jueves, 26 mayo 2022

Terque reparte 8.000 parras de variedades históricas de Almería

20 enero 2015
Terque
Recogida parras

Los interesados fueron pasando por la Plaza de la Constitución de Terque para retirar las parras

Comparte esta noticia en tus redes

El Grupo Ecologista Mediterráneo, el Museo Provincial de la Uva de Terque, el Ayuntamiento de Terque y la Fundación Cajamar distribuyen las parras por noveno año consecutivo con gran éxito de demanda.
Recogida parras niños
Lo más pequeños también recogieron sus parras

El pasado domingo se realizaba una nueva edición de la Campaña de Distribución de Parras de Variedades Históricas de Uva de Mesa de Almería, una actividad que cumple su noveno año consecutivo y que ha supuesto que cerca de 8.000 parras se hayan repartido entre personas interesadas en mantener su cultivo, tanto en la provincia como en otras zonas españolas.

En esta ocasión, han sido 808 pies de parra injertados de 24 de las variedades rescatadas de la desaparición por el Grupo Ecologista Mediterráneo. A lo largo de estos años han sido localizadas, rescatadas y replantadas 56 variedades de uvas históricas de Almería, identificadas y recogidas en las publicaciones desde principios del Siglo XIX, aunque ya se conocían referencias históricas anteriores en algunos casos.

Del interés que despierta esta actividad, y la recuperación de las variedades de uva que han dado de comer a miles de familias almerienses a lo largo de la historia, habla el hecho de que todos los años se han agotado las parras que se han preparado para el reparto. Evidentemente el mayor número se queda en la propia provincia, pero las peticiones llegan desde todos los rincones del país, especialmente de zonas como Cataluña, Valencia o Baleares. Este año se habían realizado reservas desde nueve provincias españolas.

De las 56 variedades rescatadas por el GEM y el Museo Provincial de la Uva de Barco de Terque y cultivadas en el parral cedido por el Ayuntamiento, con la colaboración de la Fundación Cajamar, este año se han preparado para el reparto 24: Agracera, Albilla Real, Ciruela, Corazón de Cabrito, Corinto Cuerno, Cuerno de Buey, Cuerno Rosada, Durilla, Flor de Baladre, Gitana, Imperial Roja, Lanjarón, Legía, Márquez, Molinera, Moscatel de Laujar, Ohanes, Teta de Negra, Turruntesa, Valenci y Verdal de los Filabres.

A lo largo del domingo los interesados, que habían reservado previamente las parras que deseaban tener, fueron pasando por la Plaza de la Constitución de Terque para retirarlas. Las peticiones llegadas desde otras provincias españolas o de aquellos que lo habían solicitado expresamente, fueron remitidas por mensajería o correo. En cualquier caso los organizadores han mostrado su satisfacción por el éxito de la distribución, una actividad que supone de alguna forma garantizar la supervivencia de especies de parras que, de otra forma, estarían en grave riesgo de desaparecer.

Esta Campaña de Distribución supone un esfuerzo notable por parte de los responsables y los voluntarios tanto del GEM como del Museo de la Uva, por cuanto es necesario planificar la recogida de sarmientos, la plantación y los injertos de las parras que luego serán distribuidas. El centro neurálgico de esta actividad y de la conservación de las variedades históricas es el Parral de Terque, donde se conservan en buen estado la mayor parte de las parras que han sido rescatadas de la desaparición en estos años gracias a la colaboración de parraleros de toda la provincia y al incansable trabajo de campo de Antonio Rubio Casanova, responsable de la Campaña de Biodiversidad Domesticada del Grupo Ecologista Mediterráneo. Es también destacable la labor del director del Museo de la Uva de Terque, Alejandro Buendía, responsable de la gestión de las parras y de la campaña de distribución.

Para el GEM, el éxito de este reparto, y del conjunto de la actividad que se desarrolla, es la mejor garantía de continuidad de esas especies genuinamente almerienses. Afirman que “hoy las viejas parras de Almería tienen un motivo de esperanza, un lugar en Terque donde se conserva su memoria y se lucha por su supervivencia, y desde donde salen parras para ser replantadas en numerosos lugares por gentes que no quieren que se pierda este legado único e insustituible”.