domingo, 5 febrero 2023

Agrobío multiplica por 10 las hectáreas de tomate gracias al Nesidiocoris

3 junio 2012
Almería
José Antonio Santorroman presidente Agrobío

El presidente de Agrobío, José Antonio Santorromán.

Comparte esta noticia en tus redes

A través de este método, la empresa almeriense ha conseguido poner fin a uno de los problemas más habituales con este depredador natural como era su difícil instalación

Por 10 ha logrado multiplicar la empresa almeriense Agrobío las hectáreas de cultivo de tomate para las que se han utilizado sueltas de Nesidiocoris tenuis en semillero en un solo año. De esta manera, se ha pasado de las 350 hectáreas en 2010 a 3.000 en 2011. Así lo confirmó a Almería360 la técnico de la empresa Paula Sacot, que explicó que “es una técnica innovadora que lleva dos años implantándose y que consiste, en vez de realizar la suelta en el campo, hacerla en el semillero».

Gracias a este método que Agrobío puso en marcha hace ya dos años junto con los semilleros Almeriplant, la empresa almeriense ha conseguido poner fin a uno de los problemas más habituales con este depredador natural como era su difícil instalación. En este sentido, Sacot explicó que “ahora la suelta del Nesidiocoris se hace en el semillero una semana antes del trasplante», lo que conlleva que la instalación posterior en el cultivo, ya en el invernadero, «se adelante entre un mes y medio y dos meses». Además, según explicó, «conseguimos una distribución más homogénea en el invernadero, ya que el Nesidiocoris se reproduce en todas las plantas». De este modo, «aseguramos el éxito en tomate».

Las mayores dificultades para la instalación de este depredador natural tenían lugar «en los meses de invierno», explicó la técnico, por lo que la suelta de este depredador natural en el semillero se hace más importante si cabe. “Es en el semillero donde la hembra pone los huevos y, ya en el invernadero, nacen y se desarrollan las ninfas». Y es que está demostrado que es entre los 25 y los 30 grados centígrados cuando se puede garantizar una mayor supervivencia de insectos y, además, una menor duración de su desarrollo.

Las dificultades de instalación del Nesidiocoris provocaron que la lucha integrada se convirtiera en un método complejo para los agricultores que aún así no han dudado en preguntar a los técnicos de Agrobío en la utilización de los mismos. De esta manera, en la actualidad, y gracias a soluciones como la de Agrobío, en torno al 80% de los cultivos de tomate de Almería ya se hacen con prácticas de control biológico.

Por otro lado, y en referencia a la Tuta absoluta, Sacot dejó claro que no está totalmente erradicada, pero que, “teniendo bien el Nesiodocoris y con Trichograma se puede hacer muy buen control”.

Agrobío es una empresa 100 por 100 almeriense y, además, una de sus principales características es que es una empresa cercana al productor y cuyo trabajo se centra en hacerle la vida más fácil al agricultor. En este sentido, el presidente de Agrobío, José Antonio Santorromán, aseguró que «nuestra intención es estar al lado del agricultor».