viernes, 19 agosto 2022

«Nuestros mayores han trabajado muy duro para convertir los campos en invernaderos»

19 marzo 2015
El Ejido
yolanda cara rodríguez

Yolanda Cara Rodríguez

Comparte esta noticia en tus redes

Yolanda Cara Rodríguez es peón agrícola en El Ejido. Hija de agricultores y madre de dos hijas.

Yolanda Cara Rodríguez responde a un perfil de agricultora de pura cepa. Es de El Ejido y ha crecido entre invernaderos. Es madre de dos hijas y lleva cuarenta años relacionada directamente con la agricultura intensiva. En la actualidad trabaja como peón agrícola en Semillas Fitó.

yolanda cara 2
Yolanda Cara Rodríguez

-¿Cuándo fue la primera relación que tuviste con un invernadero?
Mi primera relación se puede decir que desde que nací, me he criado entre ellos,  mis padres son agricultores y tenían tierras, una parte estaba invernada y la otra era un secano.

– La vida de un agricultor es muy sacrificada. ¿Has tenido conciencia de ello durante tu infancia?
Sí he tenido conciencia, el trabajo antes era mucho más duro que ahora pues todo se cogía con cubos, y el peso lo llevabas tú.  Hoy en día hay carros que te facilitan muchos trabajos para no cargar tanto peso. El riego antes era a manto y tú tenías que echar el abono. Hoy, con tan solo darle a un botón, se riega solo. Mis padres muchas veces no tenían domingos o días de descanso; han trabajado muy duró por sacarnos adelante y nos han enseñado a valorar su esfuerzo.

– Cuando comes verdura, ¿la ves de forma diferente a otro tipo de alimentos?
La verdad es que sí, en primer lugar porque me encanta la verdura y, en segundo, porque es nuestro pan de cada día. Las sembramos y las criamos aquí y sabes lo que te estás comiendo, pues te las comes en su punto de maduración y disfrutas de todo su sabor, mientras que hay frutas que se recolectan verdes y cuando las comes no saben a nada.

– Ahora trabajas como peón agrícola por cuenta ajena, ¿da para comer?
Yo hoy en día trabajo en Semillas Fito, es una buena empresa en la que cotizas por todos los días trabajados y el sueldo es bueno, y en donde tengo trabajo todo el año. No me puedo quejar, a diferencia de quien trabaja con un agricultor y echa días sueltos que apenas tiene ni para comer.

– ¿Cómo compaginas tu vida laboral y la familiar?
A veces me cuesta compaginarlo por estar sola con dos niñas, aunque una está estudiando en Almería. Pero la pequeñita, con 5 años, vive conmigo y, desde sus cuatro meses, se levanta como yo a las siete de la mañana. Lo bueno de mi trabajo es que son siete horas y media entre semana y el resto disfruto de mi familia , aunque tenga que echar mano de quien me la cuide por las tardes para ir a trabajar.  Son solo tres horitas que pasan muy pronto. Me organizo para poder llevarlo todo y sin agobios.

– ¿Qué es lo que más te preocupa en cuanto a la situación del sector agrícola?
Hoy lo que más preocupa a cualquier agricultor son los precios del género, o que éste se quede sin vender.  Sacar cualquier hortaliza adelante tiene muchos gastos, y si encima viene un mal temporal y te tira el invernadero, es tu ruina; todas esas ayudas que dicen que van a dar se esfuman por el camino.  A veces parece que estamos a nuestra suerte, veo familias que trabajan todo el año, ponen toda su ilusión y cuando terminan la campaña se preguntan si ha merecido la pena.

– Qué futuro ves a los invernaderos?
El futuro no sé, te podría decir que oscuro pero no vamos a ser negativos, la esperanza es lo último que se pierde. Nuestros mayores han trabajado muy duro para convertir campos de regadío en invernaderos. Una forma en la que se pueda trabajar en mejores condiciones y el producto tenga mejor calidad. Nos han enseñado a valorar todo su esfuerzo y nosotros no podemos defraudarles, vamos a demostrar lo que nos enseñaron desde pequeños.

Te gustaría que tus hijos en un futuro se dedicasen a la agricultura?
Si soy sincera preferiría que no, es muy duro y sacrificado aunque hoy día yo intento que valoren lo que cuesta y mis hijas saben lo que es un invernadero y si tuvieran que trabajar en él lo harían, para ellas no es algo desconocido. Al igual a ellas puede que les guste el día de mañana, no sé.

– ¿Cómo es para ti el trabajo en la agricultura?
Aunque hay meses muy duros como siembra o limpieza, a mí me gusta trabajar en la tierra que me vio crecer.  Me encanta coger un tomate de la planta y comérmelo, entrar en un invernadero que hay sembrado melones y respirar el olor que ha,  sin querer se te abre el apetito. Me gusta ver a lo largo de cada campaña tu trabajo y al final de ella, tu recompensa por tu esfuerzo.

-¿Alguna petición?
Que los que hay ahí arriba se dejen de hacer trucos de magia y que aparezca el dinero para esos agricultores que han perdido mucho o todo por los últimos temporales. Por ultimo decir que estoy muy orgullosa de haber nacido en tierra de grandes trabajadores que han ido evolucionando a lo largo de los años por conseguir un futuro mejor para nosotros.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*