martes, 21 mayo 2024

La larga vida y la resistencia al oídio, claves del éxito de Almanzor F1

16 diciembre 2012
El Ejido/Adra

Un momento de las jornadas en El Ejido.

Comparte esta noticia en tus redes

Nunhems reunió a profesionales del sector en dos jornadas técnicas celebradas en El Ejido y Adra, donde expusieron todas las cualidades de este melón piel de sapo para invernadero

Nunhems, filial de Bayer CropScience, ha celebrado estos días en El Ejido y Adra unas jornadas técnicas sobre su melón piel de sapo Almanzor F1. En ellas se dio a conocer a casi un centenar de agricultores y técnicos “cuáles son las directrices básicas para conseguir el mejor resultado con el cultivo del melón Almanzor F1”. Así lo ha explicado el técnico de Desarrollo de Melón y Sandía de Nunhems, Rafael Pastor, quien ha asegurado que “hemos recopilado una serie de datos analíticos y objetivos que pensamos que pueden ser de bastante utilidad para un buen manejo por parte del agricultor”.

Pastor ha explicado que esas claves pasan, sobre todo, por la planta que ya de por sí proporciona una ventaja al ser muy resistente al oídio. En este sentido Pastor ha asegurado que “esa resistencia al oídio ya es un valor añadido que tiene la variedad y de la cual el agricultor se puede descuidar, ya que no hace falta que vigile un ataque de oídio”. Además Pastor ha aseverado que la planta de Almanzor F1 es “generativa, por lo que les hemos dado las indicaciones para que siempre procuren un cuaje lo más uniforme posible, y así mejorar también el efecto de ese posible aporte hormonal que se suele dar al melón piel de sapo”.

Otra de las grandes características del Almanzor F1, de Nunhems, es que es un melón ideal para la exportación gracias a su larga vida. En este sentido, Pastor ha explicado que es “ideal para la exportación porque tiene una alta firmeza de pulpa, lo que garantiza que el melón, desde que se recolecta y pasado una semana, dos semanas, o incluso, un mes siga siendo comestible “. Esta buena postcosecha supone un valor añadido para las comercializadoras, ya que “las cadenas de distribución siempre van a exigir frutos que les permitan bastante aguante en estantería”. De este modo, unas y otras tienen esa “garantía de poca pérdida o merma del producto”.

Aterrizaje en China
Precisamente esa larga vida ha motivado que Almanzor F1 de Nunhems haya llegado hasta los lineales de los supermercados chinos. Así lo ha asegurado la responsable comercial de melón y sandía de Nunhems, Mercedes Fernández, quien ha asegurado que “este melón les ha gustado mucho”.

Según ha explicado Fernández, esta experiencia llegó gracias a un marquista que decidió enviar este melón al país oriental, al comprobar que Almanzor F1, tras un mes después de ser recolectado, aún conservaba todo su sabor y sus propiedades organolépticas. La llegada de este melón al país asiático tardó aproximadamente un mes en barco, pero la espera mereció la pena porque los “resultados fueron muy buenos”.

Desde Nunhems han hecho un balance muy positivo del comportamiento en los mercados, no sólo en el chino, de Almanzor F1. En este sentido, Mercedes Fernández ha asegurado que “las conclusiones que tenemos de la pasada campaña son bastante positivas”. Según ha comentado, “comercialmente, los compradores y los marquistas han quedado bastante contentos con él y repetirán este año”.

Almanzor F1 es un melón piel de sapo para los invernaderos de Almería en ciclo temprano, es decir, para plantaciones desde febrero. De hecho, se le considera el melón ‘manchego’ cultivado bajo plástico. Esta variedad tiene un muy buen nivel de azúcar y carne crujiente, con alta firmeza y conservación postcosecha. Su fruto tiene un peso medio de 3,5 kilos y tiene un atractivo escriturado longitudinal.