de Almería convocan manifestación contra los acuerdos de libre comercio con EEUU (TTIP) y Canadá (CETA), para el próximo sábado 15 de octubre a las 19 horas. La Manifestación partirá desde Puerta Purchena, atravesado Obispo Orberá y Federico García Lorca hasta desembocar en el Anfiteatro de la Rambla. La iniciativa se suma a las movilizaciones que se desarrollarán en todas las provincias de España convocadas por las diversas plataformas locales y provinciales contra el TTIP/CETA y por los comités de la Marcha de la Dignidad.

El 15 de octubre volvemos a las calles: Pan, Trabajo, Techo y Dignidad.

¡No al TTIP! ¡No al CETA!

Nosotras, organizaciones de la sociedad civil, ecologistas, ONG de Desarrollo, campesinas, políticas y sindicales salimos una vez más a la calle para reclamar un sistema que garantice la equidad, que sea respetuoso con el medio ambiente y garantice los derechos de todas las personas en todo el mundo, sin dejar a nadie atrás.

La pobreza y la desigualdad son cada vez más extremas, intensas y crónicas. Es urgente cambiar este sistema que genera riqueza para el 1% y un empobrecimiento generalizado para el resto de la población, tanto dentro como fuera del Estado español. Un sistema que fomenta la guerra para el control geoestratégico de los recursos, destruye la naturaleza e incrementa las desigualdades sociales.

Tras más de un año de dinámicas electorales y a la espera de un posible nuevo proceso, toca ya volver a salir a las calles. Nada ha cambiado. Las consecuencias de la crisis se siguen agudizando con las políticas de recortes impuestas por la troika contra la mayoría social trabajadora.

La propaganda con el mensaje de una sociedad idílica que propaga el gobierno y los poderes económicos y mediáticos que lo apoyan, defensores de este régimen, no se corresponden para nada con nuestra realidad diaria. Aún más cuando está cada vez más claro que vivimos en un estado corrupto hasta la médula, donde las grandes fortunas y la clase política que las defiende no hacen más que robar el dinero público que debería estar destinado a mejorar nuestras condiciones de vida.
Nos dejan sin trabajo, sin casa, sin sanidad, sin pensiones, sin educación, sin estudios, sin futuro y sin vida.

Mientras tanto se regalan cientos de miles de millones a la banca transformándola en deuda pública que pagamos las personas trabajadoras. La reforma del artículo 135 de la constitución, que prioriza el pago de la deuda a los especuladores al bienestar y los derechos de la mayoría social, hipoteca la soberanía popular a los dictados de la UE, del BCE y el FMI.

Quieren pagar su deuda a costa de nuestros servicios públicos, nuestros derechos y nuestro empobrecimiento. La descomposición del régimen del 78 y su constitución que no reconoce los derechos de las personas, los pueblos y naciones del estado, es hoy un papel mojado en cuanto a derechos y libertades.

Pretenden condenarnos. La única salida que nos proporcionan es seguir manteniendo los beneficios de los mismas personas que nos han llevado a este estado de excepción social en detrimento de las clases populares, cerrando empresas, dejando a sus trabajadores y trabajadoras en la calle, adueñándose de nuestras viviendas y reduciendo nuestras pensiones.

Las tasas de paro alcanzan niveles escandalosos de más del 21% haciéndose más patentes en las mujeres (la brecha salarial alcanza el 24%) y la juventud (más del 45%). Cerca de tres millones de personas carecen de ingresos afectando a más de medio millón de hogares. La figura del trabajador pobre es ya hoy una realidad a través de la precariedad laboral.

Como respuesta a la movilización social contra estas criminales políticas, el gobierno aumenta la represión contra el pueblo, a través de distintas leyes que tienen por objeto recortar los derechos y libertades. Pretenden silenciar la voz de los pueblos que sufren y a los que empobrecen como medio para la dominación y explotación.
Y por si fuera poco, tratan de imponernos los tratados de libre comercio TTIP, CETA y TISA. Nos oponemos enérgicamente a estos tratados que ahondan la brecha de la desigualdad y amenazan la democracia. Acuerdos que afectarán negativamente a la cultura, a los servicios públicos, a los derechos laborales y ambientales. Pondrán en peligro la agricultura tradicional y la soberanía alimentaria; reducirán el derecho a la salud en beneficio de las grandes farmacéuticas; priorizarán los combustibles fósiles en detrimento de las energías renovables. Y, sobre todo, limitarán nuestro derecho y capacidad para construir y lograr una sociedad más justa.

Este año hacemos especial hincapié en el CETA, el tratado que se ha negociado con Canadá de espaldas a la ciudadanía. Un acuerdo que favorece únicamente los intereses de las élites económicas y políticas de Canadá y Europa y deja, una vez más, a las clases menos favorecidas en la cuneta.

La Comisión Europea está actuando como representante de esas élites y no de la ciudadanía. Está forzando la legalidad para que entre en vigor este Tratado antes de que los parlamentos nacionales tengan oportunidad de aceptar o rechazarlo.

Exigimos un sistema basado en el respeto y garantía de los derechos. Exigimos respuestas políticas respetuosas con la justicia social y la ambiental. Políticas que permitan no solo la recuperación, sino la mejora y el fortalecimiento de todos los derechos y garantías sociales que han sido debilitados por los sucesivos gobiernos.

Por todo ello exigimos:
• Soluciones basadas en Derechos y Justicia para atajar las desigualdades y frenar el incremento de la pobreza, de las desigualdades y el deterioro medioambiental en cualquier lugar del planeta.
• Políticas coherentes con la defensa de los derechos humanos y la protección medioambiental en todo el planeta.
• Paralización y la no entrada en vigor de los tratados comerciales como el CETA, el TiSA, o el TTIP que, negociados a espaldas de la ciudadanía, amenazan la democracia, multiplican el poder de las multinacionales y limitan los derechos de las personas y la protección del medioambiente.
• Justicia Fiscal a través de políticas tributarias justas, progresivas y suficientes, que sostengan las políticas sociales y medioambientales. Demandamos la transición hacia un modelo energético sostenible, y el cumplimiento de los derechos económicos sociales y culturales
• No al pago de la deuda, ilegal, ilegitima y odiosa. No a la Europa del Capital.
• Por el trabajo y el salario digno, empleo estable. Recuperemos los derechos –sociales y laborales- robados a la clase trabajadora.
• Contra la precarización laboral y social, no a la Reforma Laboral.
• Por el derecho a la renta básica.
• Defensa de los servicios 100% públicos para todos y todas (educación, sanidad, servicios básicos, etc.). Reversión de todas las privatizaciones.
• Por el derecho a decidir de las personas, los pueblos y las naciones del estado en los aspectos que atañen a su vida y futuro.
• Por la defensa de los derechos de la mujer y la lucha contra la violencia de género.
• Por un futuro digno para la juventud que no le obligue al exilio o la migración.
• Contra la represión. Derogación de las leyes represivas y absolución y libertad de los represaliados por motivos políticos.
• Por el derecho a la vivienda. Por la garantía de los servicios básicos de luz, agua y gas. Paralización inmediata de todos los deshaucios.
• Salida de la OTAN y desmantelamiento de las bases. Ni un euro para la guerra.
• Derechos para todas, ningún ser humanos es ilegal.
• Por los derechos ambientales, ¡No al Fracking!
• Por la gestión democrática y participada de nuestras vidas, contra la corrupción del sistema.
¡No a la pobreza! ¡No a la desigualdad! ¡Soluciones con derechos!
¡Ni CETA,ni TTIP, ni TISA! ¡No a los tratados!
¡Pan, trabajo techo y dignidad!

La RED Almería No al TTIP y las Marchas de la Dignidad están compuestas por las organizaciones siguientes: COAG, FACUA, USTEA, SAT, IU, PCE, UJCE, EQUO, Podemos, Ecologistas en Acción, Anticapitalistas, CGT, CCOO, UGT, Tú Decides Roquetas, Grupo Ecologista Mediterráneo, Greenpeace, CUT, IZAR y Ganemos Almería.

otono-en-resistencia