domingo, 27 noviembre 2022

Los agricultores de Las Norias exigen que se reanude el bombeo de agua en la Balsa del Sapo

1 septiembre 2016
El Ejido
Invernadero en la Balsa del sapo

Invernadero abandonado en las inmediaciones de la Balsa del Sapo

Comparte esta noticia en tus redes

Los agricultores de las Norias de Daza han dado la voz de alarma ante la subida que ha experimentado la Balsa de la Balsa del Sapo en los últimos meses, llegando a niveles de 2013 antes de la entrada en marcha del último bombeo. Anuncian que si antes de una semana no se han reanudado los bombeos habrá movilizaciones.

La Asociación Cañada de Las Norias ha celebrado este miércoles una Junta Directiva Extraordinaria como consecuencia de «la alarma manifestada por decenas de agricultores a los miembros del equipo directivo».

Según los agricultores, el nivel de agua que ha alcanzado la Balsa del Sapo «pone en riesgo tanto la próxima cosecha como la conservación de las estructuras agrarias».

De esta situación culpan a la parada total del bombeo que se ha realizado en los meses de verano «para respetar la temporada alta turística en Roquetas de Mar», entre otros motivos.

Los miembros de la Asociación recuerdan el acuerdo alcanzado a tres bandas entre afectados, alcalde de Roquetas de Mar y delegado de Medio Ambiente, por el que el bombeo debe de reiniciarse el 1 de septiembre de cada año.

Sin embargo, los agricultores se quejan de que desde 2013 que se puso en marcha esta infraestructura han tenido que ser los afectados los que soliciten la reactivación del bombeo, «si bien este año es el que más necesidad hay puesto que se parte de la situación más desfavorable de la serie histórica», aseguran.

Los agricultores recuerdan que todavía quedan fincas totalmente anegadas y otras muchas no producen a pleno rendimiento como consecuencia de la cercanía del agua a la superficie terrestre provocando la asfixia radicular de las plantas.

Por todo ello, la Asociación Cañada de Las Norias ha pedido una reunión con Delegación de Medio Ambiente y alcalde de El Ejido para solicitar la puesta en marcha del bombeo y presentar una propuesta que consiga evitar el problema a largo plazo y hacer un uso más eficiente de los acuíferos de la comarca.

En caso que los representantes locales y autonómicos no den una respuesta satisfactoria y en todo caso no se vuelva a evacuar agua del paraje en el plazo de una semana «no se descartan actividades reivindicativas puesto que es un tema recurrente que afecta directamente la vida y el medio de vida de miles de personas».