jueves, 26 mayo 2022

«Tenemos que empezar a concienciarnos de lo importantes que somos en el mercado»

23 febrero 2012
Almería
juan-vidaña

Juan Vidaña Rodríguez

Comparte esta noticia en tus redes

Juan Vidaña está convencido de que la solución al problema de los precios está en la unión del sector y afirma que los agricultores seguirán luchando y trabajando para que se invalide el acuerdo con Marruecos.

¿Cómo ha ido la campaña de otoño e invierno?
La campaña ha ido regular. En algunos productos mejor, en otros peor y los ha habido catastróficos. El producto que yo cultivo este año, que es la berenjena, ha ido más mal que bien, ya que los precios que hemos tenido hasta el mes de enero no nos han llegado ni para cubrir gastos y se ha estado vendiendo la berenjena durante octubre, noviembre y diciembre a unos 20 ó 30 céntimos de euro, a veces por debajo, y con eso no cubrimos gastos. En el mes de enero, los precios han mejorado y hemos estado entre los 60 céntimos y el euro, pero con altos y bajos. Por lo tanto, otra campaña más de todas las que llevamos. Esto termina sin ponerle solución; seguimos subsistiendo, pero lo que sí está claro es que, a día de hoy, con lo que se le está sacando a la finca, sólo puedes cubrir los gastos y un poco más para comer. Al final, esta situación no se nota, porque algunos todavía tenemos algo de patrimonio donde poder echar mano, pero en los casos en los que ese patrimonio ya está hipotecado, hay muchos agricultores que lo están pasando muy mal. Estamos en una situación de crisis que no termina de remontar y, como consecuencia, las hortalizas no suben. A eso hay que sumarle el gran poder que tienen las grandes superficies para imponernos los precios a los que se quieren llevar los productos y a eso no le encontramos solución. Nosotros aquí, en la zona, tenemos que empezar por concienciarnos de lo importantes que somos en el mercado y de que todavía tenemos mucho que decir; eso sí, como esperemos mucho, este tren se nos escapa y no lo vamos a poder coger.

Encima llegan más problemas para el agricultor almeriense y menos soluciones. Lo último, el acuerdo entre la Unión Europea y Marruecos que tanto daño va a hacer al agro almeriense.
La firma de este acuerdo es la gota que faltaba para colmar el vaso. Llevamos dos años y medio intentando frenarlo con todos los medios que tenemos a nuestro alcance. Posiblemente, el trabajo que están haciendo las organizaciones agrarias, yo puedo hablar personalmente de COAG, que es la que conozco y a la que pertenezco- muchas veces no llega al agricultor. Nuestro secretario provincial, Andrés Góngora, pasa más tiempo en Bruselas ya casi que en su casa, intentando trasladarles a los eurodiputados el gran problema que tenemos aquí y transmitiendo lo que va a suceder ahora que ya se ha firmado. Sin embargo, nosotros, y pese a la firma del acuerdo, este trabajo no lo hemos dejado y vamos a seguir presionando y nuestros servicios jurídicos están viendo la posibilidad de si hay algún resquicio legal para poder frenarlo, ya que no se ha podido en el Parlamento Europeo. Nos vamos a agarrar a todo lo que podamos para que esto, finalmente, no entre en vigor. Lo que sí está claro es que está aprobado y que nos queda un trabajo que hacer en la zona.

Sin embargo, el acuerdo con Marruecos no es el único problema al que se enfrentan los agricultores de la provincia. Hay otros temas muy importantes como los residuos agrícolas, el acondicionamiento de los caminos rurales o la seguridad en el campo.
Sí, hay muchas cosas pendientes. El tema de los caminos rurales está como está. En eso no se ha avanzado nada y dinero para el campo no está llegando en ningún sentido y tampoco para el tema de los caminos. Lo único que tenemos esta campaña es que la meteorología ha sido benigna y no ha habido casi lluvias, pues por algunos caminos se puede medio transitar, por otros, incluso sin haber llovido, están intransitables. En este tema también estamos trabajando. De hecho, hace unos días teníamos una reunión con el concejal de Agricultura del Ayuntamiento de El Ejido, en la que le hicimos llegar este tema y el de los restos vegetales. En cuanto a los residuos, nos siguen diciendo que se están buscando soluciones y que están preparando, junto con la Universidad de Almería, algún tipo de solución definitiva para el tratamiento de nuestros restos vegetales, que todo apunta a lo que ya sabemos desde hace mucho tiempo. Y es que nuestros restos vegetales sirven, una parte, para alimentación animal, y eso hay que aprovecharlo, ya que hay una cabaña ganadera en la zona importante, que debe seguir beneficiándose de nuestros restos vegetales, máxime cuando sabemos que llegan en unas condiciones inmejorables al ganado porque están completamente exentos de insecticidas y de productos químicos que pudieran perjudicar tanto a los animales como a los productos que se obtienen de ellos. Hay que fomentar que todo lo que pueda ser utilizado por el ganadero se utilice y para lo que no, la salida más razonable es el compostaje para luego volver a incorporarlo al suelo. Sobre el compost en la zona hay opiniones para todos los gustos: algunos están encantados con él y a otros les ha dado problemas, pero en eso hay que seguir avanzando. Tenemos que tener cada día un compost de mayor calidad y que los agricultores lo demandemos. Al final, si hay una buena demanda del compost que se produce, pues va a tener salida y el tratamiento que se haga de los restos será el mejor.

Por último, ha hablado de problemas, pero sería mejor hablar de soluciones. ¿Por dónde pasan las soluciones para el campo almeriense, sobre todo, en el tema de los precios?
La solución al tema de los precios pasa por la unión del sector. Somos capaces de cambiar de la noche a la mañana y de una campaña a otra nuestro sistema de producción y de mejorar lo que haya que mejorar en nuestra explotación pero aquí tenemos una asignatura pendiente, ya que lo que somos capaces de hacer individualmente no somos capaces de hacerlo en conjunto. Ese individualismo es nuestro principal problema y tenemos que estancarlo. La solución a la comercialización pasa por que nuestras empresas empiecen a tomar medidas ante la gran fuerza que hace la gran distribución. Eso tiene que pasar o bien por fusiones o bien por acuerdos que nos lleven a poder sentarnos en la mesa con la gran distribución y poder solucionar esos problemas. También hay otro tema pendiente como es la Interprofesional. No nos ha servido prácticamente para nada, pero sí ha hecho una cosa muy bien, que es el estudio sobre la cuota de mercado que tenemos en diferentes momentos y el poder que tenemos en los mercados extranjeros. De hecho, según los datos que se manejan, hoy por hoy, somos imprescindibles, pero no hemos sido capaces de dar el siguiente paso. Aquí entra también el Gobierno, al que hay que exigirle que cambie una legislación que nos está atrapando de pies y manos para poder tomar medidas ante este gran problema. Asimismo, es necesario cambiar la Ley de Interprofesionales para que puedan ser efectivas y puedan tener un papel importante en el campo y también hace falta cambiar la ley de competencia, por lo menos, la interpretación para que no nos siga asfixiando y para que podamos sentarnos a hablar de los problemas que tenemos y poder poner solución. De lo que no podemos olvidarnos es de que es el momento en el que los agricultores debemos tirar para adelante y es el momento de sentarse y de darse cuenta de que, si no nos juntamos, estamos perdidos. Todavía, a lo mejor, agricultores como yo, que tengo 50 años, podríamos decir que nuestros hijos se fueran del campo y yo a ver si llego, pero si seguimos así, agricultores de mi edad, difícilmente, nos podremos jubilar en el campo y con el panorama que tenemos a ver dónde nos vamos.