viernes, 19 agosto 2022

Nueva protesta multitudinaria ante el  Congreso por el “bloqueo” de la Ley de  Seguridad del Paciente  

19 abril 2022
Madrid
SATSE

Comparte esta noticia en tus redes

Enfermeras y enfermeros se concentrarán el próximo 26 de abril, frente al Congreso de los Diputados, para denunciar que más de 47 millones de personas llevan dos años y cinco meses esperando que la Ley de Seguridad del Paciente evite que puedan sufrir más riesgos, complicaciones, efectos adversos y un incremento de la mortalidad y morbilidad si tienen que ser atendidos en el sistema sanitario de nuestro país.

 Procedentes de todas las comunidades autónomas, además de Ceuta y Melilla, y  convocados por el Sindicato de Enfermería, SATSE, delegados y delegadas,  profesionales, tanto en activo como jubilados, y estudiantes de Enfermería se  manifestarán el 26 de abril, a las 11.00 horas, ante el Parlamento para mostrar su  profundo rechazo y malestar por la absoluta falta de voluntad política de algunos  diputados/as para que se apruebe la Ley que garantiza la seguridad asistencial en  todos los centros sanitarios y sociosanitario de nuestro país, a través de una  asignación máxima de pacientes por enfermera. 

Se trata de la segunda protesta multitudinaria organizada por SATSE frente al  Congreso de los Diputados, tras la celebrada el pasado 1 de diciembre de 2021,  en la que ya se criticó el bloqueo que está sufriendo la tramitación parlamentaria  de la Ley de Seguridad del Paciente.

En la actualidad, ya han transcurrido dos  años y cinco meses desde que esta Proposición de Ley entró en el Congreso y  16 meses desde que fue tomada en consideración con el respaldo casi unánime  de todos los partidos (312 votos a favor y solo 10 en contra).  

A pesar de que, en un principio, la mayoría de partidos políticos se mostraron  muy favorables a su urgente aprobación para poder garantizar una atención más  segura, igualitaria y de mayor calidad en el conjunto del Estado, la Ley se  encuentra paralizada porque, semana tras semana, se pide a la Mesa del  Congreso la ampliación de plazo para poder presentar enmiendas parciales al  texto normativo.  

PNV, PP y Ciudadanos renunciaron hace meses a bloquear la Ley siendo ahora  el PSOE el partido que lo está haciendo de manera incomprensible, mientras  que su socio de Gobierno, Unidas Podemos, apuesta también desde hace  meses por acabar con este bloqueo si bien en la Mesa del Congreso se pliega a  la voluntad del PSOE y lo apoya con su voto favorable a prorrogar el plazo de  presentación de enmiendas.  

“No más retrasos. Exigimos al Congreso que cumpla su compromiso” es el lema  de la concentración de SATSE que pretende ser un llamada de atención a los  representantes políticos que se comprometieron en lo peor de la pandemia a  mejorar y reforzar el SNS y que están demostrando con sus hechos que ya no  les importa nada el presente y futuro de nuestra sanidad y de sus profesionales.  

La aprobación de esta Ley resulta imprescindible para evitar los riesgos,  complicaciones, efectos adversos, reingresos e, incluso, fallecimientos, que  provoca una excesiva asignación de pacientes por cada enfermera/o, como  sigue ocurriendo en nuestro país, con ratios de hasta 25 pacientes por cada  profesional en los hospitales, hasta 2.500 personas asignadas a una enfermera  en los centros de salud y hasta 200 mayores en los centros sociosanitarios, pese  a las reiteradas advertencias de numerosos estudios científicos nacionales e  internacionales, señala SATSE.  

La Ley de Seguridad del Paciente establece que en los hospitales, como regla  general, haya un máximo de seis pacientes por cada enfermera, pudiéndose  asignar hasta ocho, y en los centros de salud, la asignación de población por  cada enfermera o enfermero no deberá superar nunca los 1.500 habitantes. En  cuanto a los centros sociosanitarios, la Ley impulsada por SATSE estipula que debe establecerse la asignación de personas usuarias según la tipología del  centro y los cuidados que se requieran.  

Por último, SATSE destaca el hecho de que el Congreso, en contra de su  principios fundamentales, está obstaculizando la “voluntad popular”, ya que esta  norma logró el apoyo de 700.000 ciudadanos y profesionales sanitarios, así  como de numerosas asociaciones de pacientes y usuarios, organizaciones de  enfermeras de todo el mundo y distintas personalidades de la comunicación, la  cultura y el deporte de nuestro país.