miércoles, 8 febrero 2023

Trabajadores de invernaderos de Níjar protestan por el derribo de sus chabolas sin alternativa habitacional

28 noviembre 2022
Níjar
20221125_121311

Manifestación en Níjar

Comparte esta noticia en tus redes

La alcaldesa de Níjar, Esperanza Pérez, ha manifestado en diferentes ocasiones su compromiso, a los empresarios del turismo FITUR, de eliminar este asentamiento que se encuentra en la carretera a San José, el punto más turístico del Parque de Cabo de Gata.

Más de 300 personas, principalmente residentes del poblado de El Walili, asentamiento de trabajadores migrantes de los invernaderos de Níjar, realizaron este pasado viernes, 25 de noviembre, una huelga laboral y una marcha de 17 kilómetros hasta el Ayuntamiento de Níjar, para protestar por la decisión del Consistorio de derribar el poblado sin una alternativa habitacional para sus 500 vecinos.

La alcaldesa de Níjar, Esperanza Pérez, ha manifestado en diferentes ocasiones su compromiso con los empresarios del turismo FITUR, para eliminar este asentamiento que se encuentra en la carretera a San José, el punto más turístico del Parque de Cabo de Gata.

Estos asentamientos, unos 32 en toda la comarca, construidos con palés de madera y plásticos, no cuentan con servicios de luz, agua potable, sanitario o recogida de basuras. Están aislados en el campo, sin transporte,  cerca de los invernaderos de trabajo.
Los residentes, muchos de ellos afiliados al sindicato Sindicato de Obreros del Campo – SAT, han recibido el apoyo organizativo y de los servicios jurídicos del sindicato.

Una larga marcha de 17 km.

Según relatan los vecinos de El Walili, «más de 300 trabajadores acudieron a la marcha, que les llevó tres horas,  en cruzar campos y el mar de plástico, recorriendo todo el pueblo de Níjar. A su llegada ante el Ayuntamiento, nadie les estaba esperando. Ni del grupo del PSOE del gobierno municipal ni de la oposición. Compuesta por Vox, PP, Cs y IU-Podemos. El Consistorio en su conjunto, mantiene una política neonazi de aislar a los trabajadores migrantes del campo». La mano de obra del «milagro de la industria hortofrutícola de Almería».

Durante la concentración ante el Ayuntamiento, los manifestantes realizaron una improvisada asamblea, en la que se decidió pedir una reunión con la alcaldesa, pedir la solidaridad de otros asentamientos y seguir con las acciones de protesta.