lunes, 16 mayo 2022

Guardar el calor en invierno aumenta la productividad de los invernaderos según la Fundación Cajamar

27 marzo 2012
Almería
Panorámica de los invernaderos de El Ejido

Una foto panorámica de los invernaderos de El Ejido.

Comparte esta noticia en tus redes

El objetivo del proyecto ha sido mejorar las condiciones micro-climáticas durante el periodo frío

Un proyecto nacional de innovación donde participa la Estación Experimental de la Fundación Cajamar destaca que el doble techo y los acolchados reducen los problemas de producción por bajas temperaturas en la época invernal. La presentación de los resultados del proyecto han mostrado los avances para la mejora climática de los invernaderos mediante el uso de sistemas pasivos de climatización, sin gasto de energía.

Usar acolchados de plástico negro sobre suelo enarenado mejora las condiciones térmicas del suelo y del aire del invernadero en invierno. También recoger y reutilizar el agua de condensación evitando el goteo sobre el cultivo proporciona beneficios para aumentar la productividad, así como el desarrollo de un sistema de doble techo móvil que puede ser recogido durante el día. Estas son algunas de las principales conclusiones del proyecto del plan nacional de I+D+i titulado “Mejora de la eficiencia energética y del control de la humedad ambiental en los invernaderos del litoral mediterráneo”, en el que participa la Estación Experimental de la Fundación Cajamar.

Condiciones micro-climáticas

El objetivo general del proyecto ha sido mejorar las condiciones micro-climáticas durante el periodo frío (final del otoño e invierno) de los invernaderos predominantes en el litoral mediterráneo mediante el uso de sistemas pasivos de climatización: acolchados, dobles techos, recogida del agua de condensación, entre otros. En su mayoría, las explotaciones familiares con invernaderos son de bajo coste (tipo parral o multitunel), cubiertos de plástico flexible y sin sistemas activos de climatización. En estos invernaderos, las condiciones micro-climáticas durante el final del otoño y todo el invierno están fuera del rango óptimo para los cultivos hortícolas de la zona: La temperatura del aire es baja, sobre todo nocturna, y la humedad ambiental es excesiva, lo que suele producir condensación de agua en la cubierta del invernadero y en los cultivos, lo que, a su vez, puede fomentar el desarrollo de enfermedades. Como consecuencia, la productividad y, sobre todo, la calidad de las hortalizas en el periodo frío es, relativamente, baja. El proyecto ha estudiado cómo mejorar las condiciones micro-climáticas durante el periodo frío de los invernaderos del litoral mediterráneo mediante dos líneas de investigación, la primera que busca mejorar la eficiencia energética de los invernaderos en invierno mediante sistemas de ahorro energético y la segunda que persigue mejorar el control de la condensación y de la humedad en invierno en estos invernaderos.

Se ha evaluado experimentalmente la capacidad del suelo de mejorar las condiciones térmicas e higrométricas del invernadero mediante el uso de acolchados plásticos (negro y transparente) y de distintas granulometrías de la capa superficial de un típico suelo enarenado de la zona en invernaderos mediterráneos. En el estudio se ha concluido que el uso de un acolchado plástico negro, colocado encima de un suelo enarenado, mejora las condiciones térmicas del suelo y del aire del invernadero en invierno, con respecto a un suelo enarenado con un acolchado transparente y a un suelo enarenado sin acolchado plástico. También se ha cuantificado cómo el uso de una capa superficial de arena/grava, típica del suelo enarenado de Almería, mejora las condiciones térmicas del suelo aportado, donde se desarrollan la mayoría de las raíces.

Otro sistema pasivo de mejorar las condiciones de humedad del aire de los invernaderos en invierno es el uso de estructuras y materiales que permitan la recogida del agua condensada en el techo de los invernaderos, evitando su caída al cultivo y los consiguientes problemas de enfermedades. Se ha medido el agua de condensación del techo en varios invernaderos comerciales de la provincia de Almería. En invernaderos con cubierta de vidrio y de plástico en el término municipal de Antas (Cualin Quality S.A.) se han recogido entre 25 y 40 L/m2 de agua de condensación durante la campaña agrícola, agua de calidad que puede ser reutilizada contribuyendo a mejorar la eficiencia del uso del agua, un recurso tan escaso en la zona. En cambio, en invernaderos de vidrio localizados en término municipal del El Ejido (Estación Experimental de la Fundación Cajamar), la cantidad total de agua de condensación recogida durante la campaña agrícola fue claramente inferior, oscilando entre 10 y 15 L/m2.

Uso de dobles techos

Por último se ha estudiado el uso de dobles techos en los invernaderos del litoral de Almería. Numerosos agricultores instalan dobles techos fijos en sus invernaderos en ciclos de cultivo centrados en el periodo invernal con el objetivo fundamental de mejorar las condiciones térmicas y, sobre todo, de evitar la caída del agua condensada en cultivos muy sensibles a enfermedades fúngicas, como el pepino. Sin embargo, el doble techo fijo reduce la entrada de radiación solar y puede aumentar el agotamiento del CO2 del aire que rodea al cultivo. Para resolver estos inconvenientes se ha diseñado y construido un prototipo de doble techo móvil que se pliega durante las horas de luz, para maximizar la entrada de radiación, y se extiende durante la noche para evitar la caída del agua condensada. Se ha evaluado el uso de este prototipo de doble techo móvil en tres ciclos de cultivo representativos de la zona y hemos concluido que este sistema permite mejorar las condiciones micro-climáticas nocturnas del invernadero, siendo necesario mejorar aún más la transmisividad durante el periodo diurno.

Este proyecto del plan nacional de I+D+i titulado “Mejora de la eficiencia energética y del control de la humedad ambiental en los invernaderos del litoral mediterráneo (AGL2007-64143/AGR), ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y los Fondos FEDER. El proyecto, ha sido coordinado por el catedrático de Fundamentos de Horticultura de la Universidad de Almería, Santiago Bonachela Castaño, lo han realizado de forma conjunta con los investigadores de la Joaquín Hernández Rodríguez y María Rosa Granados García de la Universidad de Almería, y por parte de la Estación Experimental de la Fundación Cajamar, Juan Carlos López Hernández y Juan José Magán Cañadas, y Francisco José Salvador Sola de Nature Choice S.A.T.