jueves, 1 diciembre 2022

La Mesa del Agua de Almería alerta del “grave riesgo” en determinadas zonas de la provincia en el inicio del año hidrológico 2022/23

3 octubre 2022
Provincia
Agua desalada Carboneras

Desaladora de Carboneras

Comparte esta noticia en tus redes

A pesar de los avances conseguidos y que climatológicamente ha llovido más que en años anteriores, zonas de la provincia como el Almanzora sufrirá la falta de agua de los trasvases del Tajo-Segura y el Negratín

La Mesa del Agua de Almería ha hecho balance del año hidrológico 2021/22 que acaba de finalizar y ha alertado del “grave riesgo” que se vive en determinadas zonas de la provincia, como por ejemplo, en la Comarca del Almanzora de cara a este periodo 2022/23, según ha señalado su portavoz, José Antonio Fernández.

Desde el colectivo se ha detallado que aunque el año pasado la cantidad de lluvia ha sido mayor a la media histórica de los últimos años “en la provincia seguimos adoleciendo de la falta de determinadas infraestructuras y canalizaciones que venimos reivindicando desde hace años a las diferentes administraciones, así como el precio máximo para el agua desalada destinada al riego a 30 céntimos, tal y como recoge la disposición adicional cuarta de la Ley 1/2018 de 6 de marzo.

José Antonio Fernández ha explicado que la Comarca del Almanzora ve como este nuevo año hidrológico 2022/23 que acaba de comenzar “llega con una incertidumbre máxima” en cuanto a los trasvases que llegan procedentes del Negratín, cortado desde hace meses, y del Tajo-Segura que ya en el último mes no va a destinar cantidad alguna para regadío en nuestra provincia, tras la decisión adoptada por el Ministerio para la Transición Ecológica que tan solo ha aprobado un trasvase de 7,5 hectómetros cúbicos exclusivamente para abastecimiento humano.

Desde la Mesa del Agua de Almería han insistido en que la provincia sigue arrojando un alto déficit hídrico y han vuelto a mostrar su compromiso por la llegada de aguas de diferentes procedencias siempre velando por el cuidado y la mejora medioambiental como está suponiendo la recarga, por ejemplo, de los acuíferos del Poniente almeriense mediante actuaciones como la puesta en marcha de nuevas plantas desaladoras o el aumento de la capacidad productora de las existentes.

A pesar de ello, exigen a las diferentes administraciones competentes “máxima celeridad” para solventar de una vez por todas problemas ya endémicos que sufre la provincia y que “ponen en peligro la continuidad del regadío en todas las comarcas de Almería lo que significaría una caída brutal de la economía de toda la provincia”, a lo que hay que sumar el “terrible aumento en los gastos de producción y en las tarifas eléctricas que asumimos los regantes” y que multiplican prácticamente por cinco lo que desembolsan los agricultores almerienses. 

Por lo que inciden en que si se suprimen de forma total y duradera los trasvases que llegan a la Comarca del Almanzora, siguen sin acometerse las conducciones en la zona de Níjar así como el aumento de producción de la desaladora de Carboneras y llegar a un acuerdo con Aqualia, propietaria de Mar de Alborán (antigua Rambla Morales) para la llegada de agua a la zona a precios asumibles, o se retrasan todos los procesos administrativos, como ha ocurrido en el Poniente “volveremos a vivir un año cargado de incertidumbres que los regantes estamos ya cansados de sufrir”, ha explicado José Antonio Fernández.