martes, 5 julio 2022

El sector asegura que el Plan Nacional de Uso Sostenible de Fitosanitarios beneficiará a la sociedad

19 julio 2012
Madrid
img-defecto

Comparte esta noticia en tus redes

Esta es una de las conclusiones obtenidas durante las Jornadas debate organizadas en Madrid para el desarrollo de esta directiva en España.

Los pasados 2 y 3 julio, tuvieron lugar en Madrid las jornadas debate organizadas por la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas y OPERA, Centro de Investigación de la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Piacenza (Italia), con la colaboración del Ministerio de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación, para abordar el desarrollo del Plan Nacional de Uso Sostenible de Fitosanitarios en España.

En el acto de clausura de la mismas, la secretaria General de Agricultura y Alimentación, Isabel García Tejerina, reiteró el compromiso y la voluntad del Ministerio de escuchar a todos aquellos que quieran realizar sus aportaciones al nuevo marco normativo, y por ello manifestó su deseo de que las conclusiones alcanzadas en estas Jornadas sirvan para desarrollar un plan que permita mejorar la competitividad del sector y conseguir un menor impacto en el medio ambiente y la salud de los consumidores. El principal objetivo del Ministerio es el de incrementar la competitividad de la agricultura española y para ello, manifestó, los productos fitosanitarios tienen mucho que aportar. Es por ello que se están poniendo en marcha las medidas encaminadas a mejorar el registro de productos, haciéndolo más simple, con una mayor coordinación entre las administraciones implicadas y con los recursos necesarios para dicha labor.

Durante la segunda de las jornadas se programaron sesiones de trabajo en grupos, que bajo un formato dinámico de ejercicios de interacción, permitió la participación en el mismo de todos los asistentes, primero en conjunto, dando su opinión en forma de respuesta a las preguntas claves sobre el futuro Plan de Acción Nacional, y posteriormente en diferentes grupos en torno a tres áreas temáticas: socio-económica, salud y medio ambiente.

De la primera de las sesiones las respuestas de los participantes, generaron las siguientes conclusiones:

1) Ante la cuestión de quiénes serán los principales beneficiarios de la Directiva, la opinión mayoritaria (80%) fue que será la sociedad en general la mayor beneficiaria de su implantación, porque fomentará unas prácticas agrícolas más seguras que protejan el medio ambiente.

2) Un 56% opinó que la nueva normativa incrementará los costes de producción, dado que los agricultores tendrán que aplicar nuevas medidas y tecnologías. Un 30% además, se mostró convencido de que aunque se incrementarán los costes, los beneficios que de la misma se obtengan, serán muy significativos para los consumidores y la sociedad.

3) Un 68% se mostró convencido de que las medidas incluidas en el Plan de Acción Nacional no deberían disminuir (en términos económicos) la productividad agrícola en España. Frente a ellos, un 18% opinó que si, porque los nuevos requisitos afectarán a las prácticas agrícolas.

4) Un 51% de los participantes identificó los objetivos de reducción de los riesgos y metas del Plan de Acción dentro de la categoría de la formación en las mejores prácticas agrícolas y un 31%, en el fomento de gestión integrada de plagas.

5) Un 65% opinaron que tanto el MAGRAMA como las CCAA deberían informar a los agricultores sobre los requisitos de la DUS, y un 70% que deberían ser las Comunidades Autónomas con fondos públicos, las que formaran a los agricultores en España.

6) En cuanto a la autoridad competente para expedir, renovar y retirar los carnets para usuarios profesionales en España tal y como requiere la DUS, casi un 80% opinaron que los más indicados para llevarlo a cabo, serían los organismos de educación y formación continua.

7) Un 67% opinó que la mejor forma posible para reducir los riesgos derivados del mal funcionamiento y uso de los equipos de aplicación, sería la formación y establecimiento de procedimientos, y un 15 % que la mejor vía sería la de la aplicación de criterios más estrictos para la inspección de los equipos en uso.

8) A la pregunta de cuál sería la forma más eficaz de proteger el medio ambiente acuático, las respuestas se inclinaron a partes iguales por el desarrollo de requisitos específicos a nivel regional para las bandas de seguridad y el de desarrollo de guías sobre cómo establecer una banda de seguridad apropiada.

9) Un 55% de los asistentes opinaron que sería importante a la hora de comunicar al público en general, incluir las medidas que pueden ser tomadas por los individuos para reducir la exposición mientras que un 21% se inclinaron por priorizar las medidas para la gestión del riesgo en zonas destinadas al uso público en general.

10) En cuanto al enfoque para comenzar la implementación de la Gestión Integrada de Plagas en España, un 48% señaló lo adecuado de los sistemas de información para que puedan ser utilizados por los agricultores en sus decisiones sobre protección vegetal (alertas) y un 28% el establecimiento de herramientas de toma de decisión para la mejor estrategia de protección vegetal en la propia explotación agrícola.

11) Un 85% opinó, que la mejor manera de medir el progreso de la implantación del Plan de Acción Nacional, sería establecer un conjunto específico de indicadores vinculados a los objetivos del mismo.

Grupos de trabajo
En cuanto a los grupos de trabajo desarrollados en la última de las sesiones, el relativo a Medio Ambiente, señaló como prioritaria la protección del medio ambiente acuático y del agua potable, y la necesidad de conocer en primer lugar, la situación actual de la calidad de las aguas y la aplicación de fitosanitarios, para a partir de ahí establecer cuales serías las mejores medidas a desarrollar en cuanto a formación de agricultores, elaboración de guías armonizadas, integración de los productos fitosanitarios, riesgos de contaminación, priorización de la Gestión Integrada de Plangas, concienciación al agricultor de sus ventajas, fomento de la I+D+i, potenciación de la extensión agraria y armonización de las normas por parte de las Comunidades Autónomas.

Por su parte el Grupo Socioeconómico, señaló la necesidad de formación continua a través de cursos presenciales gestionados por parte de las Comunidades Autónomas, la necesidad de elaborar un manual normalizado actualizado de manera continua y disponible a través de la red, que se podría facilitar a los usuarios a través de los distribuidores. En cuanto a la validación y actualización del carnet, señalaron la importancia de la figura del asesor que debería contar con unos requisitos formativos básicos reglados y la necesidad de desarrollar cursos dirigidos a los actuales poseedores de carnet. En cuanto a las guías, los participantes señalaron que estas deberían ser elaboradas por cultivos, con continuas actualizaciones realizadas por los grupos de cultivos del actual Comité Fitosanitario nacional. En lo relativo a comunicación, el grupo señaló como esencial, la previa identificación de los actores y la diferenciación entre protección y concienciación.

El Grupo de Salud por su parte, señaló que resulta imprescindible el papel de la formación que debe ser lo más práctica posible, y la importancia de identificar indicadores de referencia (por ejemplo, el número de cursos realizados). También indicaron el importante papel de la vigilancia y control de los productos fitosanitarios, la correcta calibración de los equipos de aplicación para una mejor eficacia, eficiencia y seguridad de los tratamientos, y la idoneidad de identificar y cuantificar las intoxicaciones por productos fitosanitarios para un mejor conocimiento de la situación actual sobre la que trabajar.