sábado, 13 agosto 2022

Acuerdo entre la UE y Marruecos en los aranceles al tomate marroquí

20 junio 2014
Bruselas
Manifestación en Madrid contra acuerdo UE-Marruecos

Imagen de archivo

Comparte esta noticia en tus redes

A cambio, el Ejecutivo comunitario ha pactado, para atender «las preocupaciones legítimas» de Marruecos, calcular el precio a partir del «valor estándar de importación».

La Comisión Europea y el Gobierno marroquí han llegado a un acuerdo este viernes para poner fin al conflicto que venían manteniendo desde hace tiempo por el cambio en el sistema de cálculo de los aranceles a la importación de tomates marroquíes al mercado interior europeo.

Los cambios en el denominado sistema de precio de entrada fueron acordados por los Gobiernos europeos en el marco de la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) pactada en junio del año pasado y se comenzarán a aplicar a partir del 1 de octubre a todos los terceros países que exportan frutas y hortalizas a la UE y equipara el sistema de hecho con el régimen arancelario aplicado al resto de productos.

El cambio, que ha sido muy criticado por Marruecos, implica la eliminación de sistema de deducción del precio que permitiría utilizar facturas de lotes de tomates una vez vendidos en el mercado europeo, que generó muchas críticas entre productores europeos porque esgrimían que el sistema permitía evadir el pago de aranceles a la importación.

Desde fuentes comunitarias se ha señalado que «muchos productores europeos han dicho que los marroquíes están evadiendo aranceles porque no están usando las facturas correctas, sino que usan cualquier factura vieja, lo que significa que no desencadenan aranceles a la importación adicionales. Ha habido quejas de que el sistema actual permite evitar el pago de aranceles adicionales»

A cambio, el Ejecutivo comunitario ha pactado, para atender «las preocupaciones legítimas» de Marruecos, calcular el precio a partir del «valor estándar de importación».

«El precio que hemos usado hasta ahora se ha basado en los tomates redondos, los baratos, y en los últimos 15 años ha habido un aumento fuerte del volumen de los tomates cherry, que valen más. Lo que hemos acordado ahora es que en el futuro el valor estándar de importación tendrá en cuenta todos los tomates en el mercado y no sólo los redondos baratos, como es el caso ahora», han explicado fuentes comunitarias.

«Tendremos un precio (de entrada) más elevado y por tanto habrá muchas menos probabilidades de desencadenar un arancel adicional». «En el futuro sabremos el arancel a pagar y hay menos probabilidad de que la gente evada el arancel a la importación debido», han recalcado las fuentes.

La UE, que produce unas 6,5 millones de toneladas de tomate al año, importa unas 350.000 toneladas de tomate marroquí, incluidas unas 70.000 u 80.000 toneladas de tomate cherry, frente a las 300 toneladas que se importaban de Marruecos de esta variedad más cara en 1996, cuando se introdujo el sistema de precio de entrada anterior. Más del 80% de las exportaciones de tomate de terceros a la UE procedente de Marruecos, el principal exportador.

El comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, y el ministro de Agricultura de Marruecos, llegaron a un principio de acuerdo en la noche del jueves que fue clarificado por la mañana a un acuerdo y ambas partes han «clarificado» varios puntos esta mañana, para tratar de poner fin a la disputa de los tomates.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha admitido «algunos problemas» con Marruecos por esta cuestión pero ha confiado en que «la solución» ha «respondido a las expectativas de nuestros amigos marroquíes», al tiempo que ha avanzado que la UE estaría abierta a «evaluar» una petición de Túnez en este sentido. «No hemos recibido una petición específica de Túnez en este ámbito», ha aclarado tras reunirse con el primer ministro tunecino.

El secretario general del Comité de Organizaciones Profesionales Agrarias y de las Cooperativas Agroalimentarias europeas (COPA-Cogeca), Pekka Personen, ha trasladado el «pleno apoyo» de la organización al comisario porque no se podía regresar «al antiguo sistema de precios de entrada para los tomates» que «estaba abierto al fraude y el abuso» y porque el nuevo sistema «está en línea con las normas aduaneras generales que ya han sido acordadas» en la UE.

Además, ha dejado claro que «es inaceptable que Marruecos haya paralizado las negociaciones con la UE sobre cuestiones no agrícolas por esta cuestión», en alusión por ejemplo a la negativa de Rabat a ratificar el acuerdo pesquero con la UE.

«También estamos de acuerdo con el comisario Ciolos que no se debe ofrecer compensación en forma de una cuota de importación adicional para tomates marroquíes. Ya importamos mucho de Marruecos y las importaciones están creciendo rápidamente. Esperamos alcanzar unas 400.000 toneladas en 2014-2015», ha apostillado en un comunicado, en el que ha confiado que la disputa se resuelva «rápidamente» y «el comercio puedan continuar normal».