miércoles, 30 noviembre 2022

REGA pide la dimisión de Romero tras volver a perder la votación en todos los puntos presentados en la asamblea

26 diciembre 2012
Almería
img-defecto

Comparte esta noticia en tus redes

Una de las preguntas que siguen haciéndose los comuneros es la situación con la entidad financiera Cajamar ya que no saben cuál es la deuda real con ella

Los comuneros de Sol y Arena no aprobaron ninguno de los puntos sometidos a votación en la Junta General celebrada el pasado 21 de diciembre, lo que se traduce, según aseguran desde el REGA, «en una evidente falta de confianza sobre Juan Romero y su Junta Directiva. Este no es un hecho nuevo ya que en la asamblea anterior le paso lo mismo, teniéndose que remontar a 2010 para encontrar el último presupuesto aprobado aunque posteriormente los comuneros no le aprobaron la ejecución del mismo».

A la Junta General asistieron, personalmente o por delegación, 1.199 votos de los cuales aproximadamente el 70% votaron en todos y cada uno de los puntos en contra de lo propuesto por Romero.

Cabe destacar que los asistentes fueron comuneros o en su caso hijos, padres o cónyuges, tal y como se decía en la convocatoria, y se necesitó la acreditación necesaria para entrar al hemiciclo ya que Romero puso en marcha un fuerte dispositivo de seguridad privada que lo garantizo. “En sus intervenciones, siempre alegaba a intrusiones de organizaciones agrarias cuando solo entraron al recinto comuneros debidamente acreditados. Más de cien personas, hijos, cónyuges y padres de comuneros, que no se habían acreditado con anterioridad tuvieron que marcharse al impedírsele la entrada, ¿Ahora quien cree a Juan Romero cuando alude a las organizaciones agrarias?”

Además, según aseguran desde el REGA, en el primer punto del Orden del Día, lectura del acta de la Asamblea anterior, el secretario de la Comunidad, Francisco Javier Vicente, intentó incluir «en el resultado de las votaciones lo opuesto a lo obtenido realmente, otorgándole a Romero y a su Junta Directiva el respaldo suficiente para seguir adelante». Además añaden que «esta treta no salió adelante gracias a la atención que estaban prestando los comuneros, que se esperaban conductas similares, y en especial Francisco Fernández que fue quien denuncio este hecho ante el estupor de los asistentes».

Desde el REGA también denuncian la «trampa que Romero les puso en el punto quinto donde les condicionó una bajada al metro cúbico de agua consumida a la aprobación del presupuesto de 2012». Según aseguran, «los comuneros supieron reaccionar y votaron en contra de la aprobación del presupuesto dándoles una lección de responsabilidad a todos los miembros de la directiva».

Otra de las preguntas que siguen haciéndose los comuneros es la situación con la entidad financiera Cajamar ya que Romero argumenta que esta entidad de crédito les detrae unas cantidades a la comunidad por pago de la deuda, como si no le correspondiera, «pero no se dice qué cantidades son y cuál es la deuda real, ni que previsión de pago tiene sobre la misma, ya que recordemos, ha perdido todos los juicios con la entidad financiera y la Comunidad está condenada a pagar los 18 millones de euros que recibió en crédito para obras».

También hubo varias intervenciones sobre la presentación de las cuentas y se puso de manifiesto «una vez más el poco interés que Romero tiene porque los comuneros sepan de verdad cómo se gastan los dineros de la comunidad, quien factura a la comunidad, que partidas son de ingresos propios y cuáles de subvenciones o incluso que obras paga directamente la comunidad y cuales se hacen a través de terceros».

Fueron varios los comuneros pertenecientes a REGA que solicitaron las cuentas en la sede de la comunidad obteniendo la negativa como respuesta lo que les obligo a poner una reclamación por escrito. Estas conductas evitan que se pueda analizar las cuentas de forma detenida y que se puedan exigir facturas para comprobar que los datos que en ellas aparece y como dato anecdótico “es la única comunidad que conocemos donde se audita la ejecución de un presupuesto no aprobado por asamblea y no se somete a votación el informe del auditor, no sabemos si por petición expresa de este último”.

Por último señalar que Juan Romero no tuvo en cuenta la petición de los comuneros que pidieron la presencia de un notario para levantar acta de lo acontecido en la asamblea y justifico su ausencia por motivos económicos, lo que no se descarta que sea cierto, pero entonces ¿Cómo si tuvo para seguridad privada?». Desde el REGA no entienden cómo «Romero se empeña en seguir al frente de la comunidad más importante de Andalucía y una de las primeras de España con las cuentas de 2010 y 2011 sin aprobar, sin presupuestos para 2011 y 2012 y sin el apoyo de los comuneros».