sábado, 21 mayo 2022

Los agricultores de Almería pagarán hasta 5.500 euros más por hectárea en esta campaña

11 septiembre 2012
Almería
Agricultor tomate

Un agricultor mima a sus tomates durante la campaña.

Comparte esta noticia en tus redes

Según Asaja Almería, el incremento de los costes de producción supondrá que los productores paguen un 15 % más que en la campaña pasada

La campaña agrícola 2012/13 le costará al productor entre 5.000 y 5.500 euros más por hectárea debido al incremento de los principales inputs que necesita para llevarla a cabo . Así lo ha asegurado el presidente de Asaja Almería, Francisco Vargas, quien ha indicado que este año cada agricultor se gastará un 15 % más que la campaña pasada a causa de la subida de algunos costes de producción tales como la electricidad, el agua, las semillas o el carburante.

El responsable de la organización agraria ha dejado claro que la electricidad le costará al agricultor un 10 % más que el año pasado, al igual que el agua, que también incrementa su coste en un 10 %. Sin embargo, no son los únicos costes de producción que aumentan para el agricultor, ya que, según ha explicado, los plásticos se encarecen un 1% o lo que es lo mismo «30 céntimos, que no es poco, lo que ha subido el kilo». Lo mismo ocurre con el combustible, que ha subido casi 6o céntimos en relación a lo que un agricultor pagaba la campaña pasada.

Responsables de Asaja Almería en rueda de prensa

Los agricultores también verán cómo el precio de las semillas se ha encarecido. De esta manera, y según ha explicado Vargas, «las semillas que utilizamos los agricultores también han subido de media 3 céntimos por semilla y esto hace que, en la explotación en la que se necesiten menos semillas, la subida sea de 180 euros por hectárea, en el caso de producciones de calabacín o de berenjena, mientras que en el caso de producciones en las que se necesita más semilla, como pueden ser el pepino holandés, el tomate o el pimiento, el coste se sitúe en 360 euros por hectárea».

Más calabacín
No obstante, y pese al incremento de los costes de producción, Vargas ha resaltado que «la superficie de plantación tal y como dijimos no varía mucho». «Estamos ya en unos momentos en que, como mucho, varía entre un 2 ó un 3 por ciento con respecto al año anterior y, salvo situaciones muy específica,s donde pueda haber un  abandono de un cultivo, no hay cambios muy importantes», ha matizado. De esta manera, el responsable de Asaja Almería ha dejado claro que de tomate y de pimiento habrá una superficie muy similar a la del año pasado, mientras que de calabacín sí que habrá una mayor superficie de cultivo.  «Podemos decir que habrá una mayor superficie de calabacín porque es una semilla muy barata en comparación con otras». Vargas también ha destacado que este año se nota un pequeño descenso en la berenjena, aunque no es muy significativo.

Pese al incremento de los costes de producción y a que las perspectivas de esta campaña suponen más gasto para el agricultor, Vargas ha dejado claro que este verano se ha movido la compra y venta de fincas. Según ha explicado, «esto había estado paralizado durante dos años y este año hemos visto movimiento, lo que significa que el campo sigue siendo atractivo y campañas como la última hacen que muchos vuelvan a mirar otra vez al campo, a pesar de las dificultades, que no son pocas».  El presidente de Asaja Almería también ha detallado el perfil de las personas que están adquiriendo las fincas: «Son parejas entre los 35 y 50 años, con hijos», aunque ha añadido que «también hay otro perfil que es el de varias personas que se juntan y montan una empresa. Son pequeñas y medianas empresas». Vargas ha ido más allá y ha asegurado que «el objetivo fundamental que ha llevado a estas personas a comprar fincas es que necesitan una mayor extensión para seguir siendo competitivos. Hay que dimensionar las explotaciones agrarias, ya que la media está en 2,2 hectáreas por agricultor y hay que irse hasta las 4 para ser competitivos».