viernes, 23 febrero 2024

COAG Almería exige la admisión en la próxima convocatoria de los Jóvenes excluidos en la anterior por falta de presupuesto

19 diciembre 2023
Almería
ayudas incorporacion_diciembre_2023

Comparte esta noticia en tus redes

La normativa de la nueva convocatoria de Ayudas a la Incorporación, que correspondería al periodo de 2024-2027, se encuentra actualmente en proceso de redacción por lo que su publicación está prevista para el próximo año. 

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, COAG, de Almería, exige la inclusión directa de los jóvenes ya instalados dentro de la agricultura y que, de acuerdo con la norma actual, quedarían excluidos de la nueva convocatoria de ayudas, al haber iniciado ya su andadura profesional dentro del sector. “Sin embargo en este caso la norma cae en un agravio dada la particular situación que se dio en la anterior convocatoria en la que el motivo de exclusión fue la falta de presupuesto aún teniendo reunidos todos los requisitos que exige la norma”, asegura Andrés Góngora, secretario provincial de COAG Almería.

En concreto Góngora se refiere al peculiar contexto que se dio en la convocatoria anterior de las Ayudas cuando un 80% de las solicitudes de Almería, que tenían concedida la ayuda, quedaron excluidas de la misma por falta de presupuesto. “Ahora es el momento para reparar esa situación, injusta de inicio y que tanto perjuicio está ocasionando a los jóvenes agricultores almerienses”, aclara el secretario provincial de COAG Almería.

En estos momentos, la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía se encuentra en pleno proceso de redacción de la nueva convocatoria por lo que se espera que las ayudas sean publicadas durante el próximo año. Por ello, desde COAG Almería se recuerda a la Consejería una demanda reivindicada durante años, pues “estar recién incorporado a la agricultura no puede ser un criterio de exclusión a priori, así como tampoco es razonable que el hecho de tener producción ya facturada sea un criterio lícito para expulsarlos. Es vital tener en cuenta otros factores mucho más acordes con el contexto del sector en la actualidad. Es más, debería ser al contrario, debería premiarse al joven que se ha instalado, asumiendo mucho riesgo y en precario, a la actividad pues es el que continuará su futuro profesional en el sector, máxime cuando la administración ya le consideraba merecedor de la ayuda aunque se veía imposibilitada de beneficiarlo ante la carencia de la presupuesto. Una administración que castiga esta situación no proyecta muy buena imagen”, concluye rotundamente Andrés Góngora.

Las cifras en Almería

La convocatoria anterior, por la que se convocaron las ayudas previstas para 2022 en la Orden de 26 de junio de 2018 y que fue desarrollada en la Orden de 11 de enero de 2022, reunió en Almería 569 instancias que fueron resueltas el año pasado, de las cuales resultaron favorables 417 solicitudes (es decir que fueron aprobadas). Sin embargo, de esas solicitudes admitidas, solo resultaron beneficiadas 106, permaneciendo 311 bajo la categoría de Suplentes (esta cifra ha quedado concretada en 295 al descontar los 16 agricultores que resultaron beneficiados de la ampliación presupuestaria inyectada por la Consejería hace unos meses de forma extraordinaria). Son los jóvenes de este último grupo quienes están siendo los máximos perjudicados. Aquí encontramos aquellos agricultores que teniendo la ayuda aprobada se han visto obligados a instalarse sin el respaldo de la aportación económica y a los que ahora no se va a recuperar para la próxima convocatoria por estar ya ejerciendo su profesión, excluyéndolos por tanto del presupuesto y perpetuando su situación de ‘Instalación en precario’.

Obstáculos políticos en el relevo generacional

Según el estudio publicado por COAG, el año pasado bajo el título, Agro-millennials. Perfil de los nuevos agricultores/as y ganaderos/as del siglo XXI, uno de los principales obstáculos en la incorporación de jóvenes al sector es la burocracia (69%), lo que en este caso se extendería en una gestión rígida e inflexible de la norma, que aboca a la administración a no ajustarse a las necesidades de los más vulnerables del entramado, en este caso, los jóvenes que quieren desarrollarse profesionalmente y que conforman el necesario relevo. El estudio también indica un mínimo de 200.000 nuevas incorporaciones para conseguir un relevo efectivo, una cifra cada día más lejana si se siguen perpetuando situaciones como la aquí presentada.